Escifozoos (Scyphozoa). Un grupo de invertebrados interesante

Escifozoos, clase Scyphozoa
Escifozoos, clase Scyphozoa

Los Escifozoos son una clase dentro del filo Cnidaria, descrita por Gotte en 1887. La clase incluye aproximadamente 200 morfoespecies, entre las cuales se encuentran las medusas más grandes.

El nombre escifozoo (Scyphozoa) proviene de la palabra griega skyphos, que significa copa y hace referencia a la forma que presenta el animal en una de las etapas de su ciclo de vida.


Aunque existe cierta inestabilidad en la sistemática del grupo, muchos investigadores dividen a los escifozoos en 4 ordenes: Stauromedusae, Coronatae, Semaeostomae y Rhizostomae.

Las acumulaciones de escifozoos tienen un fuerte impacto global y perjudicial tanto a nivel económico como ecológico, ya que pueden afectar de manera negativa a la pesca, obstruir las tomas de agua de las centrales eléctricas e invadir los ecosistemas. Algunas especies como Chrysaora quinquecirrha, Pelagia noctiluca y Cyanea capillata resultan venenosas al contacto, por lo que se debe tener especial precaución entre los bañistas.

Órdenes de escifozoos

El grupo Stauromedusae: está representado por organismos pequeños y sésiles, en forma de copa. Se adhieren a algas, conchas, rocas y otros sustratos. Su ciclo de vida comprende solo las etapas de plánula y pólipo. Por lo general se encuentran en aguas frías.

Los Coronatae: se caracterizan por tener un surco característico en la etapa de medusa. Se localizan en aguas profundas y se caracterizan por ser muy pigmentados.

Orden Semaeostomae: las especies representantes se distinguen por tener tentáculos alrededor de la boca, a lo largo y debajo del cuerpo de la medusa.

El grupo Rhizostomae: a diferencia de los otros, presenta múltiples aperturas bucales a nivel de los tentáculos orales.

Características del grupo Scyphozoa

Los escifozoos presentan una simetría radial, la cual está presente tanto en la etapa de pólipo como en la de medusa. La fase de pólipo es la que se encuentra adherida al sustrato, mientras que la fase predominante es la medusa, forma de vida libre, similar a una sombrilla o copa, de aspecto gelatinoso.

Los escifozoos tienen una organización interna simple y al igual que otros cnidarios no poseen cabeza, tracto digestivo, ni órganos especializados para la respiración o excreción.

En la etapa de medusa, dependiendo de la especie se van a observar una o varias bocas. Tanto los alimentos, como los desechos y las células reproductivas van a ingresar o salir, según sea el caso, a través de las aperturas bucales. Alrededor de la boca tienen tentáculos, que en el caso de las medusas gigantes como Cyanea arctica, pueden llegar a medir hasta 40 metros de largo. Los tentáculos presentan células tóxicas y urticantes, cnidocitos, que a su vez contienen nematocistos, y que le sirven a la medusa para protegerse de los depredadores o para atrapar a sus presas.

No presentan partes duras ni esqueleto, por lo que su rigidez estructural se debe a la mesoglea, un material interno que incluye células ameboides que se originan a partir de la epidermis.


La etapa de medusa presenta un anillo muscular que al relajarse y contraerse permite que el animal se impulse a través del agua, bien sea para atrapar a su presa o huir de sus depredadores. A diferencia de las hidromedusas y cubomedusas no presentan velo, un tejido que se proyecta hacia el interior del cuerpo.

Por lo general las medusas presentan un diámetro que varía entre 2-40 cm, aunque la especie Cyanea capillata puede llegar a alcanzar los 2 metros de ancho.

El sistema nervioso de los escifozoos está constituido por una red de células, sin embargo algunas especies poseen anillos nerviosos más organizados.

Hábitat y distribución

Los escifozoos son animales marinos y tienen una amplia distribución a nivel mundial. Se les puede encontrar en la superficie de los océanos o en profundidades abisales. Pueden ser pelágicos, planctónicos o sésiles.

Son de vida solitaria, sin embargo la especie Aurelia aurita suele encontrarse en colonias de cientos a miles de individuos.

Algunas especies de medusas del grupo escifozoos pueden observarse activas durante todo el año, mientras que otras tienden a ser estacionales y predominar en los meses cálidos de verano.

Alimentación según fase

En su fase de medusa se alimenta de una variedad de crustáceos, plancton, larvas de otros organismos y peces, que captura usando los nematocistos. Otros en cambio se alimentan filtrando el alimento.

Reproducción

Los escifozoos tienen un ciclo de vida polimórfico, pueden vivir como pólipo o medusa, e incluso alternarse entre esas dos fases.

La mayoría de las especies presenta sexos separados (dioicas) y pueden reproducirse de manera sexual (etapa de medusa) o asexual (etapa de pólipo).

El aparato reproductor se encuentra en el estómago y los gametos se expulsan a través de la boca. Posteriormente el óvulo fertilizado produce una larva (plánula), que da lugar a un pólipo, el cual se adhiere al fondo del mar. Allí, este se reproduce asexualmente, dando lugar a un nuevo pólipo o a una medusa microscópica (éfira), la cual tardará años en alcanzar su madurez sexual.

Estado de conservación

Debido al gran número de especies presentes en el grupo escifozoos resultaría muy extenso listar con exactitud el estado de conservación de cada una de ellas. Sin embargo de manera general la IUCN actualmente no considera ninguna especie de medusa amenazada o en peligro de extinción.

Bibliografía

– Graham y Bayha. (2007)
– Pitt y col. (2009)
– Richardson y col. (2009)
– Brusca y Brusca. (2005)
– Bayha, K.M y col. (2010)
– Ceh, J. y col. (2015)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *