Estás aquí: Inicio » Artrópodos » Ortópteros, orden Orthoptera, características y ejemplos

Ortópteros, orden Orthoptera, características y ejemplos

Ortópteros, orden Orthoptera
Ortópteros, orden Orthoptera

Ortópteros (Orthoptera) constituyen un orden de la clase Insecta, filo Arthropoda, el cual agrupa insectos tan conocidos como los saltamontes, las langostas de campo y los grillos, entre otros.

En el orden Orthoptera, ortópteros, se encuentran dos divisiones (subordenes) principales: Ensifera (grillos verdaderos) y Caelifera (verdaderos saltamontes). Ensifera incluye las familias Gryllidae (grillos) y Tettigoniidae (grillos de arbusto, saltamontes de cuerno largo que se refieren a sus largas antenas). Caelifera abarca los verdaderos saltamontes de la familia Acrididae (saltamontes de cuerno corto que se refieren a sus antenas cortas).

Características generales del orden Orthoptera

La denominación de ortóptero proviene del griego orthos (derecho) y pteron (alas), es decir “alas rectas”, debido a la característica común de los miembros de este orden de poseer dos pares de alas sobre el tórax, que se superponen al abdomen en condición de reposo. Las alas anteriores o tegminas, son largas y más estrechas que las alas posteriores, tienen muchas venas y se endurecen en la base, mientras que las alas posteriores son más delgadas, membranosas, con venas rectas y numerosas venas transversales, que se repliegan hacia atrás cuando no se usan. En reposo, las alas posteriores se mantienen plegadas en forma de abanico debajo de las alas delanteras cuando están en reposo.

Una de las características más comunes asociadas con muchos ortópteros es su capacidad para producir un peculiar sonido llamado estridulación, que hace que los insectos de este orden sean famosos por el chirriar que producen con sus cuerpos. Todos hemos escuchado alguna vez el sonido característico de los grillos y los saltamontes. Hay pocos lugares en el mundo, durante los meses más cálidos, donde no se escuchen estos sonidos. Estos chasquidos o zumbidos se producen para reclamar territorio, atraer compañeros o hacer sonar una alarma. El volumen y el tono de las llamadas, generalmente producidos por los machos, son únicos para cada especie y los ayuda a reconocerse entre sí. Algunos ortópteros emiten sonidos que están fuera del alcance del oído humano. En ambos casos, la producción de sonido es importante para el comportamiento reproductivo. El sonido estridulatorio de los saltamontes se produce por el mecanismo que implica mover la parte posterior del ala frontal plegada. En las alas posteriores de otros saltamontes hay venas rígidas que producen un sonido diferente, crujiente (crepitación) durante el vuelo.

Acoplado a la producción de sonidos, estos insectos ortópteros poseen los órganos timpánicos, ubicados en cada lado del abdomen, se encuentran en ambos sexos de saltamontes y en la parte frontal de la tibia de la mayoría de los grillos y saltamontes.

Otros ortópteros presentan órganos auditivos menos evidentes, incluso determinas especies no poseen estos sistemas, concretamente dependen de la recepción del sonido en los pelos sensoriales ubicados en la cabeza, y un órgano auditivo llamado órgano de Johnston, que está muy extendido en el segundo segmento de la antena.

Los insectos del orden Orthoptera son de cuerpo pequeño, con pocas excepciones. Usualmente no sobrepasan los cinco centímetros, siendo escasos los que llegan a medir hasta doce centímetros. En la anatomía del insecto se diferencian tres partes: cabeza, tórax y abdomen. El abdomen presenta forma de cilindro. En la cabeza se encuentran las antenas, los ojos generalmente grandes y el aparato bucal, mandibulado, tipo masticador. Las patas traseras son alargadas, con una musculatura adaptada para saltar.

Como todos los insectos, los ortópteros son «ectotermos», un término que significa que dependen principalmente de fuentes externas de calor para elevar la temperatura de su cuerpo, por lo que su temperatura interna tiende a variar según la temperatura ambiente del ambiente.

La alimentación de los miembros del orden es principalmente de plantas (herbívoros).

Habitat y comportamiento de los ortópteros

La mayoría de los insectos ortópteros se alimentan y copulan durante el día, pero mudan y ponen sus huevos por la noche. Tienden a estar activos en horas nocturnas, especialmente en los trópicos. Algunos insectos ortópteros tienden a vivir solos, excepto durante la temporada de apareamiento. Sin embargo, ciertos grillos a menudo se encuentran en grupos pequeños.

Las especies de ortópteros se diversifican en hábitats diversos, incluyendo hábitats acuáticos, pero son prevalentes en regiones de pastizales. Incluso, algunos representantes son criptozoicas, es decir, viven en el humus.

Determinadas especies tienen gran relevancia económica pues son plagas de cultivos. Las langostas a veces forman enjambres masivos formados por cientos de miles, incluso miles de millones de individuos. Las langostas son ortópteros que muestran un cambio definido en su comportamiento, forma y funciones vitales del cuerpo a medida que pasan de vivir solos a unirse con otros individuos en enjambres. Otros grupos de ortópteros también forman enjambres. El grillo mormón de América del Norte es en realidad un gran saltamontes, sin alas, que regularmente forma grandes grupos que pueden destruir totalmente cualquier cultivo en su camino.

Reproducción

Los ortópteros presentan reproducción sexual. Son ovíparos. El cortejo y los comportamientos de apareamiento incluyen la vista, el sonido, el olfato y el tacto. Los saltamontes utilizan principalmente comunicación visual. Los machos colocan el paquete de esperma directamente en el cuerpo de la hembra. El paquete de esperma puede pesar hasta 60% del peso corporal total del macho. Posteriormente, las hembras ponen los huevos en el suelo, generalmente bien profundo y protegidos gracias a su ovopositor.

A diferencia de otros insectos, los ortópteros tienen una metamorfosis incompleta (son hemimatóbolos), que es un modo de desarrollo que incluye solo tres fases: huevo, ninfa y adulto. No tienen una etapa de pupa.

Las larvas generalmente eclosionan en unas pocas semanas o meses, a veces más. Se parecen mucho a los adultos cuando nacen, pero carecen de alas desarrolladas y órganos reproductores. La mayoría de los ortópteros no se preocupan por sus crías, aunque en algunas especies la madre cuidará sus huevos. Las larvas se desarrollan gradualmente, mudando de seis a diez veces antes de llegar a la edad adulta.

Referencias bibliográficas

– Crickets Grasshoppers and Katydids: Orthoptera – Behavior and Reproduction, disponible en: http://animals.jrank.org/pages/2369/Grasshoppers-Crickets-Katydids-Orthoptera-BEHAVIOR-REPRODUCTION.html

– Ashley B. Gurney. (2017) Orthopteran. Encyclopædia Britannica, disponible en: https://www.britannica.com/animal/orthopteran

– The Post-Embryonic Ontogeny of Acridimorpha (Orthoptera), (1968) EOS, Madr., 43:413–514

– S.K. GANGWERE, “A Monograph on Food Selection in Orthoptera,” Trans. Am. Ent. Soc., 87:67–230 (1961),