Clase Hirudinea. Un grupo muy interesante por conocer

Hirudinea, hirudíneos
Hirudinea, hirudíneos
S. Rae/CC BY 2.0

Clasificación de la clase Hirudinea

La clase Hirudinea, en castellano hirudíneos, fue descrita por Lamarck en 1809 y está incluida dentro del filo Annelida (conocidos popularmente como gusanos). A los miembros de la clase Hirudinea se les conoce como sanguijuelas y se ubican dentro del grupo de los clitelados o Clitellata, porque poseen clitelo, una región del cuerpo del animal donde se alojan las gónadas. Su taxonomía es un tanto controvertida, de hecho algunos autores relegan al grupo a subclase o a otros niveles taxonómicos, considerando su taxón superior los clitelados. Para este estudio hemos preferido organizar a los hirudíneos como clase.

La clase Hirudinea comprende dos órdenes: Arhynchobdellida (que carecen de probóscide) y Rhynchobdellida (con probóscide). Los Arhynchobdellidos están divididos en tres familias: Haemopidae, Hirudinidae, y Erpobdellidae. Los miembros de la familia Haemopidae e Hirudinidae, se caracterizan por presentar una boca grande. Las tres familias pueden presentar hábitos tanto acuáticos como terrestres, pero en el caso de los haemópidos son considerados buenos nadadores, y algunos suelen tener costumbres hematófagas, parásitas y depredadoras. Mientras que los hirudínidos se caracterizan por alimentarse principalmente de sangre, finalmente los erpobdellidos por presentar una boca de menor tamaño y ser depredadores de pequeños invertebrados.


El orden Rhynchobdellida está conformado por dos familias: Glossiphoniidae y Piscicolidae. Los glossiphonidos presentan tres anillos en cada segmento corporal. Algunos se comportan como ectoparásitos de vertebrados e invertebrados y otros como depredadores de invertebrados. En el caso de los piscicólidos, usualmente presentan más de tres anillos en cada segmento corporal y se pueden encontrar como parásitos de algunos peces y crustáceos.

Características generales de la clase Hirudinea

Las sanguijuelas que integran la clase Hirudinea tienen cuerpos anchos, segmentados y aplanados. Usualmente presentan tonalidades oscuras que varían entre marrón, rojo, negro y verde oliva. Algunas especies pueden presentar manchas o rayas en su superficie.

Carecen de apéndices en sus cabezas y difieren de otros anélidos por presentar cuerpos con un número fijo, de 30 a 34 segmentos, divididos a su vez por anillos. Además los hirudíneos poseen ventosas en la parte anterior y posterior del cuerpo, las cuales usan para la locomoción y alimentación. Tienen un celoma reducido y los espacios entre los órganos están llenos de mesénquima, un tejido compacto que les proporciona una musculatura bien desarrollada.

Algunas sanguijuelas presentan una probóscide en la parte anterior del tracto digestivo, otras en cambio presentan mandíbulas dentadas que le permiten perforar la piel de sus presas.

El tamaño de las especies que se incluyen en la clase Hirudinea varía de 5 mm, las más pequeñas, hasta 45 cm de longitud las más grandes. Presentan entre uno y cinco pares de ojos, pero a pesar de esto su visión resulta ser muy pobre. Tienen un fuerte sentido del gusto, son muy sensibles a las vibraciones y se pueden comunicar con otras sanguijuelas a través de estímulos químicos y por contacto.

La respiración de los hirudíneos puede ser cutánea o a través de branquias, observándose un lento y ondulado movimiento cuando llevan a cabo el intercambio gaseoso.

Cuando están en el agua su movimiento es similar al de una anguila, mientras que en tierra tienen un movimiento de arrastre muy particular, concretamente la ventosa posterior se fija al sustrato, luego la sanguijuela se estira y se adhiere nuevamente a través de la ventosa anterior.


Hábitat de los hirudíneos

La mayoría de las especies de la clase Hirudinea vive en aguas dulceacuícolas frescas, y aparte de ser un grupo muy numeroso, juegan un papel muy importante en la descomposición de la materia orgánica. Al resto de los representantes de hirudíneos se les puede encontrar en el mar o suelos húmedos.

Son consumidores de nivel medio, se alimentan de pequeños animales y, a su vez, pueden ser devorados por depredadores más grandes.

Las sanguijuelas de la clase Hirudinea se esconden debajo de las plantas o en el barro mientras descansan. Algunas son de hábitos nocturnos, lo que les ayuda a evitar depredadores y a localizar presas en reposo. Cuando son atacadas pueden escapar nadando rápidamente, mientras que otras se hacen pasar por muertas, quedando flácidas en el lugar donde se encuentran.

Algunos de los depredadores más comunes del grupo Hirudinea, incluye a las aves, insectos y otros miembros de la clase Hirudinea.

Ciclo de vida y reproducción

Generalmente los hirudíneos ponen sus huevos en capullo, las crías que nacen de ellos se ven y se comportan como los adultos. No sufren muchos cambios a medida que crecen, solo se hacen más grandes. La mayoría de las especies pueden madurar en unas pocas semanas o meses si las condiciones del medio son buenas.

Aquellas especies que viven en hábitats muy fríos o secos tienden a enterrarse en el lodo y a permanecer dormidas hasta que las condiciones del hábitat mejoran.

Su reproducción es sexual y todos son hermafroditas, es decir, que cada organismo posee órganos sexuales tanto masculinos como femeninos. Pueden poner huevos, así como facilitar esperma a otro individuo. Los hirudíneos se reproducen y crecen a ritmos diferentes, dependiendo de la especie, la cantidad de alimento disponible y la temperatura del ambiente.

Después del apareamiento cada gusano produce distintos capullos que contienen uno o pocos huevos dependiendo de la especie. Los capullos son dejados en la vegetación cercana al agua o en suelos húmedos…

Algo que resulta interesante, es que los hirudíneos pueden enterrar sus capullos para protegerlos de las condiciones ambientales o de los depredadores.

Alimentación

La mayoría de las especies Hirudinea se alimenta succionando la sangre y jugos corporales de varios vertebrados (entre los que se incluye el hombre) e invertebrados. Aquellas que no se alimentan de sangre se comportan como depredadores que tragan a sus presas enteras. Un dato curioso es que las glándulas salivales de las especies hematófagas excretan una sustancia que se llama hirudína, la cual posee propiedades anticoagulantes y tiene usos medicinales.

Distribución y conservación

Los hirudíneos tienen amplia distribución a nivel mundial, en el Neotrópico están muy presente, se han encontrado desde el nivel del mar hasta alturas considerables.

Muchas de las especies del grupo Hirudinea no se consideran en peligro de extinción, otras están afectadas por las destrucción del hábitat, cambio climático, recolección por el hombre, etc. A modo de ejemplo, es de destacar una especie de interés médico, Hirudo medicinalis, la cual se encuentra legalmente protegida, de hecho se ha catalogado como “Casi Amenazada” por la IUCN. Goza igualmente de protección por parte del Convenio de Berna y el propio Convenio CITES.

Bibliografía

– Kellogg. (1994).

– Mackie, Gerald L. (1998).

– Peckarsky y col. (1990).

– McGraw-Hill Concise Encyclopedia of Bioscience (2002)

– Zulhisyam A. K. y col. (2014)

– Roldán Pérez G. y Ramírez Restrepo J.J (2008)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *