Estás aquí: Inicio » Artrópodos » Tarántula, los arácnidos gigantes

Tarántula, los arácnidos gigantes

Tarántula, arácnidos gigantes, arañas grandes
© Paradais Sphynx; tarántula

El término tarántula hace referencia a un grupo de arañas que pertenecen a la familia de los Terafósidos (Theraphosidae) y que incluye aproximadamente unas 900 especies. El nombre de tarántula fue utilizado originariamente para denominar una especie de araña lobo típica de la zona del mediterráneo, pero actualmente se utiliza como nombre general. La tarántula es un animal invertebrado que pertenece al filo Arthropoda (Artrópodos), clase Arachnida (Arácnidos) y orden Araneae (Arañas). Dentro del orden existen un número amplio de familias, incluso arañas de dimensiones grandes también denominas tarántulas, como es el caso de  los Licósidos y los diplúridos.

Características y descripción de la tarántula

Las tarántulas son animales invertebrados consideradas como arañas grandes, con tamaños de cuerpo que van entre los 2,5 y los 10 centímetros, mientras que con sus piernas pueden llegar hasta los 30 centímetros. En cuanto al peso, las grandes superan los 80 gramos y algunas especies pueden llegar a los 150 gramos.

Muchas de las especies presentan un color marrón, especialmente las que se encuentran en América. Hay otras que pueden tener colores azules, negros y amarillos. Una de las características que las diferencian respecto a otras arañas es que las tarántulas tienen pelos conocidos como escópulas. Estos pelos les permiten trepar por superficies inaccesibles para otras arañas como puede ser el cristal.

Como todas las arañas, la tarántula tiene el cuerpo dividido en dos partes, el prosoma y el opistosoma, cuentan con 8 patas, con un par de quelíceros y otro par de pedipalpos. La tarántulas es una araña venenosa y almacena su veneno en unas glándulas conectadas con los quelíceros.

En la parte posterior de su cuerpo cuentan con las estructuras a través de las cuales secretan la seda. Estas estructuras se conocen como espineretes y, a diferencia de la mayoría de arañas, las tarántulas tienen sólo dos o cuatro y no seis. Las tarántulas no forman telas de araña y normalmente utilizan la seda para formar madrigueras y refugios; aunque algunos estudios han demostrado que determinadas tarántulas también pueden secretar seda a través de sus patas y eso también les ayuda a moverse por superficies resbaladizas.

A pesar del aspecto feroz de la tarántula, en su boca sólo pueden entrar líquidos que la araña absorbe. El órgano digestivo de la tarántula es un tubo que recorre toda la longitud de su cuerpo. En la parte del prosoma el tubo se expande y forma una estructura parecida al estómago que es la que aporta la capacidad de succión a las tarántulas. El alimento llega luego a los intestinos donde se parte en partículas muy pequeñas capaces de atravesar las paredes del intestino en la hemolinfa, en riego sanguíneo, y se distribuye por el cuerpo.

La percepción de las tarántulas se hace principalmente a partir de unos pequeños pelos llamados setas, muy sensibles al tacto, a las vibraciones y a diferentes substancias químicas. También tienen ocho ojos situados normalmente en dos filas de cuatro, aunque son muy sencillos y en la mayoría de casos sólo detectan luz, oscuridad y movimiento.

Distribución geográfica ¿Dónde viven las tarántulas?

Las tarántulas sólo pueden vivir en ambientes con temperaturas temperadas o cálidas y por eso sólo se encuentran en el centro y sur de América, en el sur de Europa y Asia, en África y Oceanía.

Hábitat y alimentación de la tarántula

La mayoría de tarántulas prefieren vivir en ambientes áridos y secos, aunque otras pueden habitar zonas arboladas y más húmedas. Como no fabrican telas de araña, acostumbran a vivir en agujeros naturales, ya sea entre tocas o en árboles. Utilizan su seda para forrar estos huecos y hacer una estructura similar a una puerta que les permite detectar cuando una posible presa anda cerca.

¿Qué comen las tarántulas?

La tarántula es un animal invertebrado depredador, son capaces de cazar presas mucho más grandes que ellas. Su dieta más habitual son pequeños insectos u otros artrópodos, aunque las especies más grandes pueden llegar a alimentarse de lagartos, ratones, aves pequeñas y algunas serpientes.

Normalmente la tarántula captura sus presas manteniéndose al acecho, esperando a que se acerquen sin ponerse a la vista y sólo atacan cuando la presa está en una posición de la que no puede escapar. Las presas pequeñas mueren al instante con la inyección de su veneno, mientras que las grandes pueden tardar varias horas y acabar muriendo por una reacción alérgica y no por el veneno directamente.

Reproducción de las tarántulas

El proceso reproductivo de la tarántula es similar al de la mayoría de arañas. Los machos sueltan paquetes de espermatozoides en pequeñas redes de seda y luego los recogen con sus pedipalpos hasta que encuentran a una hembra con la que emparejarse. Normalmente utilizan distintas señales y cortejos antes de comenzar la reproducción y finalmente introducen los pedipalpos con los espermatozoides en la hembra.

Las hembras pueden depositar entre 50 y 2000 huevos, dependiendo de la especie. Lo hacen en un saco de seda y los guardan durante varias semanas hasta que eclosionan. Normalmente las hembras se mantienen muy cerca de los huevos y se vuelven más agresivas durante este proceso.

Datos adicionales. Curiosidades

Aunque la tarántula suelen tener fama de peligrosa, muchas especies no suponen una amenaza para los humanos y de hecho se han convertido en una mascota habitual.

Aunque las arañas suelen estar en la parte más alta de la cadena trófica y la tarántula es un gran depredador, también son presas para otros animales. Los más habituales son una familia de avispas y otros artrópodos, por ejemplo los ciempiés gigantes. A pesar de eso, tienen mecanismos de defensa como pelos urticantes, que con el frote de sus patas lanzan a sus enemigos, de esa manera se introducen en la piel, ojos u otros órganos sensibles del depredador, irritando la zona afecta por las toxinas presentes en los pelos urticantes.

El canibalismo sexual también está presente en algunas especies de tarántulas. Existen discrepancias sobre este comportamiento en el que la hembra suele comerse al macho, muchos autores consideran que es un medio eficaz de conseguir una presa fácil, a la vez que la aporta una fuente alimenticia muy importante para su futura prole.