Estás aquí: Inicio » Información animales invertebrados » Diferencias entre moluscos y equinodermos, con esquema explicativo

Diferencias entre moluscos y equinodermos, con esquema explicativo

Especies tipos para diferencias entre moluscos y equinodermos

Los animales incluidos dentro de los Phylla Mollusca y Echinodermata aunque comparten algunas similitudes como la carencia de una columna vertebral (invertebrados), la organización corporal general tapizada por tejido mesodérmico o también conocida como celoma y la concurrencia de algunos ejemplares en hábitats marinos, poseen grandes discrepancias tanto en apariencia externa como anatómicamente, estas líneas se centran en ello, en las diferencias entre moluscos y equinodermos, desde el punto de vista de su tamaño y hábitat, desarrollo embrionario, apariencia externa, organización interna, reproducción y desarrollo, entre otras características.

Diferencias entre moluscos y equinodermos en cuanto a su tamaño y hábitat

El tamaño de estos invertebrados es variable y ambos grupos poseen especímenes con longitudes similares, con valores que van desde menos de 1 centímetro hasta aproximadamente 1 o 2 metros, que alcanzan por ejemplo algunos ejemplares como ciertas almejas del el grupo del Phyllum Mollusca y unos pepinos o estrellas de mar por el de los Echinodermata. Sin embargo, las mayores diferencias entre moluscos y equinodermos en este aspecto radican en que los primeros pueden alcanzar mayores proporciones que los segundos, esto se observa en casos puntuales como los calamares gigantes que pueden llegar a proporciones de 20 metros de longitud.

En relación al hábitat, aunque en ambos casos, el espacio dominado es el marino, solo los moluscos han sido exitosos en la colonización de otros tipos de cuerpos agua, por lo que existen algunos especímenes dulceacuícolas o incluso terrestres, pero siempre circundantes al agua que necesitan para su desarrollo.

El tipo de desarrollo embrionario es otra de las diferencias entre moluscos y equinodermos

Ambos taxones son celomados triblásticos, pero los moluscos poseen una cavidad celomática más bien reducida, por otro lado la de los equinodermos se encuentra generalmente bien desarrollada. En cuanto al tipo de desarrollo que existe durante la embriogénesis (en relación a la parte que origina el blastoporo) se encuentra otra de las diferencias entre moluscos y equinodermos, ya que en el caso de Mollusca estos son protóstomos, lo que quiere decir que el blastoporo da lugar primeramente a la boca, con segmentación espiral, mientras que en Echinodermata se observa lo opuesto, se origina el ano inicialmente, lo que recibe la nominación de deuterostomo, con segmentación radial.

Diferencias entre moluscos y equinodermos en su apariencia externa

Otra de las diferencias entre moluscos y equinodermos se encuentra en el aspecto externo, la simetría, en los primeros es de tipo bilateral (aunque algunos ejemplares suelen ser asimétricos); los segundos, en cambio, son radiales pentámeros (pentaradiales), pero las formas inmaduras siguen siendo bilaterales.

En cuanto a su cuerpo, los moluscos están dotados de una organización corporal más suave y blanda, con un revestimiento calcáreo, la concha, cuyo rol es la protección a la masa visceral; se evidencia una cabeza y generalmente un pie integrado por músculo, aunque algunos ejemplares constan de tentáculos. Por su parte, los equinodermos poseen un eje central del que parte cinco radios, sin una cabeza distintiva, son más rígidos al estar dotados de un endoesqueleto calcáreo, con osículos con diferentes grados de desarrollo dependiendo de las especies, desde elementos dispersos hasta constituyendo placas o un caparazón duro, algunas veces también poseen espinas.

Organización interna de Mollusca y Echinodermata

En el caso de la organización de los sistemas y órganos también existen diferencias entre moluscos y equinodermos en los siguientes sistemas corporales:

Sistema digestivo

Aunque en ambos grupos el sistema digestivo es cerrado, en Mollusca existe una estructura en la cavidad bucal que es exclusiva de ellos y que se encuentra ausente en Echinodermata, es la rádula un órgano encargado de raspar y que utilizan para nutrirse, presentándose variedades morfológicas en los diferentes tipos de moluscos.

Circulación e intercambio de gases

Los dos taxones también poseen un sistema circulatorio abierto, en los moluscos con la presencia de varios senos y redes de vasos, además de un corazón con dos aurículas y un ventrículo; por su parte, la circulación en los equinodermos ocurren en el celoma, reforzada tanto por el sistema acuífero, así como el hemal, sin presencia de un corazón.

El intercambio de gases es realizado por diferentes estructuras y partes del cuerpo en ambos casos, en los moluscos se da gracias a branquias verdaderas (ctenidios) y otras branquias cuyo génesis es secundario, también a través del manto, de la superficie del cuerpo o en algunos casos por medio de regiones vascularizadas del manto que se llaman pulmones; en los equinodermos es normal observar ausencia de órganos especializados y el intercambio es realizado mediante extensiones externas y paredes delgadas.

Sistema excretor

Este sistema en los moluscos se encuentra representado por la presencia de metanefridios, variables en complejidad en los diferentes tipos, mientras que en los equinodermos no existe un sistema como tal y la excreción se realiza por difusión a través de la superficie corporal.

Sistema nervioso

Este sistema posee grandes diferencias entre moluscos y equinodermos, comenzando porque en el primero hay presencia de ganglios anteriores y nervios en números pares, en algunos ejemplares se evidencia un pronunciada cefalización y los órganos sensoriales se encuentran más desarrollados, existiendo gran variedad, incluso con ojos que van desde simples a complejos, mientras que en Echonodermata hay carencia de una centralización, por lo que este sistema es más simple, con una red de nervios, sin cerebro o ganglio cerebroideo, sus órganos receptores son poco especializados y por lo general hay ausencia de ojos, solo algunos equinodermos están dotados de ocelos.

Aspectos relacionados con la reproducción

Ambos taxones poseen ciertas similitudes en su proceso reproductivo y de desarrollo, ya que sus especímenes son organismos dioicos o hermafroditas con reproducción sexual, que puede ser con fecundación interna o externa, y desarrollo tanto indirecto como directo. Generalmente en los moluscos existe una etapa juvenil con un tipo de larva único de este grupo, la larva velígera, etapa que no atraviesan los equinodermos durante su desarrollo.

Además los equinodermos poseen capacidad regenerativa, si en algún momento pierden algunas de sus partes, las pueden volver a desarrollar e incluso en uno de los géneros puede ocurrir una regeneración completa de un individuo a partir de una región corporal, condición de la que carecen los moluscos. La reproducción asexual también puede ocurrir en algunos equinodermos con una división inicial del disco central, a partir de los cuales se originan dos nuevos individuos.

Otras diferencias entre moluscos y equinodermos

Además de las características mencionadas, existen otras discrepancias entre estos dos grupos de invertebrados, por ejemplo los cambios de pigmentación y color que presentan algunos moluscos como los cefalópodos, la bioluminiscencia o la presencia de bolsas de tinta junto a sus glándulas productoras, aspectos de los que carecen los equinodermos.

Cuadro comparativo con las diferencias entre moluscos y equinodermos

Cuadro comparativo (resumen o esquema) con las diferencias entre moluscos y equinodermos

Referencias

– Johnson, W.; Delanney, L.; Williams, E.; Cole, T. (1969). Principles of Zoology. Holt Rinehart and Winston. United States of America.

– Hickman, C.; Roberts, L.; Larson, A.; I´Anson, A.; Eisenhour, D. (2006). Principios integrales de Zoología. Editorial McGraw-Hill Interamericana. España.

– Recio, G. (2016). Equinodermos: características, clasificación y ejemplos

– Recio, G. (2016). Moluscos, descripción y características

– Ríos-Jara, E., A. Hermosillo-González y C. M. Galván-Villa. (2016). Moluscos marinos (Mollusca). En: La Biodiversidad en Colima. Estudio de Estado. México, pp. 279-287.

– Zamora, S.; Domínguez, P.; Vargas, P. (2012). Equinodermos.