Importancia ecológica de los invertebrados

Importancia ecológica de los invertebrados

Los invertebrados constituyen un heterogéneo y abundante grupo de animales habitantes de casi todos los rincones del globo terráqueo, con múltiples morfologías, diferentes tamaños (algunos microscópicos y otros incluso de varios metros), diferentes formas de locomoción desplazándose por agua, tierra o aire, algunos también pueden ser sésiles, con variadas dietas y estilos de vida como seres mutualistas, simbiontes, depredadores hasta parásitos y con valiosos roles dentro de sus ecosistemas, además de ser apreciados a nivel económico y cultural. En las próximas líneas se resalta la importancia ecológica de los invertebrados, lo que los hace seres imprescindibles para el equilibrio de la vida en planeta.

Importancia ecológica de los invertebrados en el ciclo trófico

En el caso de las cadenas tróficas, los invertebrados son vitales, ya que son fuente de alimento y nutrientes a muchos otros individuos, lo que permite el flujo de energía en sus diferentes eslabones en los diversos ecosistemas, siendo algunos indispensables para la continuidad del ciclo, transportando la energía elaborada por los seres fotosintéticos a los siguientes peldaños como es el caso de muchos organismos acuáticos; en este aspecto invertebrados como algunos insectos también cumplen esta función, mientras que otros ejemplares actúan en niveles siguientes al ser depredadores.

En relación a otras etapas del ciclo trófico, la importancia ecológica de los invertebrados también recae en la capacidad recicladora de nutrientes que poseen muchos de ellos, al ser organismos descomponedores de materia orgánica que se nutren de cadáveres y desechos como las heces, y permitir que tanto los elementos como la energía permanezcan en continuidad en los diferentes ciclos biogeoquímicos, así como en el trófico. En este caso tenemos por ejemplo, algunos artrópodos y platelmintos.

Invertebrados como refugio y hábitat

Algunos invertebrados sirven como hogar, refugio y protección a muchas otras especies, bien sea otros invertebrados o incluso algunos vertebrados. En algunos casos estas relaciones se hacen hasta simbióticas, donde se ven beneficiadas ambas partes. En este caso, tenemos por ejemplo, ejemplares marinos como poríferos o cnidarios donde se resguardan muchos peces y otros organismos para protegerse de sus depredadores, a su vez que estos invertebrados se mantienen limpios.

Otro ejemplo de esta importancia ecológica de los invertebrados lo tenemos también en el mar, con otro cnidario como las grandes medusas, las cuales al ser estructuras flotantes forman una barrera que protegen, refugian, consiguen alimentos o se transportan en otros seres vivos. Algunos nemertinos como Tetrastemma fozensis han establecido simbiosis con bivalvos como Scrobicularia plana para resguardarse mientras que su presencia hace que no se asienten otros organismos parásitos.

Importancia ecológica de los invertebrados a nivel del suelo

A nivel del suelo, la importancia ecológica de los invertebrados corresponde con la función aireadora que cumplen algunos de estos seres carentes de columna vertebral, como lo son por ejemplo los anélidos, los cuales al movilizarse por la tierra van dejando agujeros que permiten la entrada de aire, manteniendo la calidad y también aumentan stock del elemento carbono y proveen a las plantas de una mejor absorción de los nutrientes necesarios para su desarrollo y crecimiento.

Su papel en la reproducción de las plantas

Otra importancia ecológica de los invertebrados es su papel en el ciclo reproductivo de muchas fanerógamas, ya que algunos de estos organismos cumplen la tarea primordial de polinizar a las estructuras reproductivas o flores, permitiendo así la entrada del polen en éstas y que por lo tanto se realice la fecundación, garantizando la formación de sus frutos, además de semillas fértiles. También algunos invertebrados son importantes agentes dispersadores de semillas, colaborando en la diseminación de los vegetales en el planeta, lo que les permite abarcar territorios distantes a pesar de su limitación por la falta de desplazamiento.

Importancia ecológica de los invertebrados filtradores

Los invertebrados filtradores involucran animales que están dotados de diversas estructuras especializadas en su cuerpo que les permiten filtrar partículas del agua. Algunos de estos organismos tienen un rol destacado como purificadores de los cuerpos de agua, es el caso por ejemplo de poríferos que se encargan de filtrar partículas en el fondo de las aguas marinas que no utilizan ningún otro ser vivo y les permiten por tanto entrada a las cadenas tróficas, al ser éstas depredadas por otros individuos. Además estos interesantes invertebrados se encargan de funcionar como aumentadores de la productividad primaria de los ambientes marinos.

Invertebrados como control biológico

Una resaltante importancia ecológica de los invertebrados radica en que algunos de ellos funcionan como controladores biológicos de otras especies, característica relacionada con sus hábitos alimenticios, bien sea de herbívoros, carnívoros, omnívoros o incluso parásitos. Un ejemplo destacado en este ítem se encuentra en los ecosistemas coralinos, con invertebrados acuáticos del tipo erizos de mar (equinodermos) con dietas herbívoras, al ser consumidores de algas, mantienen su crecimiento controlado, favoreciendo a los corales en contar con mayor espacio y disponibilidad de luz para su crecimiento.

Otros equinodermos como los el grupo de las estrellas de mar también pueden desempeñarse como depredadores tope con múltiples hábitos alimenticios, ya que las hay herbívoras, detritívoras, carnívoras, consumidoras de corales, carroñeras o incluso caníbales.

¿Sabías que también son provechosos para la agricultura? Te recomiendo esta lectura: Control de plagas agrícolas usando invertebrados.

Autores consultados

  • Badillo-Solís, A.; Pérez-Rodríguez, R.; Lamothe-Argumedo, R. (1998).
  • Castillo-Rodríguez, Z. (2014).
  • Chacón, M. (2005).
  • Fernández, J. (2014).
  • Genzano, G.; Schiariti, A.; Mianzan, H. (2014).
  • Guevara, G.; Jara, C.; Godoy, R.; Boeckx, P. (2013).
  • Hanson, P.; Springer, M.; Ramírez, A. (2010).
  • Martínez, G. (2020).
  • Torruco, D.; González, A. (2010).
  • Vallejo, D. (2019).