Hexactinélidos, las esponjas silíceas (clase Hexactinellida)

esponjas silíceas, hexactinélidos
Hexactinélidos, esponjas silíceas
NOAA Photo Library/CC BY 2.0

Características y descripción

Las esponjas silíceas integradas en la clase Hexactinellida (hexactinélidos) son organismos pertenecientes al phyllum Porifera. Esta clase cuenta con cerca de 500 especies clasificadas en dos subclases, Amphidiscophora y Hexasterophora, con cinco órdenes vivientes.

Todas los hexactinélidos se desarrollan verticalmente y cuentan con estructuras especializadas que les permiten unir sus bases con el fondo oceánico. La mayoría de estos organismos tienen una simetría radial, con formas cilíndricas, en forma de vaso o con ramas. La longitud promedio de las esponjas silíceas se encuentra entre los 10 y los 30 cm aunque algunas especies pueden exceder estas medidas. Los hexactinélidos tienen una cavidad central cavernosa, conocida como atrio, a través de la cual el agua fluye. Una capa de espículas intrínsecamente tejidas cubre el ósculo en algunas especies. La coloración de estos individuos en su mayoría es pálida.

La clase Hexactinellida o hexactinélidos incluyen tipos de organización sicon y leucon. Las espículas meglasqueras y microscleras están presente en el grupo.

El esqueleto de los hexactinélidos está compuesto en su totalidad por sílice. Las espículas silíceas son triaxonas, es decir, están organizadas en tres ejes perpendiculares que forman seis radios y en ocasiones están fusionadas entre sí, creando una estructura rígida. Las cadenas de espículas conforman una red de tejidos sincitiales. Las corrientes de agua hacen su ingreso al organismo a través de los espacios de las hebras sincitiales. En estas estructuras existen unidades flageladas que carecen de núcleo y cuya función es la de batir sus flagelos para que la corriente fluya a través de la esponja. Aunque en este grupo no haya nervios, la esponja silícea es capaz de transmitir señales eléctricas a través de los tejidos sincitiales.

Los hexactinélidos son organismos completamente sésiles. Incluso las larvas no tienen movimientos aparte de ser capaces de dispersarse por cortas distancias en corrientes de agua. De manera contraria a otros tipos de esponjas, éstas no cuentan con la capacidad de contraerse cuando son estimuladas.

En aguas de la Antártica, las esponjas silíceas crecen a una tasa muy lenta en las bajas temperaturas. Los estimados basados en tasas de crecimiento sugieren una expectativa de vida muy grande para individuos en este grupo. Especímenes en el mar de Ross de cerca de un metro de altura han sido datados en más de 15000 años.

Distribución geográfica y hábitat

En lo referido a su distribución es de destacar que las esponjas silíceas o hexactinélidos pueden ser encontradas a lo largo de todos los océanos del mundo. Están restringidas a aguas profundas que se encuentren entre los 200 a los 6000 metros o más, en donde crecen unidas a sustratos rocosos o suaves. En ocasiones también se le puede ver en aguas someras como en cuevas del mar Mediterráneo o la costa de la Columbia Británica en Canadá, en donde forman estructuras análogas a los arrecifes de corales.

Alimentación de las esponjas silíceas

Una peculiaridad de Los hexactinélidos es el hecho de ser organismos filtradores. Estos animales invertebrados subsisten a partir de detritos, pero también incorporan material celular, bacterias y otras partículas inertes. El collar se encuentra cubierto por microvellosidades que atrapan el alimento, para luego ser transportadas por vacuolas hacia el tejido sincitial. Los arqueocitos localizados entre las hebras sincitiales son los responsables en la distribución y el almacenaje del alimento. También participan en la captura del alimento hasta cierto grado. Los hexactinélidos no tienen control de la cantidad de agua que los atraviesa ni tampoco un control selectivo del alimento que ingieren.

Reproducción de los hexactinélidos

La reproducción de la esponjas silíceas puede ser sexual, mediante gametos que dan lugar a larvas, o bien asexual a través de gemación.

El esperma es traído a los organismos por medio del agua y una vez allí, éste debe hacer su camino hasta los huevos. Luego de la fertilización, las larvas son incubadas por un tiempo hasta que desarrollan espículas rudimentarias antes de ser enviadas como larvas parenquimales. Estas larvas difieren de aquellas que integran otros grupos de esponjas en que carecen de flagelos o cualquier otro tipo de locomoción. Los organismos hexactinélidos crecen en grupos, lo que sugiere que las larvas no flotan por mucho tiempo antes de asentarse. Una vez que la larva toca el fondo oceánico, esta comienza un proceso de metamorfosis para desarrollar un individuo adulto.

Estas esponjas silíceas son también bastante conocidas por desarrollarse prolíficamente a través de gemación.

Datos adicionales

Actualmente no existen esfuerzos encaminados a la protección específica de los hexactinélidos.

Estas esponjas son de uso como fuente de químicos para la producción de fármacos y se cree que muchos más químicos no descubiertos podrían ser de uso potencial para el consumo humano.

Clasificación de la clase Hexactinellida

Los hexactinélidos  o esponjas silíceas son organismos integrados en el reino Animalia, animales, y el filo Porifera (esponjas), clase Hexactinellida, la cual se divide en dos grupos o subclases: Amphidiscophora (anfidiscoforas) y Hexasterophora (hexasteroforas). Antiguamente se denominaba al grupo Hyalosponguiae.

  • Clase Hexactinellida
    • Subclase: Amphidiscophora, comprende un solo orden.
      • Orden Amphidiscosida
    • Subclase: Hexasterophora, integra cuatro órdenes.
      • Orden Aulocalycoida
      • Orden Hexactinosa
      • Orden Lychniscosa
      • Orden Lyssacinosa

Ejemplos de esponjas silíceas

Como manifestamos al inicio de este artículo la clase de los hexactinélidos integra casi 500 especies de esponjas silíceas, entre las más representativas citamos a modo de ejemplo:

  • Farrea sollasi: descrita por Schulze en 1886. Es una esponja silícea integrante de la familia Farreidae. Vive en aguas marinas de Japón a profundidades intermedias.
  • Euplectella aspergillum: término acuñado por Owen en 1841. Es una especie nativa de los mares de Filipinas, de ahí su denominación común, regadera de Filipinas. Presenta forma tubular, con penachos silíceos para su sujeción en el fondo. En el otro extremo dispone de un enrejado con formas poligonales. Pertenece a la familia Euplectellidae.
  • Pheronema carpenteri: Thomson, 1869. Se trata de una especie de esponja silícia anfidiscosida perteneciente a la familia Pheronematidae. Presenta forma de barril. Su rango de distribución abarca numerosas áreas entre las que destacan las Azores, Canarias o Madeira.