Moscas, unos dípteros muy numerosos, características y tipos

Moscas
Moscas
Jacinta Lluch Valero/CC BY-SA 2.0

Las moscas son insectos de cuerpo blando, pertenecientes al orden Díptera (del griego “di” que significa dos y “ptera” que significa alas). Son uno de los grupos más diversos en la naturaleza y actualmente hay más de 150.000 especies distribuidas a nivel mundial, de las cuales 15.000 se pueden encontrar en Europa.

A pesar de que tienen fama de ser una de las mayores plagas de insectos, ya que favorecen la diseminación y transmisión de enfermedades, algunas moscas juegan un importante papel ecológico como polinizadores. Otras son fuente de alimento para animales de interés comercial, como son los peces y ayudan a mantener el equilibrio a nivel de la cadena trófica.

Características de las moscas

La mayoría de las moscas, son pequeñas y miden menos de 1,5 cm de largo, pero algunas pueden llegar a ser más grandes y medir hasta 4 cm de longitud. Presentan formas y colores variables. A diferencia de otros insectos, los adultos poseen un solo par de alas funcionales a nivel del mesotórax, ya que el segundo par o halterios como también se le conoce, funcionan como órgano de equilibrio que confiere un alto nivel de control durante el vuelo. Las alas funcionales son membranosas y presentan un patrón de venas característico, que puede usarse para la clasificación e identificación de las especies de moscas.

Las patas son bastante simples y principalmente las usan para posarse.

Poseen ojos compuestos, que a menudo ocupan la mayor parte de la cabeza. Disponen de antenas extremadamente variables en cuanto a la forma, llegando a presentar de 3 a 40 segmentos.

Tienen bien desarrollados el sentido de la vista y del olfato. Su aparato bucal, está conformado por una probóscide que le permite succionar y perforar, en lugar de morder.

Por lo general las moscas vive menos de un año y algunas especies son capaces de sobrevivir el invierno. A menos que hibernen, las moscas adultas no suelen vivir mucho tiempo, a menudo un mes o dos, y algunas veces unos pocos días o semanas, ya que son presa de muchos depredadores como aves, mamíferos, reptiles y otros insectos.

A diferencia de las larvas que suelen ser muy activas tanto de día como de noche, las moscas adultas suelen tener mayor actividad durante el día, cuando la temperatura es alta.

Ciclo de vida y reproducción de las moscas

El ciclo de vida de la mosca es similar al de otros insectos y presenta cuatro estadios: huevo, larva, pupa y fase adulta.

Son organismos holometábolos, ya que su metamorfosis es completa. La hembra adulta pone los huevos, los cuales son similares a pequeños granos de arroz, y larvas pequeñas emergen de ellos. En algunas moscas las larvas se depositan después de que nacen en la hembra. Las larvas, parecidas a gusanos blancos sin extremidades, experimentan varios procesos de muda a medida que crecen. Luego se transforman en pupa (de colores amarillos, marrón, rojo o negro), la cual desarrollará segmentos corporales, alas y patas hasta finalmente convertirse en una mosca adulta. Una vez en su forma adulta, el insecto comenzará a buscar un nuevo lugar para alimentarse y poner sus huevos nuevamente. Las moscas suelen pasar la mayor parte de su vida en estado de larva o pupa.

La mayoría de las moscas hembras producen cientos de huevos a la vez, y por lo general se reproducen cuando el clima es lo suficientemente cálido y hay disponibilidad de alimento: madera podrida, cadáveres de animales, carnes o alimentos en descomposición. Las moscas son un ejemplo típico en la naturaleza de inversión sin participación parental, ya que aparte de resguardarlas de los depredadores y de asegurar la fuente de alimento, no suelen brindar ningún otro cuidado a sus crías

Hábitat

Se encuentran distribuidas a nivel mundial, desde el Ártico hasta las selvas tropicales de Ecuador, siendo muy comunes tanto los adultos como las larvas en sitios húmedos. Su éxito en la naturaleza se debe a su gran versatilidad en la explotación de hábitats y a su capacidad de utilizar todo tipo de alimento (plantas, animales microscópicos y mamíferos).

Alimentación

La fuente de alimento de las moscas a menudo es material orgánico en descomposición, sin embargo, dependiendo de la especie y de los hábitos alimenticios, algunas pueden alimentarse del néctar de las flores, mientras que otras lo hacen de cualquier líquido rico en nutrientes. Otras son capaces de succionar secreciones, fluidos o sangre de vertebrados. También las hay que se alimentan de plantas, hongos y frutas.

Hay adultos depredadores y parásitos, que ponen sus huevos directamente en el interior o exterior de insectos o arañas.

Tipos de moscas

Entre los grupos más grandes de moscas comunes se encuentran los pertenecientes a las siguientes familias:

Familia Tipulidae: con más de 10 mil especies a nivel mundial. Presentan patas largas, rasgo por el cual a veces se confunden con los mosquitos.

Familia Tachinidae: una gran familia que presenta larvas que pueden ser parásitas de otros insectos.

Familia Syrphidae: poseen colores amarillo y negro brillantes, similares a una abeja.

Familia Bombyliidae: esta familia incluye varias especies parásitas, que a su vez destacan por su agilidad para el vuelo.

Bibliografía

– Yeates, D.K. and B.M. Wiegmann (eds.). 2005

– Andrei V. Alyokhin y col. 2001

– Khurshaid Khan y col. 2016

– Mugenyi Alber y col. 2015

– Katherine A. Orford y col. 2015