Enoplea – una de las clases del filo Nematoda

Clase Enoplea
Especie integrante de la Clase Enoplea

En la taxonomía actual, Enoplea es una de las clases que constituye al filo Nematoda. Sin embargo características morfológicas del grupo, tales como la presencia o ausencia de estructuras sensoriales anteriores o caudales (ánfidos y fásmidos), así como el número de glándulas esofágicas, también han sido tomadas en cuenta para designar a la clase con los nombres de Adenophorea o Aphasmida (sin fásmidos).

Taxonomía

A pesar de las dificultades que se han presentado a lo largo de los años en cuanto a su taxonomía, análisis filogenéticos y moleculares del filo Nematoda, sugieren tres clados distintos, los Dorylaimidos, Enoplidos y Chromadoridos. Los dos primeros han sido considerados por algunos autores como clados hermanos, lo que ha permitido la resolución dentro de dos clases: Enoplea y Chromadorea.

La clase Enoplea ha sido considerada por algunos expertos como el grupo más ancestral y a su vez se subdivide en dos subclases: Enoplia (conformada por tres órdenes) y Dorylaimia (conformada por ocho ordenes).

Hábitat de organismos ubicados en la clase Enoplea

Distintos ordenes de la clase Enoplea, presentan animales de aguas dulces, aunque también hay especies marinas y terrestres. Algunos ejemplares son parásitos de plantas y animales (incluido el hombre), mientras que otros son de vida libre y se alimentan principalmente de algas y diatomeas. Las ordenes Triplonchida y Dorylaimida incluye parásitos de plantas. Los grupos Dioctophymatida, Trichinellida y Muspiceida incluye parásitos de vertebrados (pájaros y mamíferos). Un ejemplo conocido es la especie Trichinella spiralis, conocido por causar una enfermedad (Triquinosis) en el hombre, cuando este consume carne de cerdo poco cocida. Otro ejemplo son los gusanos del género Trichuris, que son parásitos de mamíferos, entre los cuales se incluyen los gatos, los perros y el hombre.

Características generales de la clase Enoplea

El cuerpo de los integrantes en la clase Enoplea posee una cutícula lisa o marcada, con líneas muy delgadas. Presentan un esófago cilíndrico o en forma de botella con más de 5 glándulas esofágicas. En algunos casos (Trichurida) el esófago es altamente especializado y rodeado de células glandulares llamadas esticocitos, que en conjunto forman el esticosoma o trofosoma.

Los organismos de vida libre de la clase Enoplea poseen ánfidos post-labiales con formas similares a bolsillos. Su sistema excretor resulta muy simple, en algunos casos conformado por una única célula, sin túbulos colectores, mientras que en otros está totalmente ausente. Los fásmidos pueden estar presentes o no dependiendo de la especie y de su estilo de vida.

La hembra generalmente posee dos ovarios y los machos dos testículos. Determinadas especies de la clase Enoplea presentan papilas caudales, las cuales usan para llevar a cabo la cópula. Glándulas hipodérmicas generalmente también están presentes. Suelen mantener el equilibrio de agua y nutrientes a través de procesos osmóticos.

Algunos representantes del grupo pueden presentar estructuras accesorias, como grandes ganchos y dientes que le permiten adherirse a sus hospedadores, así como estructuras similares a púas o estiletes que pueden usar para atravesar paredes celulares, en el caso de los parásitos de plantas. También se pueden observar en la clase Enoplea individuos con ojos rudimentarios como ocelos o manchas oculares.

Ciclo de vida y desarrollo

La mayoría de los miembros de la clase Enoplea son dioicos con dimorfismo sexual.

El ciclo de vida de los organismos de la clase Enoplea, por lo general incluye las fases de huevo, larva y adulto. Los huevos presentan formas variadas dependiendo de la especie, por lo que suelen considerarse para su identificación. Del huevo emergen las larvas que pueden pasar por distintos estadios de desarrollo hasta convertirse finalmente en un organismo adulto. A su vez el ciclo de vida puede requerir de uno (ciclo monoxeno) a varios hospedadores (ciclo heteroxeno).

Subclase Enoplia

Los ejemplares de este grupo se distinguen por presentar ánfidos ovalados, cuerpos completamente lisos (sin estrías) y un esófago cilíndrico y glandular.

Inicialmente y basándose solo en las características morfológicas, la subclase se dividía en dos órdenes: Enoplida y Trefusiida, sin embargo la aplicación de análisis filogenéticos y moleculares, hizo necesaria una reorganización y expansión del grupo, incluyendo el nuevo orden: Triplonchida. Así mismo los tres órdenes pueden distinguirse según el hábitat, siendo los organismos del orden Enoplida, nematodos de aguas salobres y marinas, carnívoros o consumidores de algas y diatomeas. En el caso del orden Trefusiida, abunda en suelos arenosos de playas tropicales y finalmente el grupo Triplonchida abarca nematodos terrestres, entre los cuales se incluyen algunos parásitos de plantas.

Subclase Dorylaimia

Se trata de un grupo numeroso (el más abundante dentro de los nematodos) conformado por ocho órdenes. Sus representantes pueden encontrarse tanto en ambientes terrestres como de agua dulce, siendo la mayoría depredadores u omnívoros. También los hay parásitos de plantas (ectoparásitos que se alimentan de las raíces y viven a nivel del suelo) y animales. Llama la atención su presencia en manantiales sulfatados y ferruginosos. Presentan un gran diente, hueco, similar a una aguja hipodérmica que suelen emplear para alimentarse. Resultados de análisis filogenéticos modernos arrojan la posibilidad de que puedan reubicarse como una clase del filo Nematoda.

Bibliografía

– Hodda. (2011)

– Abebe y col. (2008)

– De Ley y col. (2006)

– Yu He. y col. (2005)

– Sergio Álvarez-Ortega y col. (2015)