Mosquitos más peligrosos: el animal más mortífero mide unos milímetros

Mosquitos más peligrosos

De lejos, son más las muertes que causa al año el mosquito que las que pueden atribuírsele a animales más grandes como el león. Con sus picadas, se convierten en los vectores de enfermedades como la malaria, la fiebre del Nilo, el dengue y el zika. Los mosquitos más peligrosos son justo los que se alimentan de sangre y que, al compartirla, transmiten enfermedades.

Las víctimas mortales que año a año mueren por estas enfermedades se ubican en cerca de los 750.000. La Organización Mundial de la Salud (OMS) mantiene campañas para intentar erradicar el mosquito y eliminar así el vector, pero, aunque se hagan múltiples esfuerzos se siguen generando brotes epidémicos importantes en todo el mundo.

De todas las variedades, las que configuran los mosquitos más peligrosos son las de la familia de los culícidos. Voladores con cuerpo alargado que rara vez supera los 15 milímetros, necesita el agua para reproducirse porque allí crecen las larvas, las hembras tienen una larga trompa que utilizan para picar a mamíferos y alimentarse de la sangre. Habitan en todo el planeta, tanto en zonas templadas como en las zonas tropicales.

El Anopheles, uno de los mosquitos más peligrosos

De las 465 especies de mosquito del grupo Anopheles, 50 pueden transmitir las cuatro especies diferentes del género Plasmodium, que causan la malaria en humanos. De todas, la Anopheles gambiae se torna la más peligrosa, pues transmite el Plasmodium falciparum, una variedad de la malaria en África que produce el 90% del total de todas las muertes.

Distintos métodos han sido implementados para frenar las poblaciones de mosquitos en las zonas donde se genera alta cantidad de infectados por malaria. Uno de ellos es controlar con químicos el crecimiento de las larvas. La acumulación de agua para consumo humano en distintos recipientes, en zonas donde no hay suministro constante por acueductos, incrementa la reproducción.

Un tigre entre los mosquitos

El mosquito tigre, de nombre científico Aedes albopictus, es negro con bandas blancas en abdomen y patas, utiliza una sustancia anticoagulante cuando pica a sus víctimas, y también se cuenta entre los mosquitos más peligrosos. En América Central y del Sur transmite el dengue, la fiebre amarilla y puede ser transmisor del virus de la fiebre del Nilo Occidental.

En España ha sido incluida en la lista de las especies exóticas invasoras, por su potencial colonizador y significar amenaza para las especies locales.

Aedes aegypti, múltiple portador

El Aedes aegypti, llamado también patas blancas, es una variedad considerada entre los mosquitos más peligrosos del mundo. Puede transmitir enfermedades como el dengue y la fiebre amarilla, y también el chikungunya, la Zika o el virus mayaro. Esta especie de mosquito causa hasta 50 millones de infecciones al año.

La mayor hora de actividad del Aedes a. es al amanecer y al atardecer, aunque se ha determinado que también puede alimentarse a cualquier hora del día, sirviendo como vector de enfermedades.

La manipulación genética de los mosquitos

La Universidad de Oxford ha desarrollado mosquitos genéticamente modificados para controlar las poblaciones y minimizar las infecciones de enfermedades. En particular, han realizado experimentos exitosos en Brasil y Panamá, logrando reducir las poblaciones de mosquitos en 90%.

La edición genética introduce un gen limitante que impide que la descendencia del mosquito crezca, muriendo antes de poder reproducirse. Este método fue utilizado en los Estados Unidos en 2016 para la contención epidemiológica del virus del Zika.

Otro método que se ha propuesto es aplicar radiación a las larvas para que sean estériles y con ello, incapaz de reproducirse, métodos diferentes para intentar frenar las infecciones que diseminan estos molestos y peligrosos animalitos.