Estás aquí: Inicio » Artrópodos » Isópodos, cochinillas, características y biología

Isópodos, cochinillas, características y biología

Isópodos, cochinillas, bicho bola. Ficha informativa.
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

Los isópodos, también denominadas cochinillas, son un grupo de animales que pertenecen al Phylum Arthropoda, Clase Malacostraca, ocupando la categoría de Orden, el Isopoda, el cual consta de 35 familias, 1560 géneros y un poco más de 10000 especies. Estos pequeños malascostracos son muy numerosos, además de heterogéneos en morfologías y estilos de vida, ya que poseen la capacidad de explotar gran variedad de recursos naturales, en el medio son relevantes desde el punto de vista ecológico por su rol en el reciclado de los nutrimentos y las redes alimentarias, además que existen formas de vida parásitas, así como algunas que se pueden desempeñar como plagas agrícolas.

Algunos de estos animales pueden enrollar su cuerpo formando una especie de bola, por lo que se pueden conocer con la denominación de bichos bola, mecanismo que le sirve como defensa o para mantener humedad en ambientes terrestres. Este artículo tiene como tema precisamente estos organismos, los isópodos o cochinillas, en el que se amplía su hábitat, caracteres morfológicos principales, alimentación, reproducción y se finaliza con algunos ejemplos.

Hábitat de los isópodos

Los crustáceos llamados isópodos, cochinillas, han sido muy exitosos en cuanto a colonización de hábitats se refiere, ya que se pueden ubicar en variedad de ambientes acuáticos, desde mares y océanos hasta dulceacuícolas, y son los artrópodos que poseen mejores adaptaciones para la supervivencia en las zonas terrestres, por lo que se encuentran de la zona litoral circundante con el agua hasta lugares áridos y desérticos, zonas montañosas y también subterráneas.

En cuerpos de agua marinos también se han observado a ciertas profundidades (se reportan que aproximadamente hasta los 6000 m), además, son generalmente bentónicas, ya que existen pocas especies planctónicas. Algunos especímenes de este orden (Isopoda) tienen la peculiaridad de ser parásitos.

Características de las cochinillas

Los principales caracteres morfológicos que definen a los miembros del grupo Isopoda se presentan a continuación:

Tamaño

Por lo general, las cochinillas poseen proporciones reducidas de unos pocos milímetros (aproximadamente no pasan de 20 mm). Sin embargo, existe un género de isópodos, el Bathynomus, en el que sus ejemplares llegan a medir alrededor de 30 centímetros y una especie de ellos, B. giganteus, considerado el isópodo gigante o más grande conocido, que puede llegar a alcanzar hasta el medio metro de longitud.

Morfología

Las cochinillas poseen un cuerpo con simetría generalmente bilateral, morfología ovalada, comprimido, deprimido y carente de caparazón, que se encuentra diferenciado en tres partes generales que son cefaleon, pereion y pleon.

La primera de estas partes, consta de la cabeza, en la que se encuentran los órganos de la visión, de tipo compuestos, que pueden estar ausentes en algunos tipos de isópodos, tienen como característica el ser sésiles y se pueden presentar de forma saliente o sobre alguna protuberancia. En el cefaleon también se encuentran apéndices en número par, entre ellos están dos pares de antenas (anténulas y antenas) y el aparato masticador con una par de mandíbulas y dos de maxilas (maxílulas y maxilas), además de un par de maxilípedos (que en realidad son patas modificadas adaptadas para el rol alimenticio), localizados en el primer segmento del pereion que se encuentra unido o fusionado al cefaleon.

El pereion de las cochinillas está integrado por 8 segmentos, uno fusionado a la cabeza como ya se mencionó y los 7 restantes sí están libres, cada uno dotado de un par de patas, también conocidas con la terminología de pereiopodos, con adaptaciones para el desplazamiento, bien sea en el agua o por tierra.

Finalizando la descripción de las partes tenemos el pleon formado 6 segmentos o pleonitos, de los cuales el último está fusionado al telson (cola), por lo que recibe el nombre de pleotelson. Cada pleonito porta dos apéndices (es decir, un par), llamados pleópodos, con rol respiratorio (bien sea branquial o pseudotraqueal, dependiendo del hábitat), los dos primeros pueden estar modificados para ser usados en la reproducción y los últimos constituyen los urópodos, con diferentes morfologías y que se encuentran bordeando al telson.

La morfología de las especies de vida parásita puede encontrarse algo modificada, con un cuerpo generalmente alargado y la presencia de ganchos en los pereiópodos, que permiten la adhesión al hospedador.

Alimentación de los isópodos

En relación a la alimentación de los isópodos existe gran variedad, ya que los hay desde filtradores, herbívoros, omnívoros, carnívoros o depredadores, también son muy comunes los carroñeros y saprófagos o detritívoros. Existen además una gran parte de las cochinillas que son ectoparásitas, nutriéndose de sangre, para ello, están dotados de ciertas modificaciones en sus piezas bucales que les permiten la penetración y el desgarre de los tejidos. En algunos especímenes se ha observado la coprofagia.

Los isópodos se encuentran dotados de órganos gustatorios que permiten la ubicación de los alimentos y nutrientes, estos se localizan en el segundo par de antenas.

Reproducción de las cochinillas

La reproducción de los miembros del Orden Isopoda es sexual, con especies dioicas, puede ser muy evidente el dimorfismo sexual, aunque también existen ejemplares donde ambos sexos son iguales morfológicamente. Sin embargo, también se ha demostrado la presencia de hermafroditismo. Los huevos y embriones de las cochinillas se desarrollan hasta las etapas juveniles dentro de un marsupio, de ubicación ventral, formado por placas o láminas llamados oostegitos (este carácter es compartido con otros artrópodos peracaridos).

Ejemplos de isópodos

Los isópodos se pueden ordenar en dos grandes grupos principales de acuerdo a su hábitat, por lo que se pueden encontrar, como ya lo hemos mencionado, ejemplares acuáticos o terrestres, de los cuales se muestran algunos ejemplos, incluyendo también las especies parásitas:

Excirolana braziliensis: isópodo acuático perteneciente a la familia Cirolanidae, el cual es frecuente encontrarlo en la región intermareal de playas arenosas, posee antenas largas, pleotelson con abundantes setas plumosas de ubicación distal (generalmente entre 10 y 30).

Rocinela signata: isópodo acuático de la familia Aegidae con un cefaleon bastante ancho, con ojos de gran tamaño y coloración oscura que se encuentran distantes o separados. Este espécimen ha sido localizado sobre peces, como un ectoparásito, por ejemplo en el caso de un tiburón nodriza, específicamente sobre sus agallas.

Armadillidium vulgare: isópodo o cochinilla terrestre comúnmente conocido bajo el nombre de bicho bolita, perteneciente a la familia Osnicidae, es omnívoro, con un cuerpo de morfología oval, coloración variable y un tamaño que ronda entre 1,3 y 2,2 mm de largo.

Referencias

  • Briones-Foursán, P.; Lozano-Alvarez, E. (1991).
  • Delgado, J.; Reverol, Y.; Godoy, A.; Severeyn, H.; De Severeyn, Y. (2000).
  • García, L. (2015).
  • Martínez, J.; Pérez, D.; Espindola, C. (2014).
  • Melic, A. (2015).
  • Pons, G.X., Palmer, M. y Garcia, Ll. (1999).
  • Ríos, R. & Ramos, E. (1990).
  • Román-Contreras, R. & Martínez-Mayen, M. (2011).
  • Sidabalok, C.; Wong, H.; Ng, P. (2020).