Estás aquí: Inicio » Artrópodos » Pulgas (sifonápteros), características, tipos y su picadura

Pulgas (sifonápteros), características, tipos y su picadura

Pulgas

Las pulgas o sifonápteros son un grupo cuantioso de insectos carentes de alas, que se encuentran ampliamente distribuidos en el mundo, son pequeños, pero pueden causar grandes molestias a aves y mamíferos, incluyendo al ser humano. Este artículo se centra en la descripción de estos insectos, su taxonomía, forma, tamaño, alimentación, desplazamiento, reproducción, tipos, además de mencionar los signos de las picaduras y las enfermedades que pueden transmitir, ya que poseen gran relevancia a nivel de salud tanto pública como veterinaria.

¿Qué tipo de animal es una pulga?

Las pulgas son un grupo numeroso de insectos muy diminutos y que se conocen porque su alimentación está basada en sangre de otros animales (principalmente mamíferos, pero también parasitan algunas aves), que incluyen mascotas y también el ser humano, por lo que tienen importancia en salud pública al ser transmisores de algunas enfermedades.

Taxonomía

Actualmente existen más de dos mil especies, distribuidas en 241 géneros y 18 familias, además de estar agrupadas en el taxón de los sifonápteros; pero ¿qué significa sifonáptero?, esta palabra proviene de una combinación del término “sipho”, “a” y “pteron” que se traducen como sifón, sin y alas, respectivamente y que hacen mención a las características de este grupo, su forma de alimentarse empleando un sifón o tubo alimentario y su carencia de alas.

La taxonomía de las pulgas es la siguiente:

¿Cuáles son las características de una pulga?

Los principales aspectos que describen a este tipo de insectos son los que se muestran a continuación:

Tamaño

Como ya se ha mencionado, son diminutas, miden apenas unos pocos milímetros de longitud, lo que dificulta su visualización. Por lo general, su tamaño adulto no supera los 3 mm y medio, aunque se han observado ejemplares de 5 a 8 mm.

Forma

Antes de mencionar ¿cómo son las pulgas? hay que aclarar que son insectos holometábolos, que pasan por diferentes etapas en su ciclo de vida, por lo que la morfología y caracteres distintivos varían dependiendo de si es un huevo, una larva, una pupa o un adulto (imago).

Huevos de pulgas: poseen un tamaño que oscila entre los 0.1 y 0.5 mm de longitud, son lisos, de forma bien sea esférica u ovalada, blanquecinos y se depositan en los huéspedes, entre los pelos y plumas, pero como carecen de secreciones pegajosas, caen bien sea en nidos, madrigueras, suelo o en los lugares que estos se encuentren.

Larvas: las pulgas tienen tres estadios larvarios (I, II y III), muy similares pero diferentes en cuanto a su tamaño, poseen aspecto de gusano (vermiformes), con setas en todo su cuerpo, son totalmente ciegas y carecen de patas, habitando bien sea en las madrigueras de los mamíferos o en los nidos de las aves.

Las larvas están dotadas de mandíbulas que utilizan para alimentarse, la fase I además tiene un diente con el que rompen el huevo para salir de él. Además constan de dos glándulas de seda mandibulares con la que construyen la crisálida cuando pasan a la etapa de pupa.

Pupa: se encuentra dentro de su crisálida de seda, pueden tener adheridos residuos que les sirven también de camuflaje.

La pupa es exarata y posee una estructura en la cabeza, llamada tubérculo frontal que les permite liberarse del capullo cuando termina esta fase. Algunas pulgas conservan este tubérculo en su etapa de adultos, otras lo pierden cuando salen de la crisálida.

Adulto o imago: como todo insecto está conformado por una cabeza, un tórax y un abdomen. La cabeza posee variedad de formas, dependiendo del ejemplar, puede tener ojos, pero también hay sifonápteros en los que estos faltan, como los de huéspedes nocturnos.

Las pulgas tienen un par de antenas con tres segmentos que resguardan en unas ranuras llamadas fosas antenales. Estas se encuentran a cada lado de la cabeza del imago.

El tórax consta de 3 segmentos (pro-meta y mesotórax), en cada uno de ellos se ubica un par de patas, el último es el mayor tanto en tamaño como en desarrollo. Todas las patas están dotadas con espinas o cerdas de longitudes variables.

Por su parte, el abdomen está conformado por 11 segmentos. En ésta sección se encuentra la genitalia característica de cada uno, además, también posee una estructura sensitiva muy importante llamada pigidio, normalmente con cerdas. Esta estructura les permite detectar movimientos, vibraciones, así como algunas diferencias de temperaturas y también puede ayudar al momento de la cópula durante la reproducción del animal.

Hábitat y distribución de los sifonápteros

Son insectos que se encuentran ampliamente distribuidos a nivel mundial, habitando junto a sus huéspedes. Los sifonápteros pueden encontrarse incluso en las regiones polares como el ejemplar Glaciopsyllus antarcticus, llamado popularmente pulga antártica, ya que es ectoparasitaria de ciertas aves de estas regiones biogeográficas.

Alimentación

Como ya se ha mencionado las pulgas (sifonápteros) son insectos hematófagos, es decir, que se alimentan de sangre, dicha sustancia la succionan de los huéspedes que parasitan, estos son mamíferos principalmente, pero también algunas aves.

La alimentación la efectúan por medio de sus estiletes, los cuales forman el sifón o tubo alimentario. Estos estiletes son potentes y tienen capacidad de atravesar la piel.

Durante la etapa de larvas, su nutrición está basada en cualquier tipo de desechos orgánicos, incluyendo las heces de los adultos o imagos, de las que pueden obtener sangre.

¿Cómo se desplazan las pulgas?

Una de las incógnitas comunes relacionadas con el desplazamiento de las sifonápteros es ¿las pulgas vuelan o saltan?, parte de esta inquietud ya está resuelta, ya que se ha afirmado que los sifonápteros carecen de alas, motivo por el cual no pueden volar; pero para poder movilizarse entre sus huéspedes utilizan sus patas, principalmente el tercer par, adaptado para que puedan realizar increíbles saltos, que en el rango vertical pueden alcanzar los 20 cm de distancia y horizontalmente los 40.

Reproducción de los sifonápteros

Los sifonápteros se reproducen de forma sexual, generalmente la cópula ocurre en los huéspedes, el macho colocándose debajo de la hembra. La puesta es abundante (desde cientos hasta millares de huevecillos), con una o continuas generaciones por año.

Estos insectos pueden copular rápidamente, algunos incluso lo hacen después de emerger del capullo. Aunque tanto machos como hembras son hematófagos, algunas especies ameritan una ingesta de sangre en periodos previos a la reproducción para lograr la formación de los huevos.

Tipos de pulgas

La cifra de sifonápteros es elevada, más de 2000 especies, de los cuales algunos poseen relevancia en el ámbito de la salud pública y veterinaria, pues afectan a mascotas y también al ser humano, de una forma directa o indirecta transmitiendo enfermedades, a continuación algunos ejemplos de pulgas:

Pulex irritans (pulga humana): de hábitat cosmopolita y también tiene la capacidad de infestar varias especies animales, se le conoce de igual manera como pulga común. En su fase de imago miden aproximadamente los 2 mm de longitud.

Ctenocephalides felis (pulga del gato): también es cosmopolita, con una extensa distribución. En algunas ocasiones también se ha observado parasitando a perros y otros animales. Su cabeza es alargada, pero no tanto como la de C. canis.

Ctenocephalides canis (pulga del perro): cosmopolita, con una cabeza bastante alargada (el doble que la C. felis), pero redondeada en su región anterior y puede tener un periodo de latencia en el capullo bastante largo, de hasta 234 días.

Picaduras de las pulgas

Los huéspedes de los sifonápteros suelen verse afectados de diversas maneras. Las picaduras tienen a ser desde poco molestas hasta bastante dolorosas o incluso insoportables para algunas personas. Los signos incluyen pequeños puntos rojos, inflamación, reacciones alérgicas diversas, fiebre, entre otros.

La mayor preocupación a nivel sanitario se da por la transferencia de patógenos a humanos y animales. Entre las enfermedades transmitidas por estos insectos ápteros se encuentran: algunas parasitosis (tenias, filarias), tifo murino, peste, salmonelosis, entre otras.

Ficha sobre las pulgas

Referencias

  • Beaucournu, J.; Gómez-López, M. (2015).
  • García, L.; Suárez, Y. (2010).
  • Lareschi, M.; Venzal, J.; Nava, S.; Mangold, A.; Portillo, A.; Palomar-Urbina, A.; Oteo-Revuelta, J. (2018).
  • Pulido-Villamarín, A.; Castañeda-Salazar, R.; Ibarra, H.; Gómez-Méndez, L.; Barbosa-Buitrago, A. (2016).
  • Villalobos-Cuevas, V.; Weber, M.; Lareschi, M.; Acosta, R. (2016).