Babosas de tierra, moluscos gasterópodos sin concha

Babosas de tierra, animales invertebrados, moluscos gasterópodos del orden Pulmonata
Babosa de tierra

Las babosas de tierra son animales invertebrados que se agrupan en el filo  de los moluscos, a su vez incluido en la clase gasterópoda y en el orden Pulmonata, los cuales comparten ciertas similitudes con sus parientes más cercanos, los caracoles de tierra. A diferencia de éstos, las babosas no presentan conchas externas ya que o bien carecen totalmente de ellas o tienen pequeñas conchas internas. Las autoridades taxonómicas discrepan en la clasificación de este grupo de moluscos. El orden Pulmonata fue propuesto por Blainville en 1814; hace referencia a los pulmonados, es decir, gasterópodos que se adaptaron a la vida en la tierra, por lo que presentan respiración pulmonar, aunque en la actualidad el término no es compartido por muchos autores.

Características y descripción

La anatomía de las babosas de tierra es muy parecida a la de los caracoles y un gran número de moluscos. En su parte inferior tienen el pie, el órgano musculado y plano que a través de contracciones permite el movimiento del animal. Para facilitar la locomoción secretan una sustancia mocosa, lo que les ha proporcionado el nombre popular de babosas.

El moco que secretan las babosas de tierra es de suma importancia para diversas actividades fisiológicas y en su relación con otros animales. Por ejemplo, les permite desplazarse a través de superficies verticales sin caer al vacío. El rastro mocoso que dejan las babosas a su paso puede servir para que otras babosas puedan reconocerlo y seguirlo, algo que puede resultar muy útil a la hora de la reproducción. También puede servir para que las babosas depredadoras puedan seguir el rastro de algunas de sus presas.

Como los caracoles, disponen de dos antenas en la parte delantera de la cabeza. Estas antenas presentan funciones sensoriales: el par mayor tiene receptores de luz que funcionan de manera similar a ojos y el par menor detecta olores. Los dos pares de antenas son retráctiles y los animales las esconden en cuanto sienten peligro.

El manto es otro de los órganos destacados en las babosas de tierra. Consiste en una especie de bolsa que recubre el cuerpo del animal, contiene la mayoría de órganos vitales (respiratorios, genitales y digestivos) y además cumple otras funciones como la secreción de la concha, en las babosas que la tienen.

Hábitat y alimentación de las babosas de tierra

Teniendo en cuenta que el cuerpo de las babosas de tierra está mayoritariamente compuesto de agua y que carecen de una concha externa, la mayoría de ellas están expuestas a la desecación ambiental. Es por eso que muchas de las especies de estos animales son especialmente activas en zonas con elevada humedad o aumentan su ritmo de vida cuando ha llovido recientemente. En condiciones de sequía acostumbran a esconderse entre rocas, en cortezas de árboles o en cualquier estructura que las resguarde. Po consiguiente, son animales invertebrados de hábitos nocturnos.

Este tipo de moluscos no están especialmente adaptados para vivir en temperaturas demasiado frías, por esa razón la mayoría de especies de babosa hibernan durante los meses más fríos. Para ello normalmente buscan lugares que estén resguardados debajo de la tierra, en rocas o en árboles que les aseguren temperaturas soportables. Otras especies tienen el ciclo de vida adaptado para que los organismos adultos directamente mueran con la llegada de los meses fríos.

¿De qué se alimentan las babosas?

Un gran número de babosas de tierra tienen una alimentación bastante variada y son capaces de comer prácticamente cualquier tipo de materia orgánica. La mayoría de especies son herbívoras y se alimentan de hojas, liquen, hongos o materia en descomposición. Otras son carnívoras y pueden alimentarse de otras babosas, caracoles o gusanos de tierra. Sin embargo, en las redes tróficas las babosas ocupan una posición bastante inferior ya que tienen un gran número de depredadores de los que preocuparse: Mamíferos, aves, reptiles, anfibios y artrópodos de diversas familias pueden alimentarse ocasionalmente o ser depredadores especializados en babosas.

Al no presentar una concha externa, las babosas de tierra son mucho más susceptibles de ser atrapadas por sus depredadores. Sin embargo, sí presentan ciertos mecanismos de defensa delante de ataques. En primer lugar, son capaces de hacer su cuerpo algo más duro y compacto cuando sienten peligro. Con esto consiguen adherirse mucho más firmemente al sustrato, por lo que resulta más complicado para el depredador atacarlas. Algunas especies se separan del sustrato y forman una estructura compacta en forma de bola. Estas estrategias sumadas a la secreción constante de moco pegajoso dificultan su captura.

Reproducción sexual. Animales hermafroditas

La reproducción de las babosas es sexual y todos los individuos son hermafroditas, por lo que presentan órganos sexuales femeninos y masculinos. Sin embargo, no pueden reproducirse por sí mismos y necesitan de un compañero de apareamiento. Normalmente la fecundación se produce mediante un intercambio de esperma que introducen a través del órgano reproductor masculino en el femenino del compañero. En algunas especies hay un proceso conocido como apofalación en el cual cada individuo arranca con la boca el órgano masculino del compañero que a partir de ese momento sólo podrá reproducirse mediante los órganos femeninos.
Al cabo de unos días, después de la fecundación, las babosas plantan sus huevos en aquellos lugares que consideren más protegidos. Estos pueden ser agujeros en la tierra, debajo de troncos de árboles o debajo de hojas.

Curiosidades. Beneficios para las personas

Las sustancias mucosas que segregan son beneficiosas para el ser humano, en muchas ocasiones son utilizados en productos de cosméticas e incluso en el sector de la medicina plástica, toda vez que las muscosas segregadas por estos animales invertebrados tienen ciertos efectos beneficiosos para la piel e incluso para lograr una mejor cicatrización de heridas.

También existen ciertas desventajas, ya que diversas especies de babosas pueden suponer importantes plagas en el ámbito de la agricultura y horticultura, pues de alimentan de las hojas mucho más rápido de lo que estas crecen. Por lo tanto, se tienen que tomar medidas de erradicación en el ámbito de la agricultura, que incluyen el uso de pesticidas o su control a través de otros animales.

2 respuestas a «Babosas de tierra, moluscos gasterópodos sin concha»

  1. Buenas tardes, Por favor alguien me puede decir la funcion ecologica y ambiental que cumplen las babosas. Muchos agradecimientos por sus respuestas y comentarios.
    Judith Chaux

Los comentarios están cerrados.