Oligoquetos, gusanos segmentados, características, alimentación y reproducción

Oligoquetos
Oligoquetos

Clasificación y Distribución

Los oligoquetos son parte del filo Annelida (gusanos segmentados), el cual incluye a los gusanos de tierra, poliquetos y sanguijuelas. Su nombre deriva de la palabra griega oligos, que significa pocas, y del latín chaetae, quetas o cerdas, es decir, que a diferencia de los poliquetos son organismos que presentan un cuerpo con pocas cerdas.

Originalmente fueron clasificados en dos grupos principales, basándose en su tamaño y en el hábitat. Megadrilos, gusanos largos y robustos de ambientes terrestres y Microdrili, gusanos pequeños y predominantemente acuáticos. Dichos términos continúan usándose hoy en día para designar a los representantes del grupo.


Algunos autores ubican a los oligoquetos como una clase aparte (clase Oligochaeta), otros en cambio lo posicionan, al igual que las sanguijuelas, como una subclase de la clase Clitellata (que posee clitelo), por lo que su clasificación aún es tema de discusión.

El grupo de los oligoquetos incluye a nivel global cerca de 5000 especies de gusanos de tierra y agua dulce, siendo los representantes más comunes las lombrices de tierra.

En ocasiones los oligoquetos de menor tamaño pueden ser confundidos con sanguijuelas, sin embargo un rasgo que ayuda a separar a estos dos grupos es la presencia de ventosas en estas últimas.

Tienen amplia distribución a nivel mundial, aunque algunos ejemplares se encuentran restringidos a ciertas zonas geográficas.

Características generales de los oligoquetos

Los oligoquetos son un grupo muy similar en cuanto a morfología, razón por la cual su división taxonómica suele hacerse en base a sus características internas.

Son comparables en tamaño con los poliquetos, con longitudes que varían de 0,5 mm a 3 m.

Presentan simetría bilateral, por lo general tienen una piel suave, cubierta de una fina cutícula y con capas musculares circulares y longitudinales. Como todos los anélidos poseen un cuerpo dividido en segmentos (metámeros), con pequeños pelos o cerdas implantadas a nivel del músculo y que ayudan a la movilidad del gusano. Las cerdas, aunque escasas, pueden ser de varios tipos: cortas, rectas, y simples en el caso de los ejemplares terrestres; curvas, bifurcadas o plumosas, para los que viven en ambientes acuáticos.

Cada uno de los segmentos contiene elementos primitivos del sistema nervioso, circulatorio y excretor. Tienen un tracto digestivo especializado (con boca y ano), soportado en el celoma por tabiques transversales que conforman las divisiones segmentarias internas. Su piel produce un moco que los ayuda a deslizarse a través del suelo, bien sea arrastrándose o cavando a través de movimientos peristálticos.

Presentan una cabeza simple, sin apéndices sensoriales, pero con células especializadas que les permiten detectar luz y vibraciones.

Su respiración es cutánea, aunque algunas formas de vida acuática pueden presentar branquias.


Los oligoquetos de agua dulce pueden ser de color rojo, marrón, crema o negros. Los que viven en tierra presentan colores opacos. Otros, en cambio, pueden presentar características externas más notorias, como la presencia de agallas dorsales y laterales.

Hábitat y Alimentación

La mayoría de los oligoquetos viven en sedimentos suaves (lodo y barro) alrededor de cuerpos de agua dulce, ricos en materia orgánica. Otros viven bajo el mar y muchos en el suelo, debajo de las piedras o entre la corteza de los árboles. Algunas especies terrestres nunca salen a la superficie, por lo que viven en profundas galerías que pueden llegar a medir hasta 5 metros de profundidad.

Bacterias, algas, materia orgánica en descomposición y raíces son su principal fuente de alimento en estos ambientes, sin embargo algunas especies de la familia Naididae son carnívoras, llegando a presentar largas aperturas bucales y cuerpos cortos. Algunos representantes de la clase son simbiontes de caracoles y almejas.

Peces y pequeños invertebrados se encuentran dentro de los principales depredadores de los oligoquetos en la naturaleza.

Estos invertebrados son capaces de vivir tanto en hábitats limpios como en ambientes altamente contaminados y con bajas concentraciones de oxigeno. En algunos casos pueden servir de indicadores de contaminación en medios terrestres y acuáticos. Debido al fuerte impacto ecológico que tienen, algunos países han comenzado a emplearlos en el tratamiento y mejoramiento de los suelos, así como en actividades relacionadas a la producción agrícola.

Ciclo de vida y reproducción de los oligoquetos

Los ciclos de vida de los oligoquetos dependen en gran parte de la temperatura y de las condiciones de humedad del medio donde se encuentran, por lo que es poco probable encontrarlos en zonas áridas o ambientes muy fríos. Su reproducción puede ocurrir en cualquier época del año.

Los oligoquetos presentan clitelo, una estructura reproductiva donde se alojan las gónadas y que es característica del filo Annelida. La mayoría son monoicos (hermafroditas) y algunos pueden reproducirse de manera sexual o asexual (fisión binaria). Cuando se reproducen por vía sexual forman un capullo (secretado por el clitelo), en el cual depositan los huevos fertilizados. No sufren metamorfosis ya que presentan un desarrollo directo, de manera que cuando emergen del capullo lucen como gusanos adultos en miniatura.

Bibliografía

– Martin y col. (2008)
– D.J. Díaz Casín y col. (2011)
– P, Martin y col. (2007)
– Piet F.M. Verdonschot. (2015)
– James H. Thorp y col. (2016)
– M.E. Benbow. (2009)
– John Gooderham, y Edward Tsyrlin. (2002)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *