Quelicerados: animales invertebrados del grupo Chelicerata

Quelicerados, Chelicerata
Quelicerados, Chelicerata

Concepto, distribución y clasificación de quelicerados

Los quelicerados son animales invertebrados que pertenecen a un grupo muy antiguo, que evolucionó hace 500 millones de años. Se ubican dentro del subfilo Chelicerata y son el principal grupo dentro del filo Arthrópoda. Son organismos muy diversos y comprenden alrededor de 77000 especies vivas, que a su vez pueden ser divididas en catorce órdenes reconocidos.

Tienen una distribución a nivel mundial y ocupan diferentes nichos, tanto en ambientes acuáticos como terrestres.


Como representantes de los quelicerados se encuentran los arácnidos, euriptéridos, picnogónidos y xiphosuros, dentro de los cuales destaca el cangrejo cacerola(Limulus polyphemus), considerado por algunos como un ejemplo de fósil viviente.

El grupo de los quelicerados, contiene tres clases: Arácnida, Pignogónida y Merostomata. Sin embargo algunos autores consideran a los Merostomados como una superclase.

La clase Aráchnida, es la más estudiada, y está representado por un gran número de animales. Bien adaptado al hábitat terrestre y con aproximadamente 75000 especies descritas. Se distinguen por presentar un abdomen sin branquias y 4 pares de patas. Dentro de este grupo se encuentran las arañas, escorpiones, pseudoescorpiones, garrapatas y ácaros. Algunos ejemplares del grupo son venenosos y su picadura puede llegar a causar mucho dolor o incluso la muerte en el ser humano.

En la clase Pycnogónida, se estiman alrededor de 1000 especies, que tienen como hábitat el fondo de los océanos, y se alimentan principalmente de esponjas, cnidarios y moluscos. Estos organismos se caracterizan por ser en su mayoría de cuerpos pequeños y patas muy delgadas, poseen branquias y un cefalotórax angosto con cuatro grupos de apéndices, en los cuales se incluyen de 4 a 6 pares de patas marchadoras. Como ejemplos de esta clase se encuentran las arañas de mar.

La clase Merostomata, incluye dos subclases: Euriptérida y Xiphosurida.

La subclase Euryptérida, ya extinta, se destaca por poseer un cefalotórax muy estrecho. Como miembro de este grupo destaca el escorpión marino gigante, el cual podía llegar a alcanzar los 3 metros de longitud.

La subclase Xiphosura, está representada por 4 especies de quelicerados. Se encuentran en ambientes marinos, en la costa Atlántica de Norte América, en el Golfo de México, en las costas de Japón, Corea, Filipinas e Indonesia. Se alimentan de algas y otros invertebrados. Poseen un cefalotórax amplio y arqueado, el cual está cubierto por un caparazón sin segmentos. Como ejemplo de esta subclase destaca el cangrejo cacerola, el cual muestra un aspecto prehistórico.

Características generales de los quelicerados

El subfilo Chelicerata, quelicerados, han evolucionado y se han adaptado a diferentes estilos de vida. Entre las características que comparten con los otros miembros del filo Artrópoda, destaca la presencia de un cuerpo segmentado, un exoesqueleto y patas articuladas. El exoesqueleto corresponde a una estructura externa muy dura, hecha principalmente de quitina, que tiene como función, proteger el cuerpo del animal, así como prevenir la desecación y conferir soporte estructural. Periódicamente los quelicerados mudan su exoesqueleto para poder incrementar su tamaño.


A pesar de las similitudes con el resto de los artrópodos, los quelicerados también poseen rasgos distintivos, como es un cuerpo dividido en dos regiones: el cefalotórax o prosoma, que corresponde a la fusión de la cabeza con el tórax y el abdomen (opistosoma).

A diferencia de los insectos, que también son artrópodos y poseen ocho pares de patas, los quelicerados presentan 6 pares de apéndices especializados a nivel del prosoma. El primer par corresponde a unas pequeñas pinzas (quelíceros), por las cuales el grupo recibe su nombre (quelicerados) y seguidamente se encuentra el segundo par, los pedipalpos. Ambas estructuras (quelíceros y pedipalpos) pueden variar en función, en algunos casos y dependiendo de la especie, son empleadas para la alimentación, y en otros, como estructuras sensoriales, de defensa, reproducción o locomoción. Los 4 pares de apéndices restantes por lo general son usados para caminar. En el caso del opistosoma, sus funciones, suelen estar relacionadas con la digestión, respiración y circulación.

Otras características que distingue a los quelicerados es la presencia de ojos simples, y a su vez la ausencia de mandíbulas y antenas que sí presentan otros artrópodos. Animales como las arañas, también poseen estructuras accesorias, como pelos en sus patas, que le permiten percibir sonidos, vibraciones y corrientes de aire.

En relación a la respiración, en el grupo de los quelicerados podemos encontrar tres tipos de órganos respiratorios: branquias, pulmones en libro y tráqueas. Los pulmones en libros están conformados por una especie de láminas apiladas, que aumentan la superficie respiratoria. Algunas especies carecen de estos órganos, por lo que el intercambio gaseoso se lleva a cabo a través de la cutícula, mientras que en organismos como los pignogónidos, la respiración ocurre a través de difusión directa.

Como sistema excretor, los quelicerados presentan glándulas coxales y túbulos de Malpighi, las cuales permiten que los productos de desecho sean eliminados en forma de guanina.

El sistema nervioso y circulatorio de los quelicerados muestra diferencias entre las diferentes clases que conforman al grupo, llegando a ser muy específicos y complejos en algunos casos.

Reproducción

Los quelicerados presentan sexos separados y la reproducción puede llevarse a cabo, tanto de forma directa como indirecta. En algunos organismos, como las arañas, la reproducción implica la inserción del esperma en el aparato genital femenino. Formados los huevos podrán desarrollarse en un capullo y ser depositados en las telas de araña o ser transportados por la hembra.

Otros quelicerados, en cambio, no ponen huevos ya que son vivíparos, y la cría se desarrolla directamente. También se ha observado ovoviviparidad en algunas especies.

Alimentación del grupo Chelicerata

Inicialmente todos los quelicerados eran depredadores, sin embargo a medida que evolucionaron, desarrollaron diferentes estrategias para la alimentación. Actualmente se reconoce que pueden ser herbívoros, detritívoros, depredadores, parásitos y carroñeros.

Son incapaces de digerir alimentos sólidos, debido a que poseen un intestino muy estrecho, por esta razón inyectan enzimas digestivas en sus presas, a manera de licuar los tejidos y órganos internos, para posteriormente succionar los jugos resultantes. Algunas especies de quelicerados se alimentan del néctar de las flores o de la sangre de sus presas.

Bibliografía

– Hickman C, Roberts L, Keen S. (2012)
– Ruppert E, Fox R, Barnes R. (2004)
– Russell-Hunter, W. D. (2014)
– E.E. Schwager y col. (2015)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *