Crinoideos (Crinoidea) Un grupo de invertebrados muy antiguo

Crinoideos, Crinoidea
Crinoideos, Crinoidea

Los crinoideosCrinoidea, son animales invertebrados que aparecieron en la tierra durante el período Ordovícico, sobrevivieron a la extinción masiva del Pérmico y se diversificaron en cientos de especies que sobreviven hoy en día.

Se manejan dos hipótesis sobre el origen de los crinoideos. La primera sugiere que evolucionaron a partir de los eocrinoides y eocistoides. La otra hipótesis considera que pudieron haber evolucionado a partir de los Edrioasteroides. Sin embargo ha sido difícil definir su origen. ya que los posibles grupos ancestrales comparten características claves, tales como la vinculación directa a los sustratos, la simetría radial y la presencia de placas calcáreas.


Los crinoideos, clase Crinoidea, son el grupo más antigua del filo Echinodermata y están asociados a las estrellas y erizos de mar. Sus restos esqueléticos se encuentran entre los más abundantes e importantes fósiles.

Exhiben una plasticidad morfológica que genera grandes dificultades taxonómicas. Se conocen alrededor de 700 especies vivientes, siendo la mayoría de aguas profundas y pertenecientes a los arrecifes de coral.

Debido a la forma de su cuerpo, se les conoce actualmente como lirios de mar, a los que poseen un tallo y son de aspecto similar a una flor. Mientras que los que han perdido su tallo y flotan libremente en los océanos reciben el nombre de estrellas con plumas.

Aunque algunos difieren en apariencia de sus antepasados fósiles, las formas vivas siguen proporcionando pistas sobre cómo deben haber vivido estas criaturas hace millones de años.

Distribución de la clase Crinoidea

La clase Crinoidea son un grupo de animales que se pueden encontrar tanto en aguas tropicales como en mares polares. Su número y diversidad suelen ser más altos en regiones ecuatoriales.

Muy abundantes en la zona norte de la gran barrera de coral Australiana, así como en Papua Nueva Guinea e Indonesia.

Características de los crinoideos

Los crinoideos son invertebrados marinos, de formas y colores diversos. Presentan simetría pentaradial, que es característica principal de los equinodermos.

Poseen una columna o tallo segmentado conformado por piezas en forma de disco, apiladas una encima de la otra. Cada una de las piezas del tallo es hueca en el centro y presenta variedad de formas (redondas, pentagonales, forma de estrella o elípticas).

En la parte superior del tallo, que puede llegar a medir más de 1 metro, se encuentra el cáliz, estructura en forma de copa que va a contener la boca, el sistema digestivo, los órganos reproductores y el ano. A su vez, el cáliz está formado por dos anillos de placas interconectadas y con una orientación espacial que lo ubican lejos del sustrato y debajo del orificio oral.

La parte inferior del cáliz contiene placas rígidas dispuestas radialmente en filas de cinco. De las placas emergen los brazos con estructuras articuladas denominadas osículos, que a su vez presentan surcos con pínulas o pelos diminutos que le permiten al animal filtrar el alimento, aunque también resultan esenciales para la locomoción. El número de brazos varía desde 5 en el caso de los crinoideos primitivos hasta 200 en algunas especies vivas.


Poseen un sistema nervioso, que consta de un anillo alrededor de la boca que se extiende hacia cada brazo. Otro anillo con nervios ramificados que se localizan en los brazos está asociado a los sentidos del animal y una red neural alojada en el cáliz, que es la que permite el control del movimiento.

Todo el cuerpo del animal se haya soportado por placas de carbonato cálcico, rasgo que ha hecho posible que miles de especies extintas sean fósiles importantes del Paleozoico.

Hábitat y costumbres

Los crinoideos son animales invertebrados exclusivamente marinos y se les puede encontrar tanto en aguas poco profundas como a profundidades que varían entre 200 y 300 metros.

La mayoría son sésiles (lirios de mar) y se adhieren fuertemente al sustrato o fondo del mar. Otros en cambio son planctónicos (estrellas con plumas) y nadan libremente, aunque no muy rápido.

Sus brazos densos hacen que los crinoideos sean particularmente atractivos para organismos comensales o ectoparásitos, que desean esconderse de sus depredadores o simplemente refugiarse.

Muchos son de hábitos nocturnos y se esconden durante el día, sin embargo hay especies que se pueden ver en los arrecifes tanto en el día como en la noche.

Alimentación

Todos los crinoideos tienen un sistema de alimentación de suspensión pasiva, muy antiguo pero muy eficiente desde el punto de vista energético. Este sistema se basa principalmente en el movimiento del agua ambiental. Utilizan los brazos entrelazados y las pínulas que los componen para atrapar y obtener su alimento, el cual hace un recorrido desde la boca al esófago del animal y luego al intestino, que conecta con el ano.

Su alimentación está basada en micropartículas y pequeños organismos tales como diatomeas, foraminíferos pelágicos, algas unicelulares, larvas de invertebrados, plancton y detritus.

Reproducción de los crinoideos

Por lo general, los ejemplares del grupo Crinoidea no presentan dimorfismo sexual, aunque las hembras de algunas especies tienen bolsas visibles para llevar a las crías y los machos un tamaño ligeramente más pequeño que las hembras.

Los crinoideos son dioicos y tienen canales que producen gametos. Los huevos fertilizados nacen en el agua y de ellos emerge una larva ciliada y con forma de barril. La larva se adhiere al sustrato y comienza su transformación hasta convertirse en un adulto. Las especies que nadan libremente maduran en el sustrato antes de separarse.

Bibliografía

– McEdward y Miner. (2001)
– Baumiller y Messing. (2005)
– Brusca y Brusca. (2003)
– Nilsen. (2002)
– Kitazawa y col. (2007)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *