Estás aquí: Inicio » Artrópodos » Ácaros (Acari), características, tipos. Enfermedades y eliminación

Ácaros (Acari), características, tipos. Enfermedades y eliminación

Ácaros, Acari

Los ácaros, miembros del grupo Acari, son invertebrados de pequeñas dimensiones, muy numerosos y diversos que poseen gran importancia a nivel mundial, no sólo desde el punto de vista ecológico por el rol que cumplen en el ecosistema, sino también en salud pública al ocasionar diversas molestias a animales vertebrados, incluyendo a mamíferos y al ser humano, a la vez que pueden transmitir diferentes enfermedades y actuar como plagas de cultivos. A continuación la descripción de este taxón, se ofrece una definición de los ácaros, se desglosan sus características, sus tipos y clasificación, lugar donde se encuentran, enfermedades que producen y se comenta la forma de eliminarlos.

¿Qué son los ácaros y cuáles son sus características?

Como ya ha sido mencionado, los ácaros son animales invertebrados artrópodos, parientes de los arácnidos, de pequeño tamaño, forma generalmente redonda y cuatro pares de patas. Entre los principales caracteres que distinguen a este grupo de artrópodos se detallan a continuación.

Tamaño

Las longitudes alcanzadas por los miembros de la subclase Acari son por lo general reducidas, pero puede oscilar entre ejemplares diminutos de menos de 0,1 mm hasta algunos representantes mayores que logran obtener los 3 cm.

Morfología

Estos artrópodos se caracterizan por presentar su cuerpo subdividido en dos regiones que reciben la nominación de prosoma (equivalente a una fusión de la cabeza con el tórax) y opistosoma, aunque algunos especímenes carecen de esta separación evidente, por lo que pueden observarse sin división corporal. Internamente el prosoma y el opistosoma están constituidos por segmentos, 7 en el primero y 12 en el segundo, lo que equivale a 19 en total.

El prosoma posee apéndices en cada uno de sus segmentos, con excepción del número 1. Las 3 primeras partes o segmentos de éste constituyen lo que sería la cabeza o gnatosoma del ácaro y están ubicados en la parte anterior. Los apéndices del segmento 2 integran las piezas bucales y en conjunto se llaman quelíceros y los del segmento 3 poseen funciones sensoriales, son denominados palpos y se encuentran recubiertas por sedas. Los quelíceros son variables entre los diferentes tipos de ácaros, pero generalmente finaliza a modo de pinza. El resto de los apéndices de este prosoma constituyen las estructuras caminadoras, las patas, que se encuentran en cantidad de 8 (4 pares de cada lado), pocas familias poseen menos, entre 2 o 3 pares.

Los ácaros carecen de antenas, la mayoría también de ojos y poseen, además de los palpos, otras estructuras con roles sensitivos, generalmente la zona dorsal del cuerpo y las patas están recubiertas por sedas o pelos con diferentes formas y tamaños. Separando el gnatosoma del ácaro, las partes restantes del prosoma y el opistosoma integran el idiosoma o cuerpo, éste posee morfologías heterogéneas, pero normalmente los miembros del grupo Acari son redondos, aunque también pueden ser alargados o cuadrados, entre otras formas.

Los integrantes del grupo Acari pueden ser de aspecto más blando (membranoso) o tener partes más rígidas a modo de placas o escudos en la parte dorsal de su cuerpo. El aspecto externo posee coloraciones heterogéneas en las diferentes especies, algunos pueden ser blancos, transparentes, tonos cremas, hasta también verdes, rosados, rojizos y más oscuros, con diversas gamas de marrones.

Reproducción

Poseen sexos separados y se multiplican sexualmente, la transferencia de gametos puede ser directa o por medio de estructuras (espermatóforos) que estos artrópodos quelicerados depositan en el suelo.

El ciclo de vida comprende varias fases o etapas, luego del desarrollo embrionario emerge una prelarva que se caracteriza por poseer 6 patas (hexápoda) y le siguen varios estadios ninfales octópodos y sin madurez sexual, antes de llegar a la última fase o estado adulto.

Tipos y clasificación del grupo Acari

Existen diferentes tipos de ácaros de acuerdo a sus estilos de vida, hay algunos libres habitantes del suelo y también acuáticos, mientras que otros son parásitos de otros seres vivos, lo que incluye además al ser humano; de acuerdo a su forma de nutrición, se pueden encontrar miembros del grupo Acari detritívoros, omnívoros, depredadores, también fitófagos, entre otros.

Las clasificaciones taxonómicas tradicionales los anexan en la clase Arachnida, dentro de la subclase Acari, la cual incluye varios órdenes: Opilioacariformes, Parasitiformes y Acariformes. El primero lo constituyen ejemplares omnívoros y depredadores habitantes de bosques y zonas más áridas en distintas partes del mundo. El segundo están especímenes depredadores y también hematófagos, capaces de parasitar externamente e internamente tanto a invertebrados como vertebrados. El tercer orden lo integran diversos tipos de ácaros de hábitats terrestres y acuáticos (marinos y dulceacuícolas), con diferentes estilos de vida: depredadores libres, parásitos, fitófagos, graminívoros, fungívoros, además de saprófagos.

¿Dónde se encuentran y qué clases de enfermedades ocasionan?

Los ácaros son un grupo heterogéneo y cosmopolita que a pesar de su diminuto tamaño han logrado colonizar espacios tanto terrestres como acuáticos, por lo que pueden localizarse en el suelo, sobre la hojarasca, en aguas marinas o dulces.

Algunas especies son parásitas de organismos vegetales y de animales, por lo que se encuentran encima plantas y de los animales que parasitan, a los que además tienden a transmitir diferentes enfermedades de distinta naturaleza, bien sea virales, bacterianas o parásitos.

Es muy común encontrarlos en las casas, como el popular ácaro del polvo causante de alergias al ser humano, también las camas y alfombras o en la piel generando la lo que se conoce como sarna, que pueden padecer varios tipos de animales, incluyendo mascotas y también al hombre.

Ácaros en la cama

Los miembros del grupo Acari, específicamente los ácaros del polvo, son habitantes naturales de las viviendas, en ellas se nutren de células muertas de la piel y residuos orgánicos, lo que implica que su localización intradomiciliaria sea en colchones, muebles, alfombras, peluches y la tapicería en general. Estos minúsculos y cuantiosos seres producen grandes molestias en estos espacios generando alergias. Poseen una alta fecundidad, ya que tienen la habilidad de colocar hasta 200 huevos cada 24 horas y con sus ocho patas adherentes se prensan a las superficies. Son cosmopolitas, debido a su ubicación mundial, exceptuando regiones polares y desérticas. Una de las especies de este tipo de Acari es Dermatophagoides farinae.

Acari fitófagos

Los ácaros fitófagos son grandes plagas de diferentes tipos de cultivos, causando grandes daños y pérdidas, al reducir el desarrollo óptimo de las plantas, ya que atacan las hojas y los brotes juveniles, lo que repercute en el desarrollo de los frutos, afectando su calidad, perforan las láminas con sus quelíceros que funcionan como estiletes. Algunos de las especies con este tipo de alimentación son el ácaro rojo Tetranychus evansi, Brevipalpus californicus, Cisaberoptus kenyae, la arañita roja Oligonychus yothersi, entre otros.

Ácaros en la piel

Otro ácaro que convive con el ser humano es el de los folículos pilosos o Demodex folliculorum un diminuto arácnido de morfología alargada que destruye las células grasas y los aceites de la piel mientras excava los poros con su cabeza (gnatosoma), por lo que pueden causar problemas como el acné y reacciones inflamatorias. Se puede encontrar en el rostro de los seres humanos de cualquier parte del mundo.

Otro ácaro en la piel de relevancia mundial es el arador de la sarna, cuyo nombre científico corresponde a Sarcoptes scabiei causante de la scabiosis o sarna.

¿Cómo eliminar los ácaros?

Para eliminar los ácaros con hábitos fitófagos que amenazan las plantaciones se han empleado acaricidas químicos, algunos aceites y aplicaciones de azufre han dado buenos resultados, también se ha optado por medidas ecológicas como el uso de extractos naturales y controles biológicos incluyendo la implementación de otros miembros del grupo Acari, algunos ejemplos de depredadores son: Stethorus punctillum, Euseius stipulatus, entre otros.

En el caso de los que habitan en las viviendas, se pueden eliminar con el mantenimiento de la higiene, con una constante limpieza, además de lavar la ropa, sábanas, alfombras, peluches…, no sólo con jabón sino también pasándolas por agua caliente. En casos de ácaros en la piel existe en el mercado diversos fármacos con presentaciones tópicas y también orales que serán administraciones por indicaciones de los médicos tratantes y de los veterinarios en caso de los animales.

Autores consultados

  • Colín-Martínez, H.; García-Estrada, C. (2016).
  • García, J.; Alonso, P. (2012).
  • Iraola, V. (1996).
  • Johnson, W.; Delanney, L.; Williams, E.; Cole, T. (1969).
  • Jofré, L.; Noemí, I.; Saavedra, T.; Díaz, C. (2009).
  • Mesa, N.; Ochoa, R.; Kondo, D. (2010).
  • Porcuna, J. (2011).
  • Poveda, D.; Chang, A.; Cuadros, G.; Acero, V. (2014).
  • Soto, A. (2013).
Etiquetas: