Hábitat de los invertebrados ¿dónde viven?

Hábitat de los invertebrados, dónde viven animales invertebrados
Hábitat de los invertebrados
Jose Luis Cernadas Iglesias/CC BY 2.0

En este artículo hablamos del hábitat de los invertebrados, es decir, ¿dónde viven?, dado la gran diversidad de formas que han adoptado a lo largo de los tiempos.

Los animales generalmente tienden a seleccionar un tipo de hábitat idóneo que presente las características adecuadas para su desarrollo y reproducción, todo esto influenciado por un patrón evolutivo. La selección de hábitat se convierte en un proceso que involucra las características del ambiente y el comportamiento intrínseco de cada especie. Debido a esto y a la gran diversidad biológica a escala global, los animales invertebrados presentan características de selección muy particulares, las cuales serán abordadas de manera general en algunos de los filos más representativos.

Tipos de hábitat de los invertebrados

Porifera

El filo Porifera o las comúnmente llamadas esponjas, agrupa especies que en estadios adultos son sésiles (sin movimiento). Son organismos sésiles que se establecen en las profundidades marinas y presentan un estadio larval planctónico, el cual se encarga de asentarse en el sitio adecuado para la formación de una esponja adulta. El asentamiento de la larva planctónica es dependiente de un factor abiótico importante, la luz. Así, la larva buscará sitios sombreados que permitan la protección de los Rayos UV, con poca sedimentación y que mantenga a la esponja alejada de los depredadores. Por lo tanto, los hábitats generalmente seleccionados son aguas profundas, grutas o cuevas que se encuentran presentes en aguas limpias con movimientos moderados, en regiones mediterráneas y regiones tropicales, concretamente entre el Pacífico y el Atlántico.

Cnidaria

El hábitat de los invertebrados cnidarios, al ser un grupo de animales que incluye a las medusas, anémonas, corales e hidroides; incluso estos últimos, agrupan a la familia (Hydridae) que se establece en medios dulceacuícolas; sin embargo, la gran mayoría son animales completamente marinos. El establecimiento y selección de hábitat de los cnidarios varía bastante dado su ciclo de vida dimórfico, representado por un estado sésil (polipoide) y un estado móvil (medusoide). Generalmente este filo es considerado cosmopolita y de amplia distribución, debido a que las diferentes clases pueden presentar estados completamente sésiles o estados predominantemente móviles. Las clases sésiles son dependientes de aguas limpias, zonas con niveles de luz bajos e intermedios y sustratos de adhesión variables (rocas, bentos, etc). Las clases que se mantienen en la columna de agua (pelágicas) generalmente permanecen en aguas superficiales.

Platelmintos

Este es un grupo de metazoos que involucra una gran cantidad de formas y diversidad de ambientes, que se debe tener en cuenta para abordar el tema que nos ocupa: el hábitat de los invertebrados.

La diversidad de ambientes se debe a que agrupa cuatro clases y tres de estas son parásitos. Así, Trematoda, Cestoda y Monogenea, son las tres clases del filo que parasitan animales vertebrados y la mayoría de estos parásitos involucran, dentro de su ciclo de vida, más de un hospedero diferente. Monogenea, es la única clase dentro de este filo que comúnmente es ectoparásita. Sin embargo, la clase Turbellaria difiere del resto debido a que son de vida libre y se pueden encontrar en suelos húmedos, debajo de la hojarasca y ambientes marinos o dulceacuícolas.

Nematodos

Son considerados un filo cosmopolita que se encuentra ampliamente distribuido en gran diversidad de ambientes. En este caso el hábitat de los invertebrados nematodos incluye formas de vida libre y parásitos. Las formas de vida libre se encuentran en suelos, ambientes marinos y dulceacuícolas; los parásitos son mucho más grandes que las formas de vida libre y se asocian principalmente a plantas, aunque algunos grupos parasitan diferentes tipos de vertebrados. Así mismo, algunos autores proponen que la gran distribución y éxito de los nematodos, en diferentes condiciones externas, está dada por la cutícula que les permite sobrevivir a condiciones áridas (desiertos y regiones polares) y resistir a la digestión enzimática por parte de los hospederos que parasitan.

Anélidos

Gusanos celomados que se han adaptado eficazmente a los ambientes marinos y terrestres, debido a su gran éxito de establecimiento en sitios con agua disponible. Mayoritariamente el hábitat de los invertebrados anélidos se encuentran asociados a regiones marinas, enterrados en el fango del litoral y en zonas afóticas (sin luz); sin embargo, pueden estructurar galerías en sustratos mucho más complejos como las rocas y grietas de sistemas dulceacuícolas. Los gusanos terrestres, presentan hidrotactísmo y geotactísmo positivo, que induce la inserción en el suelo y la formación de galerías que generan el aumento de la porosidad y fertilidad del mismo.

Moluscos

Los moluscos, al ser un grupo bastante diverso presentan diferentes tipos de adaptaciones y una huella evolutiva bastante marcada. Dicha huella evolutiva ha generado la divergencia morfológica y ecológica en la gran cantidad de organismos que abarca dicho filo.

En cuanto al hábitat de los invertebrados moluscos, es posible encontrarlos en diferentes localidades y microhabitats específicos, debido a que son un grupo cosmopolita. Abordando las clases de manera general; los Aplacóforos, Monoplacóforos, Escafópodos y Bilvavos, son clases bentónicas, que pueden llegar a estar ubicadas a 7000 metros de profundidad y la tendencia común, en dichas clases, es generar galerías dentro del bentos o las rocas. La clase de los Poliplacóforos es conocida por ser submareal e intermareal. Los Gasterópodos agrupan aproximadamente 70.000 especies que pueden pertenecer a ambientes marinos, terrestres o dulceacuícolas; los terrestres también pueden ser dulceacuícolas y permanecer bajo la hojarasca húmeda o las rocas de afluentes con bajo grado de contaminación. Por último, la clase más derivada dentro del filo son los Cefalópodos, que se establecen en diferentes ambientes marinos afóticos y fóticos, debido a su desarrollo cefálico que les ha permitido la distinción de ambientes con recursos óptimos en zonas múltiples de la columna de agua; sin embargo, preferentemente se movilizan por propulsión a chorro en la zona bentónica.

Equinodermos

El hábitat de los invertebrados equinodermos, aunque se han considerado netamente marinos, en la actualidad existen reportes de algunas estrellas que han sido encontradas en lagunas cercanas al mar y regiones estuarinas. Generalmente, la ubicación y selección de hábitat de las clases pertenecientes a este filo se ve influenciada por la estructuración de la comunidad bentónica, en la cual, cumplen un rol como depredadores dentro de la red trófica, y debido a las diferentes adaptaciones en el sistema digestivo, pueden explotar varios niveles dentro de dicha red. A su vez, es relevante mencionar que algunas clases morfológicamente menos conspicuas presentan fototropismo negativo, como es el caso de los ofiuroideos, y debido a esto permanecen ocultos bajo las rocas.

Hábitat de los invertebrados artrópodos

Los artrópodos son el grupo más derivado dentro de los animales invertebrados y debido a las características seleccionadas a lo largo de los años, como son la modificación de los apéndices corporales, han colonizado la mayoría de ambientes en la biosfera a excepción de la Antártida. Así mismo, la diversidad de ambientes en los que se pueden encontrar se debe al comportamiento, ciclos de vida y las posibles asociaciones que puedan tener con otras especies ya sean vegetales, animales o fúngicas.

Referencias

Brusca, R. and Brusca, G. (2005). Invertebrados. 1st ed. Madrid: McGraw-Hill, Interamericana de España.

Calva, L. G. (2002). Hábitos alimenticios de algunos equinodermos. Parte 1. Estrellas de mar y estrellas serpiente. ContactoS, 46, 59-68.

Fragoso, C. (2001). Las lombrices de tierra de México (Annelida, Oligochaeta): diversidad, ecología y manejo. Acta Z003’. Mex. frxs.) Número especia! l, 731, 200.

Gispert, C. (1999). Invertebrados. 1st ed. Barcelona, España: Oceano Grupo Editorial.

Meadows, P. S., & Campbell, J. I. (1972). Habitat selection by aquatic invertebrates. Advances in marine biology, 10, 271-382.

Moore, J. and Overhill, R. (2006). An introduction to the invertebrates. 2nd ed. Cambridge: Cambridge University Press.

Padua, A., Lanna, E., Zilberberg, C., Paiva, P. C. D., & Klautau, M. (2013). Recruitment, habitat selection and larval photoresponse of Paraleucilla magna (Porifera, Calcarea) in Rio de Janeiro, Brazil. Marine Ecology, 34(1), 56-61.