Estás aquí: Inicio » Artrópodos » Decápodos (Decapoda), características y ciclo de vida

Decápodos (Decapoda), características y ciclo de vida

Decápodos, orden Decapoda, ficha informativa
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

Los decápodos (orden Decapoda) constituyen en la actualidad el grupo más diversificado de crustáceos en el mundo. Cerca del 25 % de las especies de crustáceos son decápodos, donde se incluyen animales bien conocidos como los cangrejos, camarones, langostinos y langostas. Este grupo de crustáceos se caracteriza por su gran plasticidad en el uso de ambientes, pues podemos encontrar representantes de este grupo megadiverso en ecosistemas marinos y oceánicos, donde se encuentra la mayor riqueza de especies. Además, pueden encontrarse especies que han ocupado ambientes de agua dulce e incluso algunas que pasan gran parte de sus vidas en ambientes terrestres y solo regresan a los cuerpos de agua para reproducirse.

La principal característica de los decápodos es la presencia de 5 pares de patas marchadoras o apéndices locomotores. Esta característica diferencia rápidamente a estos crustáceos de otros grupos de la clase Malacostraca (Crustacea). Además, poseen tres pares adicionales de apéndices torácicos anteriores a los apéndices locomotores, modificados para la alimentación (maxilípedos).

Dentro del orden Decapoda podemos encontrar una gran diversidad de forma y tamaños, bien sea decápodos muy pequeños que apenas alcanzan unos pocos milímetros, hasta crustáceos gigantes, considerados actualmente los artrópodos más grandes como el cangrejo japonés Macrocheira kaempteri, que posee un cuerpo de alrededor de 45 cm de longitud total y apéndices de hasta 4 metros de largo. En general, los crustáceos decápodos se ajustan a dos formas corporales básicas, aquellas especies con forma de “camarón” y las especies con forma de “cangrejo”.

Un buen número de especies del orden Decapoda tienen gran importancia económica, ya que son empleados como alimento por el hombre (cangrejos, langostas, centollas, camarones), por lo que muchas especies como la langosta roja han declinado sus poblaciones en gran medida debido a la sobreextracción con redes de arrastre.

Las aproximadamente 10000 especies reportadas cumplen un papel ecológico muy importante en los ecosistemas que ocupan, pues existe un gran número de especies depredadoras que controlan las poblaciones de otros invertebrados, así como especies que procesan detritos y materia orgánica en descomposición, participando directamente en las cadenas de ciclado de nutrientes.

Distribución del orden Decapoda

Los decápodos se encuentran distribuidos en prácticamente todos los ecosistemas acuáticos marinos y de agua dulce del mundo, ocupando desde zonas superficiales hasta profundidades superiores a los 4000 metros.

Características como la presencia de un caparazón que recubre las branquias y la modificación de los tres primeros pares de apéndices torácicos en maxilípedos, como una forma de evitar la pérdida de agua, ha permitido a grupos, como los cangrejos, explotar ambientes con características contrastantes, incluidos ambientes terrestres y semiterrestres en todo el mundo.

Características de los decápodos

Como ya hemos señalado, los decápodos se caracterizan por la presencia de 5 pares de patas locomotoras. A diferencia de otros grupos de crustáceos, las patas de los decápodos como los cangrejos tienen una sola rama (monorrámeos) y no dos como es característico en otros apéndices presentes en el abdomen. Por otro lado, en la mayoría de las especies del grupo, el primer par de patas se encuentra modificado en forma de pinza o quela tomando el nombre de quelípedos.

En cuanto a las características corporales, estas varían de acuerdo al grupo de decápodos que se esté tratando, pues dentro del orden encontramos decápodos primitivos como los camarones que poseen un cuerpo cilíndrico, aplanado lateralmente, patas delgadas con pocas modificaciones y un exoesqueleto muy flexible en comparación con otros crustáceos relacionados.

Por otro lado, el resto de los crustáceos decápodos se caracterizan por poseer un exoesqueleto duro y un cuerpo dorsoventralmente aplanado. Las patas suelen ser más gruesas que las observadas en los camarones, y el primer par de patas se caracteriza por ser quelípedos muy desarrollados. Además, en los que no son camarones, los apéndices abdominales no funcionan para el nado y poseen un abdomen amplio, dotado de todo el conjunto total de apéndices; el caparazón siempre es más largo que ancho.

Los cangrejos (infraorden Brachyura) son los que tienen la forma corporal más especializada dentro del orden Decapoda y además son el grupo mejor adaptado, ya que presentan casi 5000 especies. El abdomen de los cangrejos es muy reducido y se une estrechamente debajo del cefalotórax. En este grupo no existen urópodos, los apéndices abdominales son usados principalmente para la incubación de huevos en la hembra y como estructuras copulatorias en los machos. El caparazón de los cangrejos es mucho más ancho que largo, por lo que el cuerpo tiene una apariencia muy aplanada.

Dentro de los cangrejos, la forma y tamaño de los quelípodos refleja muchos de sus hábitos alimentarios, lo que indica que aquellos cangrejos con pinzas muy desarrolladas son trituradores de material muy duro, mientras que aquellos cangrejos con pinzas finas y estilizadas consumen principalmente detritos y material vegetal como algas.

Hábitos (orden Decapoda)

Como hemos mencionado, estos crustáceos presentan una gran variedad de hábitats y modos de vida. Algunos grupos de camarones son animales que pasan la mayor parte de su vida en la zona pelágica, desde aguas superficiales hasta los 1000 metros de profundidad. Sin embargo, la mayoría de las especies de estos crustáceos son de hábitos bentónicos que utilizan sus patas para desplazarse en el sustrato, o esconderse dentro de él y que emplean los apéndices abdominales para nadar ocasionalmente.

El resto de los crustáceos decápodos (cangrejos, centollas, langostas y langostinos) son animales bentónicos muy bien adaptados para desplazarse en estos sustratos. Grupos especializados como los cangrejos tienen desplazamientos lentos cuando se dirigen hacia adelante, pero su velocidad cambia drásticamente cuando estos se mueven lateralmente. Los cangrejos son los crustáceos que ocupan una mayor cantidad de ambientes, pues se pueden registrar desde zonas costeras y aguas superficiales hasta zonas abisales por debajo de los 4000 metros. Además, cuentan con un sinfín de adaptaciones para evitar a los depredadores, por ejemplo camuflarse portando anémonas en su caparazón o utilizar conchas de gasterópodos, como los cangrejos ermitaño.

Alimentación de los decápodos

Tienen una gran diversidad de formas de alimentación. Algunos grupos de camarones son animales limpiadores que se fijan a peces para alimentarse de los parásitos externos que estos posean. Muchas especies de decápodos son comensales, por lo que aprovechan restos de alimentos o parte de los alimentos capturados por los hospedadores. Por ejemplo, algunas especies de cangrejos que viven dentro de corales y se alimentan de plancton.

En general los Decapoda capturan su alimento empleando el primer par de patas que se ha modificado y presenta una pinza con un dedo móvil. El alimento capturado es llevado a los apéndices alimentarios que se encargan de triturar aún más las partículas, para ser procesadas por las mandíbulas y finalmente ser llevadas a la boca. Al mismo tiempo que parte del material es procesado por las mandíbulas, las maxilas y maxilípedos siguen desgarrando material.

La mayoría de los decápodos combina estrategias de depredación y consumo de carroña, sin embargo, en estas especies la alimentación varía según la disponibilidad de recursos, considerándose también especies oportunistas. Entre las presas más comunes de los Decapoda se incluyen una gran cantidad de especies de invertebrados bentónicos y peces pequeños. Algunos de los recursos que consumen son equinodermos, muchas especies de bivalvos, poliquetos e incluso otros crustáceos más pequeños.

Por otro lado, la mayoría de especies que viven en agua dulce o que son especies terrestres, se alimentan principalmente de materia vegetal. Otras especies se han especializado en el consumo de detritos y partículas de carroña pequeñas. Así tenemos que algunas especies de cangrejos ermitaño extraen pequeñas fragmentos de celulosa de materia vegetal en descomposición, por lo que son importantes degradadores de materia orgánica en ecosistemas estuarinos; además se incluyen especies que raspan detritos de rocas y corales.

Otras especies más especializadas se alimentan por filtración. Este es el caso de los cangrejos violinistas, los cuales levantan sustrato lodoso y arenoso del fondo con el quelípedo y lo deposita en los maxilípedos para llevarlos a la boca. El cangrejo filtra todo el material nutritivo y luego escupe el material mineral no aprovechable en forma de esferas pequeñas. Otros cangrejos filtran alimento directamente de la corriente de agua, lo cual ocurre principalmente en animales comensales.

Reproducción de los decápodos

Todos los decápodos se reproducen sexualmente por lo que las células germinativas masculinas y femeninas (óvulos y espermatozoides) se producen en especímenes diferentes. La gran mayoría se reproducen tras un proceso de muda del exoesqueleto. Una vez concluido el proceso de muda, los sexos se atraen mutuamente mediante la segregación de feromonas y complejos actos precopulatorios.

La inseminación de la hembra ocurre por medio de espermatóforos, que se insertan en la hembra tras complejos actos de cortejo por parte del macho, lo cual incluye comportamientos de exhibición, bailes e incluso contacto físico. No obstante, algunas especies pueden reproducirse por medio de la partenogénesis.

Los espermatozoides del macho no poseen cola; la trasferencia del espermatóforo está mediada por algunos apéndices abdominales especializados para la reproducción. Durante el acto reproductivo, las superficies ventrales de los decápodos (cangrejos y langostinos) entran en contacto hasta finalizar la trasferencia del espermatóforo. Poco tiempo después, inicia el proceso de puesta de huevos.

En algunos casos especiales, los cangrejos machos conservan las características de ejemplares juveniles y se encuentran fijados por largo tiempo al cuerpo de la hembra. Por otro lado, en decápodos terrestres, las señales visuales y auditivas son importantes para la atracción entre sexos.

En muchos casos, como en los cangrejos violinistas los machos atraen a las hembras hacia sus madrigueras realizando complejas maniobras con sus grandes quelípedos, los cuales también emplean para defender a la hembra de otros machos y también cuidar su territorio.

Algunos grupos ponen sus huevos directamente en el agua, sin embargo, en la mayoría del grupo, los huevos quedan fijos a los pleópodos con un material adhesivo que recubre a los huevos para incubarlos. En los cangrejos, la fecundación ocurre internamente pero en langostas y langostinos y otros decápodos, la fecundación ocurre al momento de la ovoposición.

Estadios larvales

Los estadios larvales característicos de los decápodos (Decapoda), varían mucho entre grupos. Aquellas especies que ponen los huevos directamente en el agua surgen como larvas de tipo nauplio o del tipo zoea. Las larvas zoea son de gran importancia porque constituyen una fase de dispersión, ya que es una forma larvaria con capacidad de nado.

Generalmente, en el proceso de conversión entre las fases de tipo nauplio y las fases zoea se desarrollan exopoditos torácicos y ocurre crecimiento somático. Las fases larvales se alimentan de plancton hasta que alcanzan el desarrollo suficiente para convertirse en un individuo juvenil.

Referencias

  • Álvarez, F., Villalobos, J. L., Hendrickx, M. E., Escobar-Briones, E., Rodríguez-Almaraz, G., &
  • Campos, E. (2014).
  • Brusca, R. C. y G. J. Brusca. 2003.
  • Hickman, C. P, Roberts, L. S., Keen, S. L., Larson, A., I´Anson, H. & Eisenhour, D. J. (2008).
  • Meglitsch, P. A. (1978).
  • Ruppert, E. E., & Barnes, R. D. (1996).