Procesionaria, Thaumetopoea pityocampa, una oruga nociva

Procesionaria, Thaumetopoea pityocampa
Procesionaria, Thaumetopoea pityocampa
Katja Schulz (flickr.com)/CC BY 2.0

La procesionaria, conocida por su nombre científico como Thaumetopoea pityocampa, es un tipo de lepidóptero que puede ser una plaga. El término lepidóptero se refiere a aquellos insectos, casi siempre voladores, que han pasado por una metamorfosis (ver orden Lepidoptera).

En la naturaleza, generalmente, se presenta un equilibrio entre los hábitats y las especies que en ellos viven. Sin embargo, por diversas razones, algunas poblaciones de insectos y otros animales suelen salirse de control. Es el caso de la procesionaria, que requiere de la intervención humana para ser controlada, ya que sus grandes poblaciones no solo dañan los árboles que habitan, sino que ponen en riesgo la salud de las personas.

¿Cómo es y dónde vive la procesionaria?

Este insecto pasa por una metamorfosis completa. Inicialmente es un huevo en lo que se consideraría su etapa embrionaria. Eclosiona como oruga por un lapso de 7 meses. Con posterioridad, entran en una etapa de letargo, enterradas para luego encerrarse en su pupa hasta ser mariposas en Julio, es decir, en pleno verano. El inicio del ciclo biológico reproductivo depende de factores como el clima.

La procesionaria establecen vínculos sociales. De hecho, su nombre se debe a la procesión que realizan, una detrás de otra, para pasar a la fase de pupa, enterradas en la tierra.

En consecuencia, los huevos los depositan en las coníferas, normalmente en lo alto, son visibles fácilmente dado que están realizados con una capa sedosa de color claro. Las larvas siguen en el árbol alimentándose de vegetación y refugiándose en el nido. Llegada la etapa cálida bajan de los pinares, se entierran y se metamorfosean en mariposas. Con posterioridad, el ciclo biológico comienza nuevamente, cuando las mariposas salen de la tierra, se aparean y ponen los huevos en los nidos que confeccionan en las copas de los pinos.

El principal depredador de la procesionaria son las aves (puedes acceder a contenido relacionado con aves aquí), pero las evita a toda costa ya que es un insecto de hábitos nocturnos.

Siendo oruga, alcanza 4 centímetros de longitud. Inicialmente, es de color verdoso, con la cabeza negra. Luego, su vista general es de color pardo, llena de pelos blanquecinos. Estos pelos tienen su nacimiento en puntos rojizos sobre su piel. Los pelillos urticantes son anaranjados y están entre sus pliegues, en pequeñas bolsas. Se liberan incontables pelitos cuando se mueven o se molestan las larvas.

En su etapa adulta, el cuerpo es de color parduzco, las alas de la procesionaria alcanzan de 3 a 5 centímetros de longitud, estas son grises, de tono similar a la ceniza, atravesadas por 3 franjas más oscuras, al igual que las venas que hacen patrones en estas. Del lado posterior, las alas son blancas con una mancha oscura contrastante y bordes grises.

Viven principalmente en pinos, pero también se les encuentra en cedros y abetos. Su rango geográfico abarca el sur tanto de Europa como de América.

Es el insecto defoliador más conocido y que causa mayor impacto en los bosques de coníferas (Aquí puedes informarte de la división Coniferophyta) españoles. El término defoliador atañe a la caída de las hojas donde viven y se reproducen.

¿Por qué puede ser una plaga?

Básicamente, porque los pelos de la procesionaria son urticantes, así como su condición de defoliadores. Cuando sus poblaciones son muy grandes y no controladas, bien por la ausencia de sus depredadores principales, las aves, o bien por el cambio climático y la actividad antrópica, pueden causar daños muy importantes en los bosques de coníferas, así como generar fuertes alergias en los humanos y animales.

Los alérgenos contenidos en estos pelitos urticantes producen:

– Erupciones en la piel que pueden extenderse por semanas.

– Irritación ocular, siendo esta la más delicada de las afecciones.

– En personas con hipersensibilidad alérgica puede complicarse la reacción, hasta el punto de sufrir asfixia por inflamación de las vías respiratorias.

La prevención es buena opción frente a la procesionaria

La prevención es la mejor medida a tomar cuando las poblaciones de estas orugas constituyen plagas. Los expertos recomiendan, sobre todo en zonas urbanas donde hay pinos, evitar molestar a las larvas en los troncos de estos árboles. Del mismo modo, evitar jugar en la tierra debajo de los pinos, pues seguramente allí se encuentran las crisálidas y, en esta fase, todavía tienen pelos urticantes.

Si a simple vista se observan grandes poblaciones de procesionarias, es recomendable solicitar la evaluación de los órganos competentes (autoridades) para realizar una fumigación y, de este modo, evitar los daños que puedan causar en las zonas urbanas.

Cómo es la taxonomía de Thaumetopoea pityocampa

Thaumetopoea pityocampa es un invertebrado artrópodo clasificado en la clase Insecta, orden de los lepidópteros y superfamilia Noctuoidea. En cuanto a la familia, queda integrado en el grupo de los notodóntidos. Su designación científica se atribuye a Schiffermüller que la nombró en 1776.