Esponjas calcáreas

Esponjas calcáreas
Esponjas calcáreas

Características de las esponjas calcáreas

Las esponjas calcáreas integrantes en la clase Calcarea son animales invertebrados pertenecientes al phyllum Porifera. Actualmente se describen cerca de 400 especies agrupadas en dos subclases y cinco órdenes.

Las esponjas calcáreas cuenta con construcciones siconoides, asconoides y leuconoides. En los tres tipos de organización el agua penetra por las aberturas laterales y se libera mediante el ósculo. Las espículas pueden adoptar formas monoaxonas, triaxónicas e incluso tetraxónicas.

Las asconoides presentan una organización más simple. Estos organismos son pequeños y en forma de tubo con el agua entrando a través de poros dermales y fluyendo hacia el atrio. Los coanocitos crean corrientes que son liberadas en un ósculo simple. El agua hace su ingreso al organismo por medio de células modificadas conocidas como porocitos.

En las esponjas siconoides, las estructuras son más grandes que las asconoides pero con más pliegues. Disponen de un solo ósculo pero con paredes más gruesas y con canales más gruesos que simples poros. En muchas de estas esponjas, el agua ingresa en canales que se encuentran recubiertos internamente por muchos tipos de células.

El color de las espojas calcáreas suele ser típicamente pálido y con tamaños relativamente pequeños, menores a los 30 cm. Presentan estructuras que varían desde aquellas con forma de vaso a individuos con masas irregulares. Estos organismos carecen de espongina y sus esqueletos están compuestos completamente de carbonato de calcio, dando como resultado que las esponjas calcáreas sean ásperas al tacto. Las espículas de carbonato de calcio son megascleras, es decir, sólo espículas simples de gran tamaño. Los esclerocitos, también en la mesoglea, acumulan calcio para producir espículas. Estos esclerocitos se fusionan para formar espículas en los espacios intercelulares.

Son consideradas a las esponjas calcáreas como organismos sésiles, puesto que están unidos al sustrato. No obstante, existen algunas especies que son capaces de desplazarse mediante el uso de células ameboides en la base. Estos organismos no tienen órganos o tejidos verdaderos. Los arqueocitos son células grandes en la mesoglea que son totipotentes, es decir, que tienen la capacidad de desarrollarse en cualquier tipo de célula.

Distribución geográfica y hábitat

Las esponjas calcáreas pueden ser encontradas a lo largo de todos los océanos pero están principalmente concentradas en las zonas templadas. Son habitantes exclusivas de ecosistemas marinos y pueden ser halladas en aguas superficiales y protegidas menores a los 1000 metros de profundidad. En regiones tropicales se encuentran asociadas a sistemas de arrecifes de corales.

Alimentación de las esponjas calcáreas

En lo relacionado con su alimentación es de destacar que las esponjas calcáreas hacen uso de células flageladas conocidas como coanocitos para crear corrientes que usan para obtener el alimento. Dichas células se encuentran localizadas en la parte interior de la esponja.

En la estructura asconoide, el agua es arrastrada a través de los ostios, que atraviesan del atrio al ósculo. Los poros externos son de 50 µm o menos por lo que partículas más grandes que ese tamaño o animales no son susceptibles de ser ingeridos. A medida que las partículas de alimentos se mueven a través de la esponja, las células ameboides las rodean y engolfan. Estas partículas son atrapadas en la parte collar de los coanocitos.

Reproducción

Las esponjas calcáreas pueden reproducirse asexualmente por regeneración de tejidos o gemación.

Estos organismos también son capaces de tener una reproducción sexual. Dado que son individuos hermafroditas, tanto óvulo como espermatozoides pueden ser producidos secuencialmente o al mismo tiempo. En algunas especies, el espermatozoide es liberado en el agua y alcanza a una esponja diferente en donde es capturado por los poros laterales y conducido por los coanocitos hasta el óvulo. Generalmente los huevos fertilizados pueden ser mantenidos dentro de la cavidad corporal.

En el huevo fertilizado se desarrolla una larva simple que consiste en una esfera de células con cilios en el exterior. Las larvas eventualmente abren su paso a través de la mesoglea y nadan por algunas horas antes de asentarse en el fondo del océano en donde comienzan a desarrollarse en una nueva esponja.

Datos adicionales

Las esponjas constituyen una porción significativa de la biomasa béntica. Se estima que en regiones de la Antártica, a profundidades de 100 y 200 metros, un 75% de la biomasa está compuesta de estos organismos. Muchos son los organismos que se alimentan de esponjas, sin embargo las espículas y muchos otros compuestos como biotoxinas, mantienen alejados a muchos potenciales predadores.

En la economía humana las esponjas han tenido una importancia revelante ya que han sido recolectadas con diferentes usos. Muchos compuestos producidos por estos organismos son objeto de investigación para productos farmacéuticos.

Clasificación y ejemplos

Actualmente las esponjas calcáreas se clasifican a nivel taxonómico en dos subclases y cinco órdenes:

  • Subclase Calcinea (calcíneas)
    • Orden Clathrinida
    • Orden Murrayonida
  • Subclase Calcaronea (calcaróneas)
    • Orden Baerida
    • Orden Leucosolenida
    • Orden Lithonida

Algunos ejemplos son las integrantes del género Leucosolenia, que cuentan con una organización muy sencilla. Un nivel más avanzado corresponde a las especies del género Sycon; entre las más complejas destacan, entre otras, las esponjas calcáreas del género Leucandra y Leucilla.