Estás aquí: Inicio » Artrópodos » Araña roja, Tetranychus urticae, características, daños y control

Araña roja, Tetranychus urticae, características, daños y control

Planta afectada por la araña roja, Tetranychus urticae

Los ácaros son un grupo diverso de organismos con gran importancia para el ser humano, como es el caso de los fitófagos que generan daños considerables a nivel mundial. Así tenemos a la especie conocida como araña roja o Tetranychus urticae, un arácnido muy pequeño, pero con una alta tasa de reproducción, además de hospedar diferentes tipos de plantas, lo que ocasiona un problema para los agricultores.

Estas líneas se centran en este ácaro, en ellas se describe desde la taxonomía, características físicas, tipo de reproducción, ciclo de vida, así como los daños que produce y las formas de erradicarlo.

Tetranychus urticae y su taxonomía

Como hemos mencionado, Tetranychus urticae es un ácaro, por lo cual, pertenece al grupo de los artrópodos y dentro de éste en los arácnidos; su taxonomía completa queda estipulada de la siguiente manera:

  • Reino: Animalia.
  • Phylum: Arthropoda.
  • Clase: Arachnida.
  • Orden: Trombidiformes.
  • Familia: Tetranychoidea.
  • Género: Tetranychus.
  • Especie: Tetranychus urticae.

A nivel popular se le conoce con el nombre de araña roja y araña de dos manchas, debido a las coloraciones que presenta. Mientras que científicamente tiene otros sinónimos, algunos son:

  • Acarus vitis.
  • Acarus rosarum.
  • Acarus sambuci.
  • Acarus textor.
  • Tetranychus plumistoma.
  • Tetranychus textor.
  • Tetranychus aratica.
  • Distigmatus pilosus.

Características descriptivas

Estos ácaros pasan por varias etapas durante su vida, cada una con características distintivas que los diferencian, estas son:

Tamaño

Son artrópodos de tamaño reducido, en su estado adulto miden entre 0,2 y 0,6 milímetros.

Adultos

Los adultos de este tipo de araña se caracterizan por presentar una coloración traslúcida entre amarillenta, verdosa o rojiza, con dos manchas oscuras, una a cada lado del cuerpo; este aspecto resultan distintivo para la especie y de allí se deriva uno de sus nombres vulgares: araña de dos manchas. Los de color verde son más comunes en ambientes con temperaturas frías o templados, por el contrario, los rojos en los cálidos y subtropicales.

En esta especie existe dimorfismo sexual, esto quiere decir que los machos y hembras se pueden diferenciar por su aspecto físico, en este caso principalmente por su tamaño. De esta manera, los miembros femeninos suelen ser más grandes y de forma globosa o esférica, mientras que los masculinos son más pequeños, con cuerpos alargados, al igual que las patas.

Al ser ácaros, las arañas rojas carecen de antenas y constan de un par de quelíceros, pedipalpos y 4 pares de patas.

¿Cómo son los huevos de la araña roja?

Los huevos de la araña roja son esféricos, traslúcidos y van cambiando su tono a medida que transcurre el tiempo. Cuando están recién ovipositados son más transparentes, luego van tornándose opacos, blanquecinos y finalmente amarillentos; ya a las 72 horas se distinguen dentro de ellos dos puntos rojos, que son los ocelos de la larva que se acerca a nacer.

Larvas

La larva posee color claro y 6 patas (hexápoda) al momento de emerger, después se observa amarilla y posteriormente verde, producto de la alimentación. Entra en un estado inactivo o quiescente, en el que se evidencian pelos ventrales. Es este estado los dos primeros apéndices o patas se orientan hacia adelante, mientras que el tercero lo hace hacia atrás.

Ninfas

Son de dos tipos, la primera llamada protoninfa es de color claro, forma globosa y ya presenta 8 patas. Cuando posee suficientes reservas alimenticias, entra en un periodo de inactividad (quiescencia).

La segunda etapa ninfal es la deutoninfa, con forma más alargada que la anterior, color crema, 8 patas y de igual manera entra en quiescencia, antes de dar paso al organismo adulto.

¿Cómo se reproduce la araña roja?

La reproducción de estos arácnidos puede realizarse por la vía sexual o también a través de la partenogénica, en la que se obtienen machos haploides de óvulos que no han sido fecundados. Este tipo de partenogénesis se conoce con el nombre de arrenotoquia.

En estos animales es alta la producción de huevos, que puede llegar hasta un aproximado de 120 en total, con una tasa de 3 a 5 diarios, por un periodo de 7 a 13 días. Estas cifras son variables con base en el alimento (cantidad y calidad), así como de las condiciones del entorno.

Ciclo de vida de Tetranychus urticae

El ciclo de vida de estos ejemplares consta, como hemos visto, de 5 etapas bien definidas que son huevo, larva, dos ninfales (protoninfa y deutoninfa) y el adulto, con la presencia de estados inactivos o quiescentes entre las etapas inmaduras.

Este periodo de tiempo, desde que el ácaro pasa de ser un huevo hasta que se produce la primera oviposición, es bastante corto. Se lleva a cabo en un lapso medio aproximado de 12 días, con un mínimo de 10 y un máximo de 13. Estos varían en función de factores como la temperatura, la humedad y el alimento, en condiciones favorables el ciclo puede completarse hasta en una semana.

La duración de cada etapa del ciclo biológico de T. urticae es hasta 3 días en la fase de huevo, de 3 a 5 en larva, 3 a 5 en protoninfa y de 2 a 3 en deutoninfa para convertirse en adulto.

¿Qué daño causa la araña roja?

Este ácaro resulta en una plaga para muchos tipos de plantas. Los daños generados se relacionan con sus hábitos alimenticios, ya que estos invertebrados son fitófagos, y mientras se nutren rompen con sus quelíceros las células y tejidos foliares.

De esta manera, afecta procesos fisiológicos importantes como son la transpiración y la fotosíntesis, lo que proporciona consecuencias en el crecimiento y desarrollo en general de los vegetales, incluyendo sus frutos. Las plantas afectadas presentan hojas decoloradas o secas. Cuando existe un gran número poblacional puede generar defoliaciones de relevancia. También pueden atacar a los frutos cuando están inmaduros.

¿Qué plantas ataca la araña roja?: estos ácaros son peligrosos, ya que son polífagos, lo que significa que pueden afectar a numerosas especies vegetales, incluyendo cultivos frutícolas, hortalizas y plantas ornamentales de gran interés económico.

Control de Tetranychus urticae

En algunas ocasiones, el control de este tipo de arácnido suele ser complicado. Uno de los métodos más empleados ha sido el uso de sustancias químicas acaricidas como la abamectina. Sin embargo, existe una problemática latente, ya que estos animales han desarrollado resistencia a algunos productos, por ello, es importante emplear este tipo de estrategias cuando las poblaciones de ácaros sean considerables y no por casos pequeños o puntuales de infección, ni mucho menos por prevención.

Uno de las tendencias actuales es el empleo de controles biológicos, es decir, dejar que otros animales acaben con las plagas. En este caso, se han utilizado con éxito en algunos cultivos ácaros depredadores de la familia Phytoseiidae, como los del género Neoseilus y Euseius. También se obtienen beneficios con la especie Pronematus ubiquitus de la familia Tydeidae, entre otras especies estudiadas.

Es necesario realizar monitoreo constante para la detección temprana de la araña roja (Tetranychus urticae), examinar con lupa el envés de las láminas foliares y estar atentos ante la presencia de telaraña.

Ficha descriptiva de la araña roja, Tetranychus urticae

Referencias

  • Gallardo, A.; Vásquez, C.; Morales, J.; Gallardo, J. (2005).
  • Gugole, M. (2013).
  • Reséndiz-García, B. & Castillo-Olivas, O. (2018).
  • Soto, A.; Oliveira, H.G.; Pallini, A. (2011).