Características de los gasterópodos, ejemplos

Gasterópodos, características, ejemplos, reproducción
Luis Miguel Bugallo Sánchez/CC BY-SA 2.0; Gasterópodos

Los Gasterópodos, Gastropoda, son una gran clase taxonómica incluida en el filo de los moluscos. Anteriormente también eran conocidos como univalvos pero dejó de utilizarse ese tipo de terminología en favor de gasterópodos y en ocasiones gastrópodos. Popularmente se les conoce como caracoles o babosas e incluye a miles de especies de diferentes formas, tamaños y hábitats. Es la segunda clase del reino Animal con un mayor número de especies incluyendo entre 60000 y 80000, sólo por detrás de los insectos. Además, un cuarto de las familias de gasterópodos conocidas están ya en extinción.

Al ser una clase que incluye tantas especies, existe una gran variabilidad entre ellas y es complicado establecer unos parámetros comunes a todas ellas. La anatomía, el comportamiento, la alimentación o la reproducción de los gasterópodos cambian sustancialmente dependiendo de la especie.


Hábitat y distribución

Probablemente los gasterópodos que resultan más familiares a la mayoría de la gente son los terrestres, tanto los caracoles como las babosas. Sin embargo, prácticamente dos tercios de las especies viven en ambientes marinos mientras que sólo una pequeña parte son de agua dulce o terrestres. En cuanto a latitudes, se extienden prácticamente a lo largo de todo el planeta, desde zonas cercanas al ártico y el antártico hasta las zonas tropicales. Algunas especies están incluso adaptadas a la vida en el desierto.

Características de los gasterópodos

Una de las características anatómicas más llamativas de los gasterópodos es su concha. Ésta es más evidente en algunos tipos de gasterópodos como los caracoles, los cuales se definen por poder introducir todo su cuerpo en ella. Sin embargo otras especies pese a contar con estructuras similares, la concha es algo menor por lo que no pueden introducir todo su cuerpo. En otros casos como las babosas, la concha no existe como tal pero existen algunos restos dentro del manto. En las especies que cuentan con concha, suelen tenerla en forma de espiral o enrollada y el cuerpo del organismo sufre una torsión de 180º en algunos puntos para adaptarse a esta estructura.

El pie es otra de las estructuras típicas de los gasterópodos. Consiste en la parte inferior del animal convertida en plana y altamente musculada. La posición de este pie muy cercana al estómago del animal es lo que da nombre a esta clase (gaster, en griego estómago y poda, en griego pie). El pie está involucrado en la locomoción de los gasterópodos gracias a sus contracciones musculares y a la secreción de un moco lubricante que hace el movimiento más fácil.

Los gasterópodos disponen de diversos órganos sensoriales, incluyendo ojos, órganos olfactorios, estatocistos para el equilibrio y mecanoreceptores. El grado de desarrollo de estos órganos depende de la especie y por ejemplo en los ojos se encuentra gran variabilidad. Normalmente los órganos sensoriales más desarrollados son los olfactorios. El sistema nervioso central de los gasterópodos cuenta con varios ganglios distribuidos por el cuerpo para controlar las zonas más importantes.


El sistema digestivo de los gasterópodos está altamente adaptado a las necesidades alimentarias de cada especie. Se pueden encontrar herbívoros, carnívoros, carroñeros e incluso parásitos. El tracto digestivo de estos animales empieza prácticamente en la rádula, un órgano exclusivo de los moluscos que normalmente sirve para raspar, aunque también puede tener otras funciones según la especie. Después se encuentran otros órganos comunes a otros animales como la faringe, el esófago, estómago, el hepatopáncreas, el intestino y el ano.

La respiración de los gasterópodos depende del medio en que habiten. En el caso de los marinos normalmente lo hacen mediante una branquia mientras que los terrestres lo hacen con un pulmón. El aparato circulatorio de los gasterópodos es abierto y el fluido utilizado para el transporte de substancias se conoce como hemolinfa. La proteína encargada de captar el oxígeno y llevarlo a las diferentes partes del cuerpo es la hemocianina. Los principales órganos excretores de los gasterópodos son los nefridios, que producen amoníaco y ácido úrico como productos de desecho.

Reproducción

La reproducción de los gasterópodos depende normalmente del medio que habiten. En general los marinos suelen tener sexos separados y reproducirse mediante fecundación externa. Los terrestres acostumbran a ser hermafroditas y tienen fecundación interna. Sin embargo en ambos tipos se encuentran excepciones, aunque poco frecuentes.

Clasificación de los gasterópodos

A pesar de que la taxonomía es una ciencia en constante evolución, clásicamente los gasterópodos se han clasificado en cuatro subclases:

Opistobranquios (Opisthobranchia)

Se caracterizan por tener las branquias justo detrás del corazón. Son exclusivamente de hábitat marino y presentan un par de tentáculos.

Prosobranquios (Prosobranchia)

Tienen las branquias, cavidad del manto y ano situados delante del corazón. Pueden vivir en agua marina o dulce.

Sistelomatóforos (Stylommatophora)

Son terrestres y se caracterizan por no presentar concha en su etapa adulta. Aquí estarían incluidas las babosas terrestres.

Pulmonados (Pulmonata)

Los pulmonados son gasterópodos terrestres, con concha evidente y respiración pulmonar. En algunas clasificaciones se incluye a los prosobranquios en este grupo, aunque hay cierta controversia en ese sentido.

Una respuesta a «Características de los gasterópodos, ejemplos»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *