Escarabajo, insectos coleópteros más numerosos del planeta

escarabajo

El escarabajo, también conocidos como coleópteros (Coleoptera), son animales invertebrados, que forman un orden integrado en el reino Animal (Animalia) con mayor diversidad, ya que incluye a más de 375000 especies descritas superando a otras órdenes de insectos como los lepidópteros, los himenópteros y los dípteros. A su vez, los coleópteros se clasifican en el filo Arthropoda (artrópodos) y la clase Insecta (insectos).

Características y descripción del escarabajo

El tamaño del escarabajo puede variar desde unos pocos milímetros hasta los 15 cm de las especies más grandes. Pueden ser de distintos colores, con colores en tonos apagados pero también otros muy vivos. Algunos tienen colores metalizados que les dan un aspecto bastante curioso.

El cuerpo del escarabajo está dividido en tres partes, tal y como sucede con todos los insectos: la cabeza, el tórax y el abdomen. La cabeza está en la parte delantera y contiene un par de ojos compuestos, una antena a cada lado y piezas bucales masticadoras. Las piezas bucales son tres pares y se clasifican como mandíbulas, maxilas y labios. Las mandíbulas son las más grandes y se mueven horizontalmente en forma de pinza. Se pueden observar a simple vista en la mayoría de especies

El tórax está dividido en tres segmentos, conocidos como protórax, mesotórax y metatórax. Como pasa en varios insectos, los dos últimos segmentos están fusionados entre ellos. De aquí salen dos pares de alas bastante diferentes entre ellas y las patas. Las alas delanteras son rígidas, no se pueden plegar y normalmente cubren las traseras. Las alas posteriores son membranosas y están plegadas de manera longitudinal excepto cuando el animal está volando.

El abdomen tiene 9 o 10 segmentos y contiene los aparatos copuladores tanto de machos como de hembras. Normalmente está tapado por las alas delanteras.

Los órganos internos del escarabajos son similares a los que se encuentran en la mayoría de insectos. Su aparato digestivo consiste en un tubo que recorre todo su cuerpo, con algunas partes especializadas en la digestión y absorción de nutrientes y otras que se encargan de la excreción.

Su respiración es traqueal. El aire entra en el cuerpo del animal a través de los espiráculos y circula por el interior a través del sistema de tráqueas y traqueolas. La circulación de los escarabajos es abierta, con todos los órganos flotando en su líquido circulatorio o hemolinfa. Disponen de un corazón en forma de tubo en la parte dorsal de su cuerpo.

El sistema nervioso no posee demasiadas particularidades en comparación con otros insectos. Sin embargo, algunos escarabajos tienen órganos sensoriales especializados en captar sonidos que los hacen un poco diferentes a otros insectos en este sentido.

Distribución geográfica de los coleópteros

Los escarabajos se pueden encontrar en prácticamente todos los continentes ya que hay tantas especies diferentes de coleópteros que cada una puede estar adaptada a un clima muy diferente. Sin embargo, sí hay zonas donde son más abundantes que otras; por ejemplo, en América es donde se pueden localizar un número de especies mayor, mientras que en Australia son algo más escasos.

Hábitat y alimentación del escarabajo

Los escarabajos, coleópteros, están adaptados a todos los hábitats, incluyendo aguas dulces y marinas y especialmente donde haya vegetación: árboles, hojas, raíces o plantas de todo tipo.

La alimentación del escarabajo puede variar bastante entre especies de coleópteros. Algunas son omnívoras por lo que pueden alimentarse tanto de vegetales como de animales. Sin embargo, algunas especies son muy específicas con su dieta y pueden alimentarse solamente a partir de las hojas de una planta concreta. En general, las especies carnívoras suelen tener un amplio rango de presas que van desde otros artrópodos hasta gusanos o caracoles.

La materia en descomposición también puede ser una fuente importante de alimentos para muchos coleópteros. Esto puede incluir excrementos de otros animales o animales muertos. Algunos escarabajos depredadores suelen rondar cerca de la materia en descomposición para alimentarse de las larvas que otros escarabajos depositan allí.

Algunas de las tácticas que tienen los coleópteros para evitar ser atacados por otros animales incluyen el camuflaje, el mimetismo hacia otros animales peligrosos (como las avispas), la liberación de substancias tóxicas o la lucha directa utilizando sus fuertes mandíbulas.

Reproducción del escarabajo

Los escarabajos usan las feromonas para localizar a posibles parejas reproductivas. El tipo de feromonas puede variar enormemente entre especies diferentes de coleópteros. Una vez se encuentran, empiezan un proceso complejo de cortejo que pueden incluir patrones de vuelo, sonidos o golpes.

Pueden existir conflictos entre dos machos o dos hembras a la hora de la reproducción, que suelen acabar en luchas en las que sólo uno de los dos coleópteros sobrevive, y por lo tanto, tiene como recompensa el derecho a reproducirse.

La fecundación de los coleópteros es interna y el macho transfiere sus espermatozoides a la hembra, donde se fertilizan sus huevos. Una hembra puede depositar desde varias decenas hasta miles de huevos a lo largo de su vida. Normalmente se dejan en lugares donde la larva pueda encontrar alimento adecuado. Los cuidados parentales varían bastante entre especies. Antes de generar el individuo adulto, el escarabajo pasa por los estados de larva y pupa.

Datos adicionales. Curiosidades

  • Como ya estudiamos con anterioridad, los escarabajos forman el orden de los coleópteros con mayor número de animales comprendidos en el reino Animal.
  • El escarabajo considerado más grande a nivel mundial es la especie Titanus giganteus, conocido comúnmente como el escarabajo titán.
  • El escarabajo no dispone de dispositivos inoculadores para la inyección de venenos, aunque muchos contienen en su cuerpo sustancias con alta toxicidad.
  • Existen especies de coleópteros, como es el caso de la mariquita, que al manipularlas emiten fluidos mal olientes como medio de defensa frente a depredadores.
  • Los escarabajos meloidos contienen una sustancia denominada cantaridina, es tóxica y al contacto con la piel humana puede producir afecciones dermatológicas.
  • En el desierto del Kalahari, África, existen ciertas especies de escarabajos que son utilizados por los indígenas para extraer su jugo tóxico e impregnar sus flechas de caza, con ellas pueden matar animales de gran envergadura, por ejemplo un antílope.