Invertebrados filtradores, ejemplos y mecanismos de filtración

Invertebrados filtradores

La alimentación de los animales es un proceso fundamental para lograr la supervivencia en la naturaleza, para ello, las distintas especializaciones que la evolución ha proporcionado a las especies les ha dado las herramientas para que estas puedan vivir en diversos espacios aprovechando los recursos disponibles. En el caso de los animales invertebrados, son variadas las formas y técnicas para lograr alimentarse y dentro de este grupo se encuentran los invertebrados filtradores.

Los invertebrados filtradores utilizan un proceso de filtración de agua para capturar partículas, las cuales se componen de pequeños animales denominados zooplancton y microalgas que se agrupan en la definición de fitoplancton, también pueden ser capaces de capturar bacterias.

¿Quiénes son los grupos de invertebrados filtradores?

Para poder alimentarse, los invertebrados filtradores deben estar en contacto con el agua, por esta razón todos ellos viven en los diversos cuerpos de agua del planeta, adaptados a las corrientes y profundidades dependiendo de sus posibilidades, estas junto a otras condiciones ha dado lugar a una gran diversidad de invertebrados filtradores, que han sido agrupados en diversas categorías taxonómicas, entre los cuales se encuentran los moluscos, dentro de este grupo están los bivalvos, con especímenes como mejillones y otras, distintivos por su cuerpo blando, que puede estar o no cubiertos por conchas.

Otro grupo que tiene especies filtradoras son los poríferos, estos poríferos se conocen comúnmente como esponjas, las cuales están conformadas por una serie de poros por donde hacen pasar el agua para filtrar. Así mismo, se encuentran los crustáceos, los cuales para filtrar se ayudan con sus patas con la que forman corrientes de agua para capturar su alimento, mientras los poliquetos que son gusanos segmentados también pueden alimentarse a través de la filtración mediante las branquias.

Mecanismos de filtración de los invertebrados filtradores:

Cuando hablamos de los mecanismos de filtración de los invertebrados filtradores, nos referimos a la forma en que ellos capturan el alimento, este tipo de ejemplares, como ya lo hemos mencionado necesitan que el agua fluya a través de su cuerpo para capturar el alimento con las distintas estructuras que poseen para ello.

En general, existen dos tipos distintivos de mecanismos para realizar este proceso de filtración. En primer lugar están los invertebrados sésiles, es decir, no realizan movimientos para crear corrientes de agua, por lo que para que el agua atraviese sus diferentes filtros, dependen de las corrientes que se generan a su alrededor. Mientras que los invertebrados móviles o activos tienen la característica de generación de su propia corriente, para lograr el transporte de las partículas de alimento hacia su boca, utilizando diferentes estructuras como cilios, flagelos e incluso las patas.

Estructuras para la filtración de los invertebrados

Los invertebrados filtradores presentan una gran variedad de estructuras, con las que son capaces de retener las diferentes partículas de las cuales se alimentan.

Una de las estructuras más comunes en los invertebrados filtradores son los cilios, estos son pequeñas prolongaciones vibrátiles que pueden generar una corriente de agua y así transportar la comida hasta la boca. En el caso de los moluscos también hay especies que tienen cirros, que son estructuras parecidas a los flagelos pero con un tamaño menor; estos cirros con sus vibraciones, que pueden ser fijas o alternas, a menudo bien coordinadas, pueden estar recubiertas con un moco que ayuda a que el alimento se pegue y pueda ser transportado.

De manera general en animales como los moluscos, las estructuras de filtración se encuentran situadas en las branquias. En los bivalvos la retención de las partículas suspendidas en el agua recibe el nombre de tasa de aclaramiento, y pueden retener con gran efectividad partículas con un tamaño de 4 micras, aunque hay especies que se pueden especializar y atrapar tamaños menores, de hasta 2 micras.

Otras estructuras que pueden poseer estos animales, en especial las esponjas o poríferos, son unas células especializadas para ingerir los alimentos. Primeramente las esponjas hacen pasar gran cantidad de agua a través de una serie de poros que están distribuidos por todo su cuerpo, una vez ha entrado el agua en el cuerpo de estos invertebrados filtradores, entra en contacto con las células especializadas llamadas coanocitos, que son células flageladas que transportan alimento creando corrientes internas a través de los canales.

La presencia organizada de los coanocitos forma lo que se conoce como el coanodermo, estas células capturan el alimento en suspensión y lo fagocitan. En este grupo existen otras células especializadas para la alimentación que pueden capturar y digerir el alimento como son los arqueocitos, mientras las partículas más grandes que no entran por los poros son atrapadas por los pinacocitos.

En el mismo orden de ideas, otros invertebrados filtradores que presentan estructuras de filtración son los poliquetos. Estos gusanos tienen un excelente sistema de filtración, el cual pueden atrapar partículas de hasta 1 micra.

El sistema de filtración de los poliquetos se encuentra en las coronas branquiales, las cuales están conformadas por una gran cantidad de cilios, que están dispuestos de manera que generan una corriente que lleva el alimento hacia el centro de la corona, en donde está una compleja red de fibras impregnadas con un moco pegajoso donde quedan atrapadas las partículas, formando una bola de moco alimenticia. Esta bola es arrastrada a través de los surcos dorsales ciliados que conducen a la boca para ser ingeridos o rechazados.

Finalmente nombraremos a los crustáceos, estos invertebrados filtradores presentan diferentes estructuras para la filtración dependiendo de la especie. Para filtrar el agua algunos crustáceos como los copépodos se ayudan creando corrientes, bien sea con sus antenas o las prolongaciones espinosas vibrátiles, que conducen el agua hasta los filtros que se encuentran en los maxilares, estos filtros están compuestos por setas plumosas que son las encargadas de capturar el alimento.

Otro crustáceo que tienen la capacidad de filtrar es el krill, del orden de los eufáusidos, este pequeño animal utiliza sus patas para crear la corriente que llevara el agua hasta los apéndices torácicos donde están situadas las cerdas en forma de red para filtrar el agua.

Autores consultados:

  • García, A. (2012).
  • Jorgensen, C. (1954).
  • Labarta, E.; Fuertes, J. (1975).
  • Riisgard, H., Larsen, P. (2010).