Estás aquí: Inicio » Artrópodos » Tarántula Goliat, Theraphosa blondi, características, hábitat y más

Tarántula Goliat, Theraphosa blondi, características, hábitat y más

Tarántula Goliat, Theraphosa blondi
John (https://www.flickr.com/photos/8373783@N07/)/CC BY 2.0

La tarántula Goliat (Theraphosa blondi) es una especie perteneciente a la familia Theraphosidae (suborden Mygalomorphae), donde se encuentran incluidas las arañas de mayor tamaño del orden Araneae. Estas arañas fueron reseñadas originalmente como arañas comedoras de aves o arañas comedoras de pájaros, debido a su gran tamaño. Sin embargo, las aves son presas que rara vez consume una tarántula Goliat.

Theraphosa blondi es considerada la araña más pesada y grande que existe en la actualidad. Sin embargo, otras especies del mismo género (Theraphosa) tienen un tamaño similar al de la tarántula Goliat, por lo que aún no está muy bien definido cuál de estas especies es la más grande.

En general, la tarántula Goliat es un animal de actividad principalmente nocturna y, además, son grandes depredadores de la hojarasca de las selvas que ocupan. Son invertebrados tranquilos y tímidos, si son perturbados suelen huir rápidamente hacia su guarida. A pesar de esto, cuentan con una serie de estrategias defensivas para disuadir a los depredadores.

La tarántula Goliat se considera un animal depredador generalista, pues consume prácticamente cualquier organismo que pueda capturar, desde invertebrados hasta pequeños vertebrados. Theraphosa blondi tiene una distribución muy amplia, incluyendo poblaciones en muchas áreas protegidas en varios países. Sin embargo, muchos son los peligros para su supervivencia, ya que las zonas que ocupa se caracterizan por poseer recursos de gran interés para el hombre.

Características de la tarántula Goliat

La tarántula Goliat es una de las especies más grande dentro de los arácnidos. Su cuerpo (cefalotórax y abdomen) mide alrededor de 120 mm y la envergadura de sus patas estiradas alcanza tallas de hasta 260 mm de longitud media, no obstante, algunas hembras llegan fácilmente a los 300 mm de longitud total. Al igual que otras arañas, la tarántula Goliat dispone de cuatro pares de patas, un par de pedipalpos y un par de quelíceros. Todos estos apéndices se articulan en el cefalotórax. Por otro lado, el abdomen redondeado contiene dos pares de hilanderas, que les son útiles para la construcción de telarañas poco elaboradas.

Los machos son más delgados y esbeltos que las hembras; además, presentan algunas características adicionales que los diferencian de las hembras. En el primer par de patas de los machos, concretamente en las tibias, lucen un par de ganchos quitinizados que funcionan en la inmovilización de los quelíceros de las hembras durante la reproducción. También presentan, en el extremo distal del pedipalpo, unas estructuras con funciones reproductivas llamadas bulbos palpares.

Las tarántulas tienen órganos estridulatorios, con los cuales pueden emitir por fricción sonidos de baja frecuencia para comunicarse. Para percibir el medio que las rodea, poseen ocho ojos en el tubérculo ocular, ubicado en el borde anterior del cefalotórax. Estos ojos solo son sensibles a los cambios en la iluminación a lo largo del día. Estas arañas lucen pelos sensoriales especializados en sus patas y pedipalpos, a través de los cuales perciben vibraciones desde el suelo. De esta forma, pueden detectar fácilmente a sus presas y distinguir si se acerca alguna fuente de peligro.

Ecología y comportamiento

La tarántula Theraphosa blondi es una especie predominantemente nocturna. Durante el día, las hembras se refugian en galerías bajo tierra, en las cuales evitan el ataque de sus depredadores. Los machos son más cursoriales, lo que quiere decir que son más móviles que las hembras. Esto se debe a que los ejemplares machos se mueven más en la búsqueda de hembras para reproducirse.

Al ser arañas de gran tamaño cuentan con una serie de maniobras defensivas contra sus depredadores, que coinciden con las estrategias usadas por otras especies de la subfamilia Theraphosinae.

Una vez que se encuentra sometida a alguna interacción negativa, puede asumir, en primer lugar, una posición defensiva que consiste en advertir al depredador y enseñarle un par de “colmillos” (quelíceros) que pueden alcanzar los dos centímetro de longitud. Estas estructuras están asociadas a un par de glándulas de veneno en la región del cefalotórax. El veneno, aunque no es peligroso para grandes vertebrados, en comparación con el de otras arañas, si es capaz de generar un dolor agudo.

Como segundo método de defensa, la tarántula Goliat cuenta con una serie de pelos urticantes que recubren la superficie del abdomen, y están diseñados contra el ataque de vertebrados. Estos pelos son capaces de causar reacción alérgica, picazón y ardor sobre los depredadores. Los pelos urticantes pueden ser de varios tipos. En general, son tan pequeños y ligeros que tienden a flotar con mucha facilidad en el aire. Los pelos urticantes de la tarántula Goliat son particularmente efectivos si llegan a ingresar a los ojos, la nariz o la boca.

Cuando inicia el proceso de muda, la tarántula Goliat suele construir una cama de seda sobre la cual liberan algunos pelos urticantes que la protegerán durante este proceso, en el cual son muy susceptibles al ataque de algún depredador.

El veneno de estas arañas no representa un gran peligro para el ser humano, ya que su composición proteínica no es muy compleja. El dolor de una picadura de tarántula Goliat es similar al provocado por el aguijón de una abeja. No obstante, existen muchos riesgos de infección debido a las heridas que dejan los quelíceros al ingresar en la piel. Algunos síntomas presentados tras un accidente con una tarántula Goliat son sangrado de la herida, dolor local y enrojecimiento. También puede ocurrir sudoración y mareos generalizados, cuya duración es desde unas pocas horas hasta varios días.

Distribución y uso de hábitats

Theraphosa blondi tiene una distribución que se limita a las selvas húmedas del norte de Sudamérica, incluyendo parte de los territorios de Venezuela, Colombia, Guyana Francesa, el norte de Brasil y Surinam.

La tarántula Goliat es una araña principalmente terrestre. De manera similar a las arañas errantes, pasa la mayor parte de su vida en la tierra. Tanto las hembras como los machos establecen moradas en cavidades presentes en el suelo, por ejemplo, guaridas de roedores que han sido abandonadas, espacios entre las raíces de especies vegetales, incluso en cavidades bajo troncos, rocas y bordes de algún talud.

Estos animales presentan una separación de hábitat asociada al sexo. De esta forma, los machos maduros sexualmente son moradores casi permanentes del suelo, por donde se desplazan en busca de las hembras. Por su parte, las hembras permanecen cerca de sus refugios, abandonándolos únicamente en las noches para buscar alimento. También pueden permanecer cerca de la entrada de la madriguera por horas, esperando capturar animales desprevenidos.

Pocos datos han sido publicados sobre el uso de otros estratos del bosque por parte de estas arañas. Los ejemplares juveniles tienen una mayor capacidad de usar otros hábitats como la vegetación arbustiva, incluso los árboles, pues presentan menor masa corporal que los ejemplares adultos.

Alimentación de Theraphosa blondi

Esta especie es un potencial depredador de muchos vertebrados debido a su gran tamaño. Es considerada de hábitos alimenticios generalistas, pues puede capturar fácilmente una gran variedad de invertebrados y vertebrados pequeños, entre los que se incluyen reptiles como serpientes y lagartos, varias especies de anfibios, aves pequeñas e incluso roedores. Algunas especies de serpiente depredadas por Theraphosa blondi son Leptodeira annulata, Oxyrhopus sp. y Drymoluber dichrous. La tarántula Goliat también es capaz de depredar a serpientes altamente tóxicas como las mapanares, Bothrops atrox, lo cual la posiciona como un depredador tope del suelo, en las selvas que ocupan.

Otras presas consumidas son pequeños mamíferos tipo musarañas e incluso pequeños marsupiales como los rabipelados. También han sido observadas consumiendo algunas aves que caen en redes de niebla. Sin embargo, el mayor número de presas consumidas se corresponde con otros invertebrados, siendo en mayor proporción insectos como las cucarachas y grillos , incluso pueden consumir otras tarántulas de menor tamaño.

Una vez localizan una presa, la tarántula Goliat (Theraphosa blondi) la captura con sus patas y al mismo tiempo inoculan el veneno a través de sus quelíceros. El veneno cuenta con una serie de enzimas que inician un proceso de licuado de la presa. Al igual que otros arácnidos, las tarántulas carecen de mandíbulas para masticar, por lo cual vierten enzimas digestivas sobre la presa para luego succionar un cóctel nutritivo pre-digerido.

Reproducción de la tarántula Goliat

En estas enormes arañas no existe dimorfismo sexual hasta que los ejemplares adultos se desarrollan completamente. En todas las tarántulas las hembras son más robustas que los machos, los cuales tienen un cuerpo esbelto y un abdomen delgado. Mientras que las hembras tienen un abdomen de mayor tamaño y son considerablemente más pesadas.

Las hembras de tarántula Goliat viven por mucho más tiempo en la naturaleza que los machos, pues a menudo en el proceso de reproducción, si la hembra no acepta al macho, termina por capturarlo y consumirlo. Este comportamiento es común en muchas especies de tarántulas. Cuando un macho logra toparse con la guarida de una hembra, lo cual puede hacer a través de la detección de señales químicas que las hembras dejan alrededor de la guarida, la provoca para que salga de su nido e inicia un ritual de cortejo.

El cortejo de los machos consiste principalmente en tocar con sus pedipalpos la región ventral de la hembra, en repetidas ocasiones, como si fuera un tambor. Una vez que la hembra accede, el macho la levanta haciendo uso de su primer par de patas e inmoviliza sus peligrosos quelíceros, dejando expuesta su abertura genital. Con posterioridad, el macho introduce el esperma empleando el bulbo palpal. La hembra tiene la capacidad de almacenar el esperma por un largo período de tiempo. Una vez se dan las condiciones adecuadas, las hembras colocan una masa de huevos envuelta en seda que puede contener hasta 100 huevos. Pocos estudios se han desarrollado para evaluar la ecología reproductiva de esta enorme araña.

Usos y conservación

Estas arañas están sometidas a presiones étnicas. Algunas tribus indígenas venezolanas las cazan activamente para usarlas como alimento. Para ello, capturan a las arañas vivas y luego las transportan para colocarlas en fogatas. Mediante este proceso, eliminan los pelos urticantes presentes en su abdomen y las cocinan para finalmente consumirlas.

Aunque no es una especie que esté amenazada, la destrucción de la selva amazónica puede constituir un problema a largo plazo. Los principales problemas son la deforestación para la extracción maderera y la minería.

Adicionalmente, la tarántula Goliat es comercializada como mascota en muchas regiones del mundo debido a su gran tamaño. Las hembras son muy longevas, en condiciones ideales pueden vivir en cautiverio por más de 20 años.

Cuadro resumen, ficha de Tarántula Goliat, Theraphosa blondi
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

Bibliografía

  • Bilce, T. M., Monteiro, L. B., Coêlho, T. A., & De Souza, D. C. (2021).
  • Carvalho, W. D. D., Norris, D., & Michalski, F. (2016).
  • Da Silva FD, Bastos R, Loreno de Almeida Cerqueira V, Almeida Pereira Silva E. 2019.
  • Fontana MD, Lucas HSM, Vital Brazil O. 2002.
  • Perez-Miles, F. 2020.