Estás aquí: Inicio » Moluscos » Caracol gigante africano (Achatina fulica), un molusco de gran tamaño

Caracol gigante africano (Achatina fulica), un molusco de gran tamaño

Caracol gigante africano, Achatina fulica
Caracol gigante africano, Achatina fulica
Dr. Mary Gillham (flickr.com)/CC BY 2.0

Descubre el asombroso molusco que se refugia en los paisajes naturales de África. Aquí te mostramos los datos más curiosos de esta especie. Saca del caparazón todos los secretos del caracol gigante africano.

Descripción general del caracol gigante africano

La Achatina fulica o caracol gigante africano (en inglés Giant African snail) es un molusco de gran tamaño en relación a otros. Alcanza y en algunos casos supera los 30 cm de longitud. De la misma manera, casi nunca pasa de 30 g de peso total. La longitud de su concha es la mitad de lo que medirá su anchura. Tiene forma cónica y en la etapa adulta poseen de 7 a 9 verticilos.

Son de color marrón oscuro y presentan rayas transversales a los verticilos, más claras que el resto de la concha. Cabe destacar que son hermafroditas, es decir, que producen gametos sexuales femeninos y masculinos. También se adaptan a la temperatura del medio para sobrevivir. Su promedio de vida es de al menos 6 años.

Hábitat natural y distribución

El caracol gigante africano tuvo su origen en las costas africanas, desde ahí conquistó varias zonas del continente. En la actualidad, habita a lo largo y ancho de África, introduciéndose con éxito en diversas regiones ecológicas. Su adaptabilidad les ha permitido colonizar fuera de su continente de origen, llegando incluso hasta Australia.

Pueden sobrevivir y reproducirse incluso en climas templados. Sin embargo, prefieren zonas un poco más cálidas, que no superen los 30 ºC. Prosperan en zonas boscosas y urbanas, en campos agrícolas se multiplican con facilidad y también se hallan en playas. Desarrollan la hibernación como método de supervivencia, lo suficiente como para mantenerse vivos hasta la época de calor.

Hábitos alimenticios

Su dieta es estrictamente herbívora, consumiendo un número amplio de plantas, estén vivas o muertas. Encuentran con rapidez la comida gracias a su desarrollado olfato. A los ejemplares jóvenes de Achatina fulica les encanta la materia vegetal en descomposición. En cambio, los adultos de la especie buscan vegetales frescos de todo tipo, llegando a comer frutos.

Poseen rádula, una especie de órgano que les permite cortar los alimentos antes de ingerirlos. Gracias a ello, el caracol gigante africano puede comer otros caracoles, hongos y materia descompuesta de origen animal.

Reproducción del caracol gigante africano

El apareamiento de Achatina fulica consiste en sí en un intercambio de esperma entre caracoles. Previo a esto, los moluscos realizan una búsqueda cuidadosa de la pareja, prefiriendo las del mismo tamaño o mayores. Si ambos tienen el mismo nivel de madurez sexual (determinado por el tamaño del caracol), intercambiarán esperma mutuamente. En el caso de haber un caracol más pequeño, este actuará como macho.

La fecundación es inmediata, generando los huevos en unos pocos días. Sin embargo, estos caracoles también pueden almacenar esperma recibido durante 2 años. Tras expulsar los huevos fecundados requieren ser incubados por algún tiempo.

Durante el ritual de búsqueda, suelen escogerse los caracoles más grandes entre sí, dejando pocas probabilidades a los más pequeños. Así que alcanzar la longitud máxima resulta un excelente requisito para encontrar pareja en esta especie. Los caracoles de menor tamaño solo producen espermatozoides, mientras que los más grandes además poseen óvulos.

No tienen un período de celo definido, aunque se ha descubierto que el intervalo entre uno y otro es de aproximadamente 3 meses. Su interacción entre ejemplares de la misma especie se limita a la reproducción.

Después de aparearse, los huevos se forman dentro del caracol gigante africano por 8 a 20 días. Luego pueden ser expulsados en nidos previamente construidos debajo del suelo o de algunas rocas. Allí se incubarán hasta completar la formación del caracol. Cabe destacar que esta será la única interacción entre padres caracoles y sus crías.

Cuando los huevos eclosionan, salen versiones en miniatura del caracol gigante africano, que deben aprender a defenderse por sí mismos. No están maduros sexualmente sino hasta el sexto mes, donde se espera que hayan alcanzado el tamaño y peso necesarios.

Importancia del caracol gigante africano

La participación del caracol gigante africano en el ecosistema resulta de gran importancia. Cumple con diversos roles, entre ellos el de descomponedor de materia vegetal. Su consumo de plantas ya muertas permite procesar los nutrientes existentes en los vegetales y reciclarlos naturalmente. Por otro lado, forman una parte esencial de la cadena trófica.

Los caracoles gigantes africanos son vectores naturales, portadores de parásitos perjudiciales para otras especies, incluido el hombre. Su intromisión en áreas de siembra la convierte en una plaga peligrosa. Achatina fulica puede destruir cultivos de verduras u hortalizas en poco tiempo debido a su voraz apetito. Además, su concha contiene material calcáreo, que infertiliza el suelo al descomponerse.

Esta especie es considerada un manjar en muchísimos restaurantes del mundo. Por el momento no se considera Achatina fulica en peligro de extinción.

Taxonomía de Achatina fulica

Achatina fulica es un molusco que se clasifica de la siguiente manera:

  • Reino: Animalia, animales
  • Filo: Mollusca, moluscos
  • Clase: Gastropoda, gasterópodos
  • Orden: Stylommatophora, estilomatóforos
  • Super Familia: Achatinoidea
  • Familia: Achatinidae
  • Género: Achatina
  • Especie: Achatina fulica. Férussac, 1821