Estás aquí: Inicio » Artrópodos » Culícidos, Culicidae, mosquitos transmisores de enfermedades

Culícidos, Culicidae, mosquitos transmisores de enfermedades

Mosquitos culícidos, Culicidae

Con el nombre de culícidos se conoce a un grupo de mosquitos o zancudos cosmopolitas, solo exceptuando su ubicación en la Antártida, que poseen gran relevancia mundial, ya que muchos de sus especímenes tienen relevancia como vectores o vehículos de transmisión de distintos tipos de enfermedades cuyos agentes etiológicos son seres microscópicos (virus, bacterias, protozoarios y otros parásitos). Popularmente también se les llama cínifes o cénzalos en algunos lugares del mundo. A nivel taxonómico Culicidae es una familia del orden Diptera que incluye alrededor 3679 especies.

Estas líneas se centran en las características de esta familia, sus aspectos ecológicos y algunos ejemplos de culícidos.

Características de la Familia Culicidae

Los zancudos o miembros de la familia Culicidae se destacan por presentar metamorfosis durante su desarrollo y crecimiento, atravesando por varias fases o etapas, las primeras son acuáticas y el último estadio es aéreo. A continuación algunos aspectos morfológicos y anatómicos que los describen:

Huevos

Pueden ser depositados en solitario (como en el género Aedes y Anopheles) o en grupos (como por ejemplo en Culex), bien sea directamente en los cuerpos de agua o en zonas húmedas inundables, dependiendo de la especie de mosquito. Generalmente constan de flotadores que, como es de suponer, facilitan la flotación en el agua.

Larvas

Existen 4 diferentes fases larvarias, que se denominan en forma ascendente en relación a su desarrollo: L1, L2, L3 y L4. Las mayormente descritas son las que pertenecen a la última etapa o L4. En general, las larvas de los mosquitos o culícidos poseen la cabeza de gran tamaño, un tórax bien desarrollado y más grande que las otras partes corporales y un abdomen de forma cilíndrica, carentes de apéndices tanto torácicos como abdominales.

A pesar de que las larvas de los mosquitos o zancudos son acuáticas, necesitan aire para respirar, por lo que cuentan con un espiráculo sésil, localizado en la parte extrema de un tubo en el octavo segmento del abdomen para este fin. Se posicionan de diversas formas (paralela, oblicua, perpendicular) mientras toman el aire, la manera de realizar ésta práctica también resulta de utilidad para la identificación de algunos ejemplares; la respiración cuticular también es empleada por este tipo de dípteros y existen dos géneros capaces de aprovechar el aire de tejidos vegetales.

Pupa

Esta etapa se caracteriza por no ser inmóvil, sino nadadora. La cabeza y el tórax de los culícidos se encuentran fusionadas, por lo que reciben el nombre de cefalotórax y junto al abdomen constituyen todo el cuerpo, esta última región se encuentra articulada en 13 segmentos aplanados en un ángulo dorsoventral y cubierto de setas.

Los aspectos más sobresalientes de la pupa de los culícidos son unas trompetas respiratorias y unas paletas natatorias que como su nombre lo indican contribuyen con la respiración y el desplazamiento, respectivamente.

Adultos o imagos

Generalmente poseen pequeñas dimensiones, sus longitudes oscilan entre 3 y 6 mm, solo unas pocas poseen mayores proporciones, llegando a alcanzar los 20 mm en el caso de especímenes del género Toxorhynchites. Poseen un cuerpo estilizado, delgado y alargado, dividido como en los otros miembros de la Clase Insecta en 3 secciones (cabeza, tórax y abdomen). Uno de los aspectos más resaltantes de esta familia es su aparato bucal, perforador chupador, con estructuras modificadas a modo de estiletes finos y perforadores como una aguja, con una cobertura o proboscis.

La cabeza de los miembros de la familia Culicidae es pequeña, de forma subesférica, ojos de tipo reniformes, carecen de ocelos, las antenas son al igual que el cuerpo finas y largas, conformadas por entre 14 o 15 segmentos, adornadas con abundantes setas sobre todo en machos, que las poseen plumosas y con abundante densidad, mientras que las de las hembras son cortas o pilosas.

El tórax de los mosquitos culícidos es de morfología ovalada, carente de proyecciones y forma una especie de joroba. El escutelo de los mosquitos es corto y puede ser redondeado o trilobular. Las patas son estilizadas y frágiles, con coxas pequeñas y tarsos largos que finalizan en garras por lo general dentadas. Las alas de los mosquitos son alargadas, pero angostas, constan de venas longitudinales completas, 6 en total, una vena costal que circunda todo el ala y escamas que la recubren en toda su longitud, de diferente tamaño y coloraciones, pero cuyas características son importantes a nivel taxonómico. En la región abdominal se encuentran las estructuras de la genitalia también relevantes en la identificación taxonómica.

Aspectos ecológicos de los mosquitos o culícidos

La metamorfosis de los miembros de la familia Culicidae es completa, las hembras depositan los huevos en diferentes lugares, algunas las hacen directamente en los cuerpos hídricos, otras lo hacen en zonas inundables, este aspecto se relaciona con la resistencia que presentan algunas especies a la desecación. El número de huevos por puesta es oscilante en base a la especie, la edad y el ambiente, frecuentemente las cifras van desde 50 hasta los 200. La eclosión va a depender de las condiciones ambientales y las larvas pueden desarrollarse en gran variedad de cuerpos de agua.

La dieta de las larvas de los culícidos es variada, algunas son omnívoras, otras pueden ser filtradoras, ramoneadoras, detritívoras y también depredadoras de invertebrados y otros mosquitos, mientras que los adultos se alimentan de néctar, principalmente los machos, ya que las hembras ameritan completar su nutrición con la ingesta de sangre para el desarrollo de los huevos. La fase de pupa es un periodo inactivo en relación a su alimentación.

La gama de hospedadores que sirven como fuente sanguínea para las hembras de los miembros de la familia Culicidae es variada, encontrándose especies de preferencias antropofílicas y otros zoofílicas, incluyendo mamíferos, aves y anfibios. Mientras los culícidos se alimentan, segregan sustancias anticoagulantes que pueden desencadenar diferentes tipos de reacciones alérgicas y tóxicas, además de su papel marcado como vectores de enfermedades.

Con respecto a los hábitos reproductivos de los culícidos, los machos son polígamos ya que pueden aparearse con varias hembras, mientras que estas son monógamas, acumulando el esperma para las puestas posteriores sin necesidad de una nueva cópula.

Ejemplos de mosquitos o zancudos (culícidos)

A continuación se comentan algunos ejemplos de los miembros de la familia Culicidae:

Aedes aegypti: ejemplar habitante de los trópicos, con preponderante importancia en salud pública, ya que las hembras son antropofílicas, pican a los humanos generalmente en horas crepusculares y son el vector principal de virosis como la llamada dengue. Durante las fases iniciales, inmaduras o acuáticas pueden permanecer en contenedores de agua, así como también en huecos de árboles.

Culex pipiens: integrante de la subfamilia Culicinae, con variadas preferencias alimenticias, ya que las hembras pueden alimentarse de aves y mamíferos. Culex pipiens es un ejemplar resaltante por ser vehículo transmisor de arbovirosis, malaria aviar y otras enfermedades zoonóticas.

Anopheles maculipennis: miembro de la subfamilia Anophelinae e importante transmisor de enfermedades a animales y también al ser humano, como la arbovirosis, dirofilariasis y malaria.

Autores consultados

  • Alarcón-Elbal, P.; Delacour-Estrella, S.; Ruiz-Arrondo, I.; Pinal, R.; Muñoz, A.; Oropeza, V.; Carmona-Salido, V.; Estrada, R.; Lucientes, J. (2012).
  • Almirón, W.; Brewer, M. (1995).
  • Bastidas, R. (1980).
  • Bueno, R. (2010).
  • Chordá, F. (2014).
  • Ortega, A.; Reyes, F. (2020).