Clase Cephalopoda, Cefalópodos, características principales

Cefalopodos, clase Cephalopoda
N. Feans/CC BY 2.0; cefalópodos

Los Cefalópodos, Cephalopoda, son una clase dentro de los moluscos caracterizados por ser exclusivamente marinos, presentar una cabeza prominente y una serie de tentáculos derivados de la estructura conocida como pie en los demás moluscos. La proximidad entre la cabeza y los tentáculos les otorga el nombre derivado del griego. En este grupo encontramos algunos animales ampliamente conocidos como los pulpos, los calamares o las sepias.

Su gran expansión en los mares y océanos se produjo durante el periodo ordovícico en la era paleozoica y lo hicieron a través de especies de la familia de los Nautiloides, todavía hoy presentes en los mares. Son la clase de moluscos que cuenta con menos especies, siendo en total unas 800 las especies conocidas de cefalópodos.

Ninguna de esas especies es capaz de tolerar un hábitat diferente del agua marina, sin embargo en este medio están especialmente bien adaptados y se distribuyen a lo largo de distintos ecosistemas de diferente profundidad oceánica, desde las llanuras abisales hasta la superficie del mar.

Características de los cefalópodos

El aspecto más destacado de los cefalópodos es su gran inteligencia, siendo considerados los animales con el cerebro más desarrollado de todos los invertebrados. No sólo el cerebro, sino que todo su sistema nervioso resulta bastante complejo y además tienen unos sentidos bien desarrollados. Presentan una clara cefalización y su cerebro está cubierto por un cráneo cartilaginoso con fines protectores. Poseen unas fibras nerviosas grandes debido a su falta de mielinización y por ello han sido ampliamente estudiados en neurofisiología.

La vista es el sentido más importante en los cefalópodos ya que en la mayoría de casos dependen de ella para detectar presas y depredadores de su entorno. Por ello su visión está muy bien desarrollada siendo capaces de distinguir fácilmente diferentes formas, tamaños y cantidad de luz. Otros sensores de los cefalópodos incluyen estatocistos para el equilibrio y para percibir vibraciones y algunos sensores químicos.

Los cefalópodos son los únicos moluscos que tienen un aparato circulatorio cerrado y su respiración es branquial. Además de un corazón central, algunos de ellos contienen dos corazones situados en las branquias. Normalmente los animales con una mayor movilidad presentan branquias más pequeñas mientras que los que habitan el fondo del mar suelen tenerlas más grandes. La proteína que usan los cefalópodos para transportar oxígeno es hemocianina, igual que la mayoría de moluscos.

Mayoritariamente los cefalópodos se mueven mediante propulsión a partir de la expulsión de agua. Es un sistema poco eficiente energéticamente cuando se compara, por ejemplo, con el nado de los peces. Sin embargo este sistema les proporciona un gran estallido de velocidad y la capacidad de sorprender y atrapar a sus presas.

A pesar de que la mayoría de cefalópodos son capaces de camuflarse con su entorno, no pueden distinguir colores. En realidad esta habilidad proviene de unas células conocidas como iridóforos y leucóforos que reflejan la luz de su alrededor. Pueden cambiar totalmente de apariencia en menos de un segundo.

Otra de las características más comunes en los cefalópodos es la habilidad de producir, almacenar y desprender tinta. El saco donde la almacenan es una bolsa muscular, originada como una extensión de la parte posterior del intestino. La tinta está formada casi en su totalidad por melanina y cuando se abre el compartimento donde está almacenada va a parar al ano desde donde puede ser expulsada junto con agua que el propio animal usa para propulsarse.

Alimentación

Todos los cefalópodos son carnívoros, su dieta varía según las especies y puede incluir peces, artrópodos marinos o moluscos más pequeños. Normalmente utilizan sus tentáculos para captar las presas y las introducen en su boca. Allí se encuentra la rádula que junto con otros apéndices puede ayudar a triturar y despedazar los alimentos.

Reproducción

Los cefalópodos se reproducen exclusivamente mediante reproducción sexual y se pueden distinguir individuos de sexo masculino y femenino. La mayoría usa un proceso de fertilización externa, mientras que el orden de los octópodos tienen fertilización interna a través de una estructura conocida como hectocotilo que desarrollan los machos. Los cefalópodos son ovíparos y su desarrollo, a diferencia de los otros moluscos, es directo, sin pasar por una fase larvaria.

Clasificación de los cefalópodos

En la actualidad hay dos subclases dentro del grupo de los cefalópodos: los Nautiloideos y los Coleoideos. Sin embargo, también existía una tercera subclase, los Ammonoideos, que está extinguida.

Nautiloideos

La subclase Nautiloidea, aunque incluye 12 órdenes, sólo uno de ellos existe en la actualidad ya que los demás están extinguidos. El orden actual se llama Nautilida e incluye muy pocas especies, siendo la más conocida la de los Nautilos. Son los únicos cefalópodos que presentan una concha externa y sus ojos están mucho menos desarrollados.

Coleoideos

La subclase Coleoidea comprende coleoideos que presentan una concha interna que les sirve de soporte para el cuerpo, aunque algunos la han perdido completamente. Este grupo comprende muchas más especies que los nautiloideos, incluyendo algunos animales conocidos popularmente tales como sepias, pulpos y calamares.

3 respuestas a «Clase Cephalopoda, Cefalópodos, características principales»

    1. No, los cepalopodos presentan simetria pentaradial, es decir, su cuerpo se pude dividir en 5 regiones iguales.

Los comentarios están cerrados.