Estás aquí: Inicio » Moluscos » Caracol turco, Helix lucorum , apreciado por su rica carne

Caracol turco, Helix lucorum , apreciado por su rica carne

Caracol turco, Helix lucorum
Caracol turco, Helix lucorum

El caracol turco o Helix lucorum es un gasterópodo integrado en la familia Helicidae, nativo de Europa del Este, que cuenta con un rango de distribución un poco amplio. Helix lucorum se clasifica se clasifica en el filo Mollusca, clase Gastropoda, orden Stylommatophora y familia mencionada con anterioridad.

Esta especie, debido a su tamaño, es de interés comercial ya que su carne tiene valor gastronómico. Así que puede ser cultivado o colectado en el campo con fines culinarios. Es comercializado mayormente en Turquía y Francia.

Sus poblaciones en estado natural son estables y no se consideran amenazadas, al contrario, se declara como especie invasora en Europa central y otras regiones al sur del continente.

Identificación del caracol turco

El caracol turco tiene un tamaño que puede oscilar entre los 5 y 7 centímetros, contando con una altura máxima de 5 centímetros. Tiene una concha o caparazón calcáreo y helicoidal, comprimida lateralmente, de aproximadamente cuatro vueltas y media, de color básicamente ocre claro, o blancuzco, pudiéndose apreciar mayormente en los las suturas de cada vuelta, con bandas anchas y longitudinales en color marrón de varios tonos claro-oscuros y rojizos. Las vueltas superiores o más externas presentan una textura ligeramente estriada, con marcas de interrupciones en la coloración semejando falsos anillos invernales.

La estoma es de reducido tamaño, con tendencia hacia abajo, y un peristoma de color claro, con un robusto labio de borde romo. Mientras son juveniles, el ombligo es totalmente cerrado, pero en ejemplares de mayor edad es más frecuente encontrarle más bien con el ombligo parcialmente cerrado.

Distribución

Es nativo de Europa del este, en la cuenca del mar Negro, entre Rumania, Asia Menor, Bulgaria y Turquía. Actualmente se extiende a regiones al norte de Italia y sur de Francia, así como Croacia, Grecia, Bosnia y Albania. Se considera una especie invasora en naciones hacia el centro de Europa, entre ellos República Checa y Hungría.

El hábitat ideal del caracol turco es el que cuenta con una composición florística principalmente integrada por matorrales bajos o vegetación arbustiva en áreas abiertas, con suelos húmedos. Suele encontrarse también en bosques ligeramente abiertos y bien iluminados, principalmente compuestos por suelos húmicos con restos vegetales en descomposición.

Es una especie tolerante a los espacios intervenidos para la producción agrícola, por lo que es frecuente que habite en zonas de cultivos. Durante las temporadas lluviosas, estos helícidos tienen mucha actividad y puede vérseles con facilidad en las zonas extensas, mientras que en el verano se entierran hasta que el territorio presente condiciones óptimas de habitabilidad.

Alimentación de Helix lucorum

Se tienen pocos datos sobre los hábitos alimenticios de estos caracoles, pero como la mayoría de los moluscos, los individuos de este taxón son principalmente herbívoros. Pueden alimentarse de material vegetal en descomposición, así como de hongos y brotes de algunas gramíneas y herbáceas.

Si logran alcanzar las áreas de cultivo de cereales como el trigo, se alimentarán solamente de los brotes jóvenes de estas plantas, llegando a causar serias complicaciones para los productores debido a que pueden devastar extensas zonas de siembra.

Para digerir los alimentos, Helix lucorum mantiene una estrecha relación simbiótica con una colonia de bacterias que viven es su tracto digestivo y que le ayudan a digerir toda la fibra vegetal que ingiere.

Reproducción del caracol turco

El caracol turco es hermafrodita, esto quiere decir que los individuos de este taxón, al presentar ambos sexos, pueden ser macho o hembra durante la reproducción. Cuando una pareja se forma, dan comienzo a un cortejo que se extiende por algunas horas, hasta que se fijan en una unión física a través de sus plantas, estimulándose con dardos calcáreos. Una vez que ocurre el intercambio de material genético, la pareja se separa y cada quién toma su rumbo. Por su naturaleza biológica y sexual, ambos individuos están en la capacidad de colocar puestas de huevos fértiles.