Equinoideos, caracteristicas principales. Erizos de mar

Invertebrados Equinoideos, Echinoidea
Equinoideos, Echinoidea: erizos de mar

Los Equinoideos, Echinoidea, también conocidos como erizos de mar, son una clase dentro del filo de los equinodermos. Su principal característica es la ausencia total de brazos y su forma esférica, más o menos aplanada según la especie. Su nombre viene dado por las espinas que tienen recubriendo todo su cuerpo y que les dan un aspecto bastante diferente al resto de equinodermos.

Características de los equinoideos

A pesar de no tener brazos, les sucede como a los holoturoideos, la mayoría mantienen su estructura secundaria pentamérica. Sin embargo, algunas especies han evolucionado especialmente para vivir enterradas bajo el fondo marino y han adquirido una simetría secundaria bilateral. La estructura corporal de estos dos tipos de equinoideos es bastante diferente.


Los erizos de mar regulares acostumbran a tener una forma más esférica y constan de diez partes que radian desde su eje central. Cinco de estas partes presentan pies ambulacrales mientras que las otras carecen de ellos. El cuerpo se divide en dos hemisferios, el oral donde está centrada la boca y el aboral donde están el ano y el madreporito. Las espinas en estos animales invertebrados están distribuidas por toda la superficie y son especialmente grandes en la zona media.

Los erizos de mar irregulares, también conocidos como erizos corazón, presentan una serie de adaptaciones en su cuerpo. En primer lugar, sus espinas son bastante más pequeñas, aunque más abundantes, y están repartidas de manera uniforme por todo su cuerpo. Su función es básicamente la de excavar. Sólo tienen pies ambulacrales en las zonas más aplanadas, la oral y la aboral. La boca está en la zona oral, pero desplazada hasta un extremo.

Las espinas tan características de los equinoideos varían mucho en forma y tamaño. En general miden pocos centímetros, entre 1 y 3, pero en determinadas especies pueden llegar hasta los 30 cm. En algunas especies estas espinas son extremadamente afiladas y sirven de protección contra depredadores, incluso algunas contienen veneno.

El sistema circulatorio de los equinoideos es común a los otros equinodermos con un sistema abierto vascular de agua y un sistema hemal abierto. El líquido circulatorio llena el celoma o cavidad corporal y contiene celomocitos, las células encargadas en el transporte de oxígeno y excreción.

El principal centro neurálgico de los equinoideos es el nervio circular alrededor de la boca desde donde irradian cinco nervios principales que se ramifican en nervios más pequeños. Los órganos sensoriales de estos animales incluyen receptores para el tacto, la luz y las substancias químicas. También tienen estatocistos para mantener su posición estable.

Alimentación

La alimentación de los equinoideos regulares se basa en las algas que hay adheridas en la superficie de las rocas y las obtienen raspando con su boca. Los erizos de mar irregulares normalmente se alimentan de sedimentos usando sus pies ambulacrales. Un órgano característico de muchos equinoideos es la linterna de Aristóteles, formada por cinco estructuras triangulares de carbonato de calcio que apuntan hacia la boca. Además de este órgano, el aparato digestivo es bastante similar al del resto de equinodermos con su esófago, estómago e intestino que desemboca en el ano.


Respiración

La respiración en estos invertebrados se da normalmente a través de 5 branquias externas localizadas alrededor de la boca. El fluido corporal es bombeado hacia las branquias por músculos asociados a la linterna de Aristóteles, pero esto sólo ocurre cuando el animal tiene poco oxígeno. Los pies ambulacrales también pueden actuar como órganos respiratorios y llevar a cabo el intercambio gaseoso, especialmente en erizos de mar irregulares.

Reproducción

La reproducción de los equinoideos es sexual y todas sus especies son dioicas. La fecundación es siempre externa y tanto el macho como la hembra expulsan sus gametos a través del gonoporo. Una vez fecundados, muchas especies incuban sus huevos, algunas entre las espinas y otras entre los pies ambulacrales. El desarrollo del animal es indirecto ya que necesita pasar por la fase larvaria equinopluteus. Es de vida libre, nadadora y consta de 6 brazos larvarios.

Clasificación de los equinoideos

Antiguamente la clasificación taxonómica de los equinoideos se basaba en la simetría secundaria que presentaban, considerando las especies con simetría pentamérica dentro de la subclase Regularia y las demás en la subclase Irregularia. Sin embargo hoy en día la clasificación es diferente. Consta de dos subclases: Euechinoidea y Perischoechinoidea.

En la sublcase Perischoechinoidea se incluye un gran número de especies ya extinguidas y sólo hay una orden que contenga especies vivas, los Cidaroida. Destacan por tener múltiples columnas de placas ambulacrales.

Dentro de los Euechinoidea hay cuatro superórdenes: Atelostomata, Diadematacea, Echinacea, Gnathostomata.

Atelostomata

Se distinguen por tener una forma irregular y por no tener linterna de Aristóteles. Incluye las especies conocidas como erizos corazón.

Diadematacea

Destacan por tener generalmente sus espinas huecas. La mayoría de erizos de mar comunes están incluidos en esta superorden.

Echinacea

Tienen una cubierta rígida, diez placas bucales alrededor de la boca y sus espinas son mazizas.

Gnathostomata

Tienen forma irregular y aparato masticador para alimentarse. Su ano no está centrado en la cara aboral y viven enterrados. Se les conoce popularmente como dólares de arena o galletas de mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *