Lombricultura o vermicultura, cría lombrices de tierra

Lombricultura, vermicultura
Lombricultura, vermicultura
Timothy Musson/CC BY-SA 2.0

Qué es la lombricultura

Las lombrices son animales invertebrados que pertenecen al filo Annelida y son habitantes terrestres ya sea superficial o profundamente en el suelo, alimentándose de la materia orgánica o de los minerales presentes en él. Desde tiempos remotos el hombre ha apreciado los beneficios que las lombrices aportan al suelo, por lo que han sido tildadas con los títulos de “intestinos de la tierra” y estudiadas por diversos investigadores como Charles Darwin y Gilbert White; por lo anteriormente mencionado, hubo interés en desarrollar técnicas y métodos que permitieran el crecimiento y la multiplicación de estos animales para ser aprovechadas por los seres humanos, así, nace lo que se conoce hoy en día como lombricultura, también denominada vermicultura, palabras técnicas utilizada para definir al cultivo de lombrices y a todas las actividades que tienen que ver con la cría y reproducción de poblaciones de lombrices para fines particulares.

El primero en lograr un cultivo de lombrices como tal, fue Thomas Barret, aproximadamente en el año de 1948, por lo que es considerado el padre de la lombricultura, aunque hay referencias que le otorgan este título a Hugh Carter.


Hoy en día, la práctica de la lombricultura o vermicultura es utilizada a escala mundial con muchas aplicaciones en varios ámbitos, en algunos países (como es el caso de Estados Unidos) forma parte de sus ingresos, al ser una importante actividad comercial. La lombricultura es una práctica que puede realizarse a pequeña escala, en casa y también a nivel industrial.

Características de la lombricultura

Entre las características de la lombricultura podemos mencionar las siguientes:

Características de las lombrices: las lombrices utilizadas tienen en común una serie de características que las hacen idóneas para este tipo de actividades, como lo son: las altas tasas de reproducción y madurez sexual temprana (aproximadamente a los 90 días de vida), la gran capacidad de descomposición de materia orgánica, poseen buena capacidad de adaptación a condiciones ambientales y de regeneración de tejidos, aparte de tener alta longevidad de más de 10 años en cautiverio.

El sustrato: el sustrato necesario para el cultivo de las lombrices debe ser abundante en materia orgánica. Se han utilizados desde gran variedad de estiércoles, vísceras hasta material vegetal como hojas, desechos de frutos, paja, entre otros o combinaciones de ellos.

El cultivo: el cultivo de lombrices debe reunir una serie de aspectos ambientales para que se produzca de la mejor manera posible, sin ningún inconveniente, las temperaturas ideales pueden oscilar entre los 12 y los 25 °C, humedad del 70% aproximadamente, pH neutro, es decir, igual a 7 y una buena aireación. Debe tenerse en cuenta que dependiendo de la especie de lombriz a utilizar las condiciones del cultivo pueden variar.

El humus de lombriz: es la parte final en la que se transforma la materia orgánica que es descompuesta por las lombrices, es de tonalidades oscuras y de pH neutro aproximadamente.

Propiedades de los productos de la lombricultura

Entre las propiedades importantes de los productos de la lombricultura podemos mencionar las siguientes:

– Gracias a las características que presenta el humus producido por las lombrices, tiene la propiedad de mejorar en gran medida la fertilidad de los suelos, ya que le genera beneficios estructurales, permitiendo una mejor aireación y un mejor movimiento y transporte de los nutrientes y el agua en la tierra, además de proveer de minerales importantes como el nitrógeno, fósforo, potasio, manganeso, cobre, calcio, magnesio, hierro y sodio, además de poseer fitohormonas y microorganismos beneficiosos para el suelo.


– Las lombrices poseen excelentes propiedades nutricionales para la alimentación animal e incluso se considera también para la alimentación humana, ya que contiene altas proporciones de proteínas con aminoácidos esenciales, además de proveer de vitaminas y minerales.

– En el cuerpo de las lombrices, la parte líquida del celoma se ha descrito ampliamente que posee propiedades bactericidas y fungicidas, es decir, que matan o inhiben el crecimiento de bacterias y hongos, respectivamente.

Usos y aplicaciones en vermicultura

La lombricultura o vermicultura produce lombrices y humus, los cuales tiene variedad de usos y aplicaciones en diversas áreas, como la agricultura, jardinería, pesca, alimentación, reciclaje de desechos, investigación y hasta en la industria farmacéutica. A continuación se describen brevemente cada una de ellas:

– En la agricultura y la jardinería, el humus producto del cultivo de lombrices es muy beneficioso, ya que por sus propiedades contribuye a mejorar la fertilidad del suelo y por lo tanto, hace que se desarrollen muchos cultivos importantes para el hombre, así como especies de plantas utilizadas en nuestros jardines.

– Las lombrices también pueden utilizarse como cebo durante las actividades de pesca deportiva o para alimentar gallinas.

– La lombricultura está tomando mucha importancia al ser una alternativa de menor costo para el tratamiento de desechos, tanto a nivel industrial, agrícola, como para los desechos urbanos, además de ser una opción ecológica para cuidar nuestro planeta.

– En investigación, la vermicultura es útil en estudios sobre calidad del suelo y producción de antibióticos.

– En relación a la alimentación, con las lombrices también se puede producir una harina con alto contenido proteico, que puede ser utilizada para la alimentación animal e incluso algunos autores consideran que también para la alimentación humana.

– En la industria farmacéutica son utilizadas con la finalidad de producir antibióticos y suplementos en base al contenido nutricional de vitaminas, aminoácidos y minerales que se generan en sus productos.

Especies de uso en lombricultura

Existen algunas especies diferentes de lombrices utilizadas para las actividades de lombricultura en base a las características biológicas que presentan. De todas ellas, la más explotada a nivel mundial es Eisenia fetida, mejor conocida popularmente como lombriz roja californiana. También se emplean Eisenia andrei, que fue considerada por algunos años una subespecie de Eisenia fétida, pero que recientemente se le colocó la categoría de especie, gracias a los estudios realizados.

Otras lombrices utilizadas en lombricultura o vermicultura son Eudrilus eugeniae o lombriz roja africana, Perionyx excavatus o lombriz roja de Taiwán y Lumbricus rubellus o lombriz roja nocturna, en menor proporción, entre otras.

Bibliografía

– Díaz, E. (2002)

– Quevedo-Guevara, A. (1993)

– Reines, M.; Rodriguez, C.; Sierra, A.; Vazquez, M. (1998)

– Schuldt, M. (2006)

– Schuldt, M. (2009)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *