Plaga de langostas, causas y consecuencias, control. Ejemplos

Plaga de langostas

El mundo de los insectos resulta realmente diverso e impresionante y, muchos de los aspectos ecológicos y de comportamiento de estos animales, tienen grandes implicaciones en la vida de los seres humanos. Uno de los aspectos con mayor relevancia sobre las actividades del hombre, es la migración y comportamiento de algunos grupos de insectos del orden Orthoptera, que son los responsables de la plaga de langostas.

Los insectos que ocasionan la plaga de langostas son conocidos también como saltamontes y pertenecen a la familia Acrididae, en la cual se han registrado actualmente alrededor de 7000 especies. La mayoría de langostas se caracterizan por realizar grandes migraciones, conformando enjambres de millones de animales, que pasan de vidas solitarias hacia agregaciones complejas.

Al igual que todos los ortópteros (grillos y saltamontes), las langostas presentan aparatos bucales masticadores que les permite trocear y engullir su alimento, que se trata principalmente de hojas y otras regiones aéreas de las plantas.

La mayoría de especies presentan vuelo sostenido, siendo capaces de batir sus alas alrededor de 20 veces por segundo, lo que les permite alcanzar grandes velocidades y recorrer distancias considerables. Por otro lado, el último par de patas de estos animales se encuentra modificado para saltar grandes distancias, gracias a la amplia musculatura de sus fémures y la longitud y posición de sus tibias.

El término “langosta” no hace referencia a un grupo taxonómico, sino a una fase de la vida de estos insectos, en la cual se convierten en animales sociales y gregarios que se desplazan de un lugar a otro, causando grandes devastaciones de vegetación, las cuales han afectado a la humanidad desde hace más de dos mil años.

Causas de la plaga de langostas

Como se ha mencionado anteriormente, las especies que ocasionan plaga de langosta son aquellas en las cuales los animales presentan una fase gregaria, donde sufren cambios en sus hábitos, así como en sus comportamientos sociales, e incluso transformaciones morfológicas que les permite volar y desplazarse grandes distancias. Dicha fase, conocida como fase de langosta, conforma un ejemplo importante de plasticidad fenotípica, en la cual los animales experimentan desde cambios en la coloración corporal, hasta un desarrollo alar.

Este cambio de fase es la causa principal de la plaga de langostas, pues en las especies que la presentan se produce generalmente un comportamiento migratorio. A su vez, dicho cambio entre saltamontes solitarios y langostas gregarias, depende directamente de la densidad de las poblaciones de estas especies de insectos. De esta manera, en las poblaciones con un bajo número de individuos, los animales se mantienen relativamente sedentarios, presentando ciertas características morfológicas como una coloración verde, así como un menor tamaño corporal y de las alas.

Sin embargo, cuando estos animales se encuentran en condiciones de hacinamiento o en poblaciones con una gran densidad de individuos, se comienzan a registrar rápidamente los cambios hacia la fase de langosta, estimulados por señales químicas, visuales y táctiles. En algunas especies como la langosta del desierto, se han registrado señales táctiles en las superficies externas de los fémures posteriores, que estimulan los ganglios de la región metatoráxica y provocan una respuesta neuronal, liberando serotonina, la cual determina la iniciación del comportamiento gregario.

Por otro lado, la secreción de feromonas estimula el crecimiento de las alas posteriores y un cambio en la coloración del exoesqueleto de estos insectos, el cual se torna de una tonalidad marrón, amarillenta o negra.

Finalidad de la migración de acrídidos

Los individuos que conforman la plaga de langosta se desplazan de un lugar a otro en búsqueda de alimento. Dichas bandadas migratorias poseen una estructura que generalmente consiste en alineaciones, cuya densidad se concentra en la parte delantera, disminuyendo hacia la parte posterior de la agrupación.

De esta manera, estos insectos se desplazan, dependiendo en gran medida de la dirección del viento, con el fin de buscar grandes extensiones de vegetación para poder alimentarse. Además, algunas especies son capaces de desplazarse hasta 150 km por día, hasta ubicar un área con suficiente vegetación disponible para todo el enjambre.

Posterior a estas migraciones, las langostas entran en un estado de recesión, en el cual, los individuos se segregan para producir la siguiente generación, lo cual ocurre una vez al año en la mayoría de las especies. Posterior a la reproducción, la mayoría de individuos adultos fallecen, por lo cual la plaga de langosta se mantiene en recesión hasta que la nueva generación se desarrolla y madura.

Consecuencias de la plaga de langostas

La plaga de langosta consiste en la agregación de entre decenas a millones de insectos, que son capaces de devastar grandes cantidades de hectáreas de cultivos, lo que produce a su vez la hambruna de miles de personas que dependen de las cosechas para sobrevivir. Las consecuencias de este comportamiento gregario y migratorio, se han registrado desde hace más de dos mil años, en algunas historias bíblicas que relatan la devastación de cultivos, en lo que se denominó como la octava plaga que provocó una gran escasez de alimento en diversos poblados de Egipto.

Asimismo, estos insectos han ocasionado pérdidas importantes de cultivos en distintas épocas, siendo algunas regiones de África las más afectadas, debido a que las condiciones de dichas localidades favorecen la proliferación y propagación de esta plaga, considerada una de las más dañinas del mundo, por la gran cantidad de personas que se ven afectadas por su invasión.

En América se han registrado importantes eventos de plaga de langostas, ocasionadas por distintas especies. En algunas regiones de Centroamérica se registraron incontables muertes por hambruna, producida por la invasión de langostas en la península de Yucatán. Por otro lado, entre los siglos XIX y XX ocurrieron migraciones importantes de acrídidos en Suramérica que afectaron varias islas del Caribe, además de Colombia, Venezuela y Brasil. Entre las especies invasoras se encontraron la langosta llanera y la langosta del desierto. Estas últimas posiblemente llegaron al continente mediante las corrientes de aire producidas por un importante huracán ocurrido en 1988. Además, algunos países de Europa se han visto también afectados por la plaga de langosta, con informes de fuertes invasiones en España e Italia.

En Australia, por su parte, la especie Chortoicetes terminifera es la principal responsable de la plaga de langostas en esta región, generando importantes pérdidas económicas en la industria agrícola. Pero sin duda alguna, la región más afectada por estos eventos migratorios ha sido África, donde se han registrado enjambres que ocupan varios kilómetros cuadrados de superficie. Se estima que, por cada km2, pueden encontrarse alrededor de 80 millones de individuos, capaces de acabar en un solo día con lo equivalente a lo consumido por 10 elefantes o 35000 personas.

Control de plaga de langostas

Debido al gran efecto que tiene la plaga de langostas sobre la seguridad alimentaria de muchas poblaciones humanas, se han establecido diversas medidas para controlar y terminar con la propagación y reproducción de estos insectos. Es por ello, que se han creado grupos de control, especialmente en el occidente del continente africano, que se encargan principalmente de monitorear y controlar las poblaciones de especies de acrídidos que representan potenciales amenazas para la región, tal como la langosta del desierto y la langosta migratoria.

Adicionalmente, se han fabricado y habilitado productos insecticidas que eliminan eficazmente a estos animales, los cuales se esparcen mediante diferentes metodologías y equipos de fumigación, que incluyen avionetas y helicópteros. A pesar de esto, según estimaciones del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, se requieren alrededor de 40 millones de dólares (USD) para combatir efectivamente la migración de estos animales y evitar su propagación.

Por otra parte, algunos conflictos políticos y de seguridad, imposibilitan el acceso a determinadas regiones del continente africano, evitando que se ejecute control sobre las langostas que se alojan en dichas áreas.

Especies con fase de langosta (Acrididae)

Dentro de la familia Acrididae, existen al menos siete subfamilias de ortópteros donde se han registrado especies con fase de langosta, siendo una de las más representativas, la subfamilia Cyrtacanthacridinae.

Actualmente, se estima que existen más de 15 especies de ortópteros con fase gregaria que ocasionan plaga de langostas en diversas regiones del planeta. Entre las especies con mayor relevancia sobre las actividades económicas y alimenticias de los seres humanos, se encuentra la langosta del desierto (Schistocerca gregaria), la langosta migratoria (Locusta migratoria), la langosta australiana (Chortoicetes terminifera), la langosta llanera (Rhammatocerus schistocercoides) y diversas especies más.

Resumen de lo estudiado

Resumen sobre plaga de langostas
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

Bibliografía

  • Buhl, J., Sword, G. A., Clissold, F. J., & Simpson, S. J. (2011).
  • Clark, D. P. (1965).
  • Cullen, D. A., Sword, G. A., Dodgson, T., & Simpson, S. J. (2010).
  • Lecoq, M., & Pierozzi Jr, I. (1995).
  • Magor, J. I., Lecoq, M., & Hunter, D. M. (2008).